Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Editorial

Editorial EL OLFATO
elolfato

¿Se desinflará la campaña a la Alcaldía de Ibagué de Alberto Girón?

El sueño del ingeniero Alberto Girón Rojas de convertirse en Alcalde de Ibagué podría convertirse, muy pronto, en una verdadera pesadilla.

Los órganos de control siguen de cerca sus pisadas y cada día aumentan las versiones sobre inminentes decisiones judiciales y penales que frustrarían su anhelada aspiración electoral. (Contraloría detecta irregularidades en incrementos salariales autorizados por el exgerente del Ibal Alberto Girón)

Las oscuras licitaciones que adjudicó durante su reciente paso por la -rentable- Empresa Ibaguereña de Acueducto y Alcantarillado (Ibal), los sospechosos cambios en los diseños del Acueducto Alterno de la ciudad, su lujoso estilo de vida, las compras millonarias que hace con dinero en efectivo, y el abierto apoyo oficial de la administración del saliente alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo están siendo investigadas por las autoridades. (El lujoso estilo de vida del gerente del Ibal)

Alberto Girón ha sido, como él mismo lo reconoce, un profesional “exitoso”. Y es verdad. Pocos servidores públicos, envueltos en presuntos hechos de corrupción, son favorecidos con el lento proceder de la Fiscalía y la Procuraduría General de la Nación. (Fiscalía abre investigación contra candidato Girón por el presunto delito corrupción al sufragante)

Para no ir muy lejos, la cuestionada compra de tubería en el Ibal, por $10.000 millones, la hizo en el año 2009 y, una década más tarde, no se conocen resultados de la investigación penal.

Recordemos que esos tubos estuvieron abandonados en un lote rural de Ibagué y Guillermo Alfonso Jaramillo, hace cuatro años, lanzó su campaña a la Alcaldía de Ibagué en ese lugar, al considerarlo como un “monumento de la corrupción”. (La fortuna del gerente del Ibal, José Alberto Girón Rojas)

En febrero de 2018, la Procuraduría General de la Nación oficializó la apertura de investigación disciplinaria en contra del exgerente del Ibal y hoy candidato a la Alcaldía de Ibagué por su participación en los hechos irregulares que han rodeado la construcción del acueducto alterno de la ciudad.

Este expediente se abrió por solicitud de la Fiscalía General de la Nación, que compulsó copias de una investigación que adelanta en contra de Girón por los presuntos “delitos peculado, falsedad en documento público, apropiación de dineros públicos en favor propio y/o de terceros en concierto para delinquir”, reveló el Ministerio Público a través de un comunicado. 

Pero hasta ahí van las cosas. Todo se ha quedado en anuncios y comunicados, pero parece que las cosas van a cambiar en muy corto plazo.

El ‘teflón’ de Girón se habría acabado. Eso lo saben, incluso, en la Alcaldía de Ibagué y el mismo alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo estaría buscan un “plan B”. 

Si su candidato llega a salir de la competencia, la opción estaría entre su viejo aliado Hugo Ernesto Zárrate y el exdirector de la Aeronática Civil Alfredo Bocanegra.

Sin embargo, una alianza con Bocanegra sería más compleja, pues la relación de los dos se deterioró en los últimos dos años.

¿Quiénes están detrás de Alberto Girón?

Girón es un hombre astuto, frío, calculador, metódico y demasiado hábil que logró inmiscuirse en la política local para tomarse -en dos oportunidades- la rentable Empresa Ibaguereña de Acueducto y Alcantarillado, Ibal.

Fue gerente del Ibal en la administración del exalcalde Jesús María Botero, como cuota política del exsenador Mauricio Jaramillo, y luego retornó a ese cargo, en enero de 2016, de la mano del saliente alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo.

Ese talento natural ‘conquistó’ a los hermanos Jaramillo, quienes han creído en sus habilidades desde tiempo atrás. Por ejemplo, fue contratista de Guillermo Alfonso en la Gobernación del Tolima, entre los años 2001 y 2003.