Pasar al contenido principal

Usted está aquí

El lujoso estilo de vida del gerente del Ibal

Investigación
Autor: ElOlfato
Autor:
ElOlfato

Este año, tras la firma del pacto por la transparencia entre la Alcaldía de Ibagué y la Presidencia de la República, ELOLFATO solicitó al alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo los certificados de bienes y rentas que presentaron los integrantes de su gabinete en el momento de la posesión. (Ver: Los negocios ‘non sanctos’ del gerente del Ibal, Alberto Girón)

En estos certificados, los nuevos servidores públicos deben reportar ante el Estado cuánto dinero tienen en sus cuentas bancarias, sus deudas, vehículos o inmuebles que tienen a su nombre y si realizan algún tipo de actividad económica de carácter privado.

El alcalde Jaramillo ordenó a los secretarios del despacho que entregaran la información y les pidió a los gerentes de los institutos descentralizados proporcionar los certificados “de manera directa”. Todos lo hicieron, menos uno: Alberto Girón Rojas, gerente del Ibal.

Después de seis meses de silencio de Girón, un grupo de reporteros de esta redacción, realizó un seguimiento en los sistemas públicos de información para conocer qué bienes aparecían a nombre del gerente del Ibal.

Estrenó camioneta Mercedes Benz

Luego de su posesión (7 de enero de 2016) como gerente del Ibal, Alberto Girón, adquirió un amplio apartamento en un exclusivo sector de Ibagué y compró una lujosa camioneta de alta gama.

El primer negocio lo hizo en febrero del año 2016, pocas semanas después de su vinculación a la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Ibagué.

El funcionario compró una camioneta Mercedes Benz, línea GLC 220, color gris tenorita metalizado, por un valor de $157.900.000. La placa del vehículo es IWM 074 y fue matriculado en Bogotá, el día 12 de febrero del año pasado, según aparece registrado en el portal del Registro Único Nacional de Tránsito.

La operación se hizo a través de un crédito, por cinco años, en el Banco de Occidente. Esta entidad le desembolsó la suma de $142.110.000, correspondiente al 90 % del costo total del vehículo.

Fuimos a este mismo banco a solicitar una simulación de crédito, con las mismas características, y el valor de la cuota que paga aproximadamente el gerente del Ibal es de $3.730.000.

Vale la pena aclarar que la camioneta no aparece a nombre de Alberto Girón sino de su esposa Gloria Inés Arango Uribe quien, según fuentes cercanas a la familia, se dedica a labores sociales en la iglesia Santísima Trinidad, del barrio Las Brisas, y en la Arquidiócesis de Ibagué.

Un dato adicional. El Banco de Occidente es una de las entidades bancarias en las que el Ibal tiene depositados sus recursos.

Compró apartamento en El Vergel

En el primer trimestre de 2017, Girón y su esposa dejaron el antiguo apartamento en el que vivieron por muchos años en el barrio Piedra Pintada, y adquirieron uno nuevo en el conjunto residencial Cerro Azul, en el sector de El Vergel.

El nuevo apartamento del gerente del Ibal costó $737.000.000, tiene 242 metros cuadrados, está ubicado en el quinto piso de la torre uno, tiene tres habitaciones -cada una de ellas con baño privado-, dos balcones y dos parqueaderos, según está consignado en la escritura pública registrada el día 14 de marzo de 2017, en la Notaría Segunda de Ibagué.

Según este mismo documento, página número 15, el funcionario desembolsó $287.000.000 en efectivo y cerró la negociación con un crédito por $450.000.000 en Bancolombia.

Indagamos en dos entidades bancarias cuánto podría pagar mensualmente por este crédito y, según los simuladores de Davivienda y Bancolombia, la cuota de Girón está entre los $5.000.000 y los $6.000.000

¿El sueldo le alcanza para pagar los dos créditos?

De acuerdo información suministrada por el Ibal, el sueldo del gerente Alberto Girón, en el año 2017, es $10.260.852, lo que quiere decir que habría comprometido más del 80 % de su salario en el pago de estas dos obligaciones.

Además, un exsocio de Girón le dijo a ELOLFATO que no se explica cómo logra este funcionario asumir sus obligaciones financieras y, al mismo tiempo, cubrir los gastos de sus hijos en Bogotá, que han estudiado en dos de las universidades más costosas del país, y residen en un cómodo apartamento ubicado en la calle 127, abajo de la calle Séptima, muy cerca de la Universidad del Bosque.

Ante estas dudas, esta redacción intentó infructuosamente comunicarse con el gerente del Ibal. A través de la oficina de comunicaciones de la empresa, del correo personal de Girón y el chat de WhatsApp de su teléfono móvil se dejaron mensajes con un cuestionario de tres preguntas que nunca contestó.

Las preguntas sin respuesta:

  1. ¿Desde que ingresó al Ibal ha adquirido vehículos y apartamentos?
  2. De ser afirmativa su respuesta, ¿los compró de contado o a crédito?
  3. Además de su salario como gerente del Ibal, ¿tiene otros ingresos económicos?

Este medio de comunicación tiene la disposición de publicar las respuestas del gerente del Ibal, cuando él lo considere oportuno.