Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Se conocen más irregularidades en la modernización de las luminarias del Estadio Manuel Murillo Toro en Ibagué

La Unión Temporal Manuel Murillo Toro reclamaría a Infibagué la suma de $1.200 millones adicionales, que incluye la importación de las luminarias en avión desde China.
Ibagué
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué

Varias irregularidades se han conocido en la ejecución del contrato 09 de 2019 cuyo objeto era la modernización de la iluminación del Estadio Manuel Murillo Toro en Ibagué.

El contratista ejecutor es la Unión Temporal Manuel Murillo Toro, integrada por las empresas Energizando S.A.S y Eléctricas de Medellín (Edemsa) y de quien es socio fundador William Vélez Sierra, el empresario que maneja la recolección y disposición de las basuras en la ciudad. (Ver documento)

La empresa interventora es la firma HCR Ingenieros, cuyo representante legal es Carlos Hernando Reyes, quien no recibió la obra por no cumplir con los requisitos de intensidad lumínica. El contrato venció el pasado 2 de noviembre.

Durante la audiencia de sanción en contra de la Unión Temporal Murillo Toro, que se llevó a cabo este miércoles en Infibagué, se confirmó que el diseño fotométrico no cumplía con lo requerido por la Conmebol y la Fifa.

La interventoría dejó constancia, a través de diversos oficios, antes y después de la firma del acta de inicio de obra, suscrita el 31 de enero de 2019. (Ver documento)

El primer oficio radicado por el ingeniero Jairo Rodríguez, se efectuó el 14 de enero, donde advierte que el diseño ofertado no va a cumplir con los requisitos internacionales ni lo dispuesto en la propuesta.

Esta misma observación, la hizo el Consorcio Industria Meier, en la audiencia de adjudicación del contrato, sin que Infibagué se pronunciara al respecto. (Ver documento)

La interventoría, reafirmó su posición en documento sucrito el 21 de enero y para el 28 de ese mismo mes, en comité, el director de obra Germán Giraldo, afirma que los diseños cumplen a cabalidad y se debe continuar con la ejecución del contrato.

Sin embargo, el interventor insiste en que el "diseño está errado y solicita que se entregue la matriz de los equipos de iluminación para demostrar que quedarían zonas oscuras y que no cumplirían con los niveles verticales y horizontales".

Ya en febrero, el interventor afirma que "el diseño ofertado por la Unión Temporal no cumple y se concluye que al ejecutarlo el contratista asumiría los riesgos y costos que estos generaran".

La reformulación de los diseños

La Unión Temporal solicitó, el 28 de mayo, la reformulación de los diseños para corregir el incumplimiento técnico, y el 5 de junio se firmó el pacto de voluntades tanto por el contratista como por la interventoría.

El contratista ejecutor se comprometió a corregir y asumir a todo costo las obras para cumplir con los luxes. El 25 de julio, solicitó una nueva suspensión por dos meses para realizar la compra de los equipos de acuerdo con el reajuste a los diseños.

Sin embargo, en un hecho aparentemente irregular y estando suspendido el contrato, se genera el certificado de Retilap, que aprueba los niveles y calidades de la energía. (Ver documento).

La interventoría ya había expresado que no cumplían con la intensidad lumínica y no se había recibido y culminado la obra.

Aunado a esto, se advierte que una vez se aprobó el reajuste a los diseños, la Unión Temporal no se apegó a estos, lo que llevó a que no se cumpliera con los luxes verticales y horizontales.

"Estas oportunidades no fueron tomadas con responsabilidad y seriedad por parte de la Unión Temporal Manuel Murillo Toro ya que los diseños fotométricos y distribución de los proyectores fueron modificados en la construcción de estos pórticos y en el montaje de los proyectos de las tribunas Norte y Sur, siendo esta la razón de los resultados nefastos de los parámetros fotométricos", refiere el interventor.

Una multa irrisoria

La firma HCR Ingenieros hizo la prueba de intensidad lumínica, el 3 de noviembre y determinó que, los luxes verticales no cumplen. La prueba realizada arrojó 1.145.76 luxes y lo ofertado fue de 1.409 luxes.

En cuanto a la iluminación horizontal, se requerían 1.525 luxes y solo se lograron 1.520 luxes.

El valor de la inversión era de $6.986 millones y el valor de la multa que se le pretende aplicar al contratista asciende a los $349.092.357. En cuanto a la cláusula penal pecuniaria, esta ascendería a los $698.184.714 millones.

Fuentes extraoficiales indicaron a ELOLFATO.COM que el contratista solicitó a Infibagué reconocer $1.200 millones adicionales y que incluiría la importación de las luminarias en avión desde China.

Además, la interventoría habría detectado posibles sobrecostos, lo que llevó a no reconocer cerca de $400.000 millones a la Unión Temporal.