Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Nuevas bombillas del estadio Manuel Murillo Toro no cumplieron con indicadores de iluminación

La empresa HCR Ingenieros S.A.S, que asumió la interventoría del proceso, pidió suspender el contrato porque las bombillas no cumplían con los niveles establecidos por Infibagué.
Investigación
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué
Exclusivo

Hay incertidumbre por las luminarias del estadio Manuel Murillo Toro y la inversión por más de $7.000 millones que hizo la Alcaldía de Ibagué.

Esto en razón a que estas no cumplirían con la intensidad lumínica, lo cual obligó a la prórroga y suspensión del contrato en mayo y sin que el Instituto de Financiamiento y Promoción de Ibagué (Infibagué), entidad contratante, alertara de la situación.

El mismo alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo, con motivo del encuentro entre el Deportes Tolima vs Boca Juniors en marzo, se jactó de la iluminación que entregaba la Unión Temporal Manuel Murillo Toro, integrada por las firmas Emdesa y Energizando.

“Espectacular la forma en como se ha completado esta misión. El contratista que tuvimos excelente gente de Medellín, interventores de Santander, nunca había tenido un contratista tan esmerado, tan trabajador y cumplidor.Ya tienen casi que terminada toda la obra”, dijo Jaramillo

Y agregó que, “1.400 luxes, lo mínimo del contrato eran 1.300, hoy podemos decir que es el estadio mejor iluminado de Colombia y uno de los pocos en Latinoamérica”.

No obstante, con base en un informe de la firma HCR Ingenieros S.A.S, que asumió la interventoría del proceso, se suspendió el contrato porque el contratista “no cumplió con los niveles ofertados”.  

El informe final en el cual se dictaminó el incumplimiento de los niveles de iluminación ofertado fue radicado en Infibagué el 21 de mayo y una semana después, se hizo el requerimiento al contratista para allegar la alternativa para corregir y cumplir con los lúmenes.

Dentro de la documentación cruzada entre Infibagué y el contratista, también se advierte de problemas con el diseño del apantallamiento, sistema de protección contra descargas eléctricas atmosféricas que, es una obligación para lugares y edificios que tienen una alta concentración de públicos.

El 18 de junio, la interventoría requirió a la Unión Temporal por incumplir en la entrega del rediseño del sistema de iluminación.

Sin embargo, esta solicitó una nueva prórroga y una vez se cumplió el plazo, pidió la ampliación del contrato, pues debía realizar la compra e importación de los equipos de iluminación.

Finalmente, tras cinco meses de suspensión, el contrato fue reiniciado el 25 de octubre con fecha de finalización del 4 de noviembre.

Para un reconocido ingeniero de la ciudad, surgen varias dudas con respecto a las falencias detectadas por la interventoría del contrato.

¿Los diseños lumínicos quedaron mal o, los postes quedaron mal ubicados?, ¿Las luminarias no son de la calidad exigida en los planos y no cumplen con las especificaciones técnicas exigidas ¿Los mástiles no tienen la altura debida?

Sin embargo, no se descarta que pudieran existir falencias o detalles que no fueron incluidos en los diseños y que “entregó” el exsenador Gabriel Camargo a la Alcaldía de Ibagué, sin mediar un concurso de méritos.

“Estoy muy agradecido con el contratista y la interventoría de don Gabriel Camargo que ayudó con los diseños”, destacó Jaramillo al encender las luces del escenario en marzo.

Aunque el plazo para entregar las obras vencía el 4 de noviembre, la gerente de Infibagué, Yolanda Corzo, no se ha referido al tema. EL OLFATO intentó comunicarse con la directiva sin obtener respuesta. De igual manera con la abogada contratista Sandra Leal, quien indicó que no estaba autorizada para pronunciarse.