Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Los sobrecostos en la modernización de las luminarias del Estadio que meterían en líos a la Gerente de Infibagué

La interventoría detectó 168 ítems con sobrecostos que superaban hasta un 1000 % los precios fijados por el Instituto con base en los del mercado.
Ibagué
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué

Las obras de modernización de las luminarias del estadio Manuel Murillo Toro en Ibagué, resultan ser uno de los escándalos con los que cerrará el gobierno el alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo. (Ver: Pese a que la interventoría cuestiona el contrato de las luminarias del Estadio Manuel Murillo Toro, Jaramillo lo defiende)

La firma HCR Ingenieros, quien asumió la interventoría del contrato, puso en evidencia en marzo de este año sobrecostos en 168 ítems contratados y otros cuatro cuyo precio ofertado eran artificialmente bajos.

En resumen, Infibagué pagó por encima de los precios oficiales de la entidad y del mercado varias actividades en posible detrimento del erario público. (Ver documento)

La firma HCR Ingenieros constató que el Instituto accedió a pagar en favor de la Unión Temporal  Manuel Murillo Toro, a los cinco integrantes de la cuadrilla $820.000 la hora por las labores ejecutadas. Este ítem presentó un incremento del 140 % con respecto al precio fijado en el  mercado de $341.176.

Las dos cajas de inspección, que por lo general son construidas en hormigón, fueron pagadas cada una a $5.267.000 y cuyo precio está en $2.288.408, es decir, un 130 % por encima del valor real. La reparación de las tapas de las cuatro cajas existentes, se cancelaron a la suma $2.108.000 cada una y cuyo costo real es de $924.144.

Otro ejemplo, es el retiro de escombros que fue contratado a $90.000 el metro cúbico cuando se cotiza a $7.452, es decir, un incremento del 1.108 %.

¿Infibagué favoreció al contratista?

Dentro del pliego de condiciones definitivo, Infibagué se abstuvo de establecer como causal de rechazo de las ofertas el superar los precios unitarios establecidos por el Instituto, dejando a los proponentes en la libertad de fijar el valor sin que superara el presupuesto total y que ascendió a los $6.981 millones. 

Según fuentes cercanas a EL OLFATO.COM esto se dio debido a que no se estableció ni techo ni piso a cada uno de los precios unitarios, lo que posiblemente llevó al Instituto a sobreestimar el valor de la obra.

La Unión Temporal en respuesta al oficio emitido por la interventoría, advierte que es "irracional, incoherente e ilegal" cuestionar el valor de los precios ofertados cuando se había ejecutado más del 50 % de la obra e Infibagué los aceptó y hacían parte del contrato, que es ley para las partes.

Además, en la etapa precontractual en la que se debe verificar que "los precios sean objetivos, razonables y proporcionales", ni el comité evaluador ni la ordenadora del gasto exigieron la explicación sobre el costo de lo incluido en la propuesta.

Falta de planeación

A esto se suma que, Infibagué reconoció, a través de la resolución 0692 del pasado 2 de agosto, el pago de $225.625.065 por el transporte en avión de los 308 reflectores desde China. (Se conocen más irregularidades en la modernización de las luminarias del Estadio Manuel Murillo Toro en Ibagué)

Esto porque dentro del contrato no se estableció el transporte de las luminarias al sitio de obra y la Unión Temporal asumió esta obligación.

Por otro lado, porque al ser importadas y trasladadas en barco tardarían 75 días y debían estar en operación el 5 de marzo con motivo de la Copa Libertadores. Las luminarias arribaron a la ciudad entre el 4 y 5 de febrero.

Deficiente calidad

Por otro lado, la firma HCR Ingenieros planteó a la Unión Temporal  instalar dos nuevos mástiles detrás de la línea de meta como alternativa para corregir el diseño inicial que no cumplió con los parámetros fotométricos y dejaba sombras en el escenario. (Ver: Nuevas bombillas del estadio Manuel Murillo Toro no cumplieron con indicadores de iluminación)

Advirtió que, instalar luces detrás de las porterías Norte y Sur, están prohibidas por los manuales de la Fifa y la Conmebol, por posibles deslumbramientos para los usuarios de la cancha. Sin embargo y pese a los sobrecostos, la propuesta fue rechazada por la Unión Temporal por ser demasiado costosa.

Por esta razón, la empresa Dimel, la misma que realizó los diseños los mástiles del sector oriental y occidental, llevó a cabo el diseño de los pórticos que se encuentran anclados a las vigas del estadio en las tribunas Norte y Sur.

Sin embargo, la Unión Temporal no se apegó al rediseño y tampoco siguió las recomendaciones de la interventoría, por lo que se registran varias irregularidades en la calidad y ejecución de la obra.

La empresa HCR Ingenieros establece que se afectó el galvanizado de la estructura, algunas piezas presentan oxidación, los reflectores de los pórticos no guardan simetría, entre otros aspectos.