Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Jaime Eduardo Reyes

Profesor Investigador en UN
reyesmjaimee

Álvaro Gomez y el talante conservador

Hoy miércoles 8 de Mayo se conmemora el natalicio de Álvaro Gomez Hurtado, líder conservador de finales del siglo veinte, inmolado a la salida de la Universidad Sergio Arboleda en 1995.

Tuve el honor de conocerlo, me lo presentó el Senador Jaime Pava Navarro, me lo presentó en el club de ejecutivos en el centro comercial Combeima de Ibagué durante una reunión de jóvenes profesionales y estudiantes universitarios.

Por esos días el Doctor Gómez Hurtado recorría el país exponiendo su tesis El acuerdo sobre lo fundamental desde la plataforma del Movimiento pluripartidista de Salvación Nacional.

Álvaro Gomez irradiaba sabiduría, admiración, era el fiel representante de lo que él mismo llamaba Talante Conservador, una característica propia de los conservadores que según él expresaba el respeto por el orden, la moralidad, el acatamiento al imperio de la ley.

En otra ocasión con un grupo de amigos lo invitamos a través de Henry Pava y llevamos a la Universidad del Tolima, el coliseo cubierto de la UT se llenó de cientos de jóvenes que le escucharon con mucha atención, oírlo era toda una cátedra de democracia, de historia política, y por supuesto de esperanza para la patria. En esa ocasión lo acompañamos en su aspiración a la Asamblea Nacional Constituyente, de la cual fue su presidente y desde donde se promulgó nuestra actual constitución Política. Fue mi primera gran campaña, allí inicié mi participación política.

Gomez Hurtado fue un político exitoso, un demócrata, pero especialmente fue un pensador, su conocimiento del país le permitió describir con mucha claridad nuestro sistema político y advertir sus fallas. Hoy muchas de sus ideas están vigentes.

Su respeto por la democracia, el recuerdo del golpe de estado que vivió su padre el presidente Laureano Gomez, hizo que él nunca se prestará para impulsar mediante la fuerza el derrocamiento de un régimen corrupto lleno de complicidades. Eso le costó la vida, muchas son las pruebas que su asesinato fue uno de estado, aún no resuelto.

Muchos dicen que él hubiera sido un buen presidente, la historia se lamenta por no haberlo elegido, tienen razón, lo rescatable, si es que se puede decir eso, es que ahí están sus ideas para retomarlas y su ejemplo para seguirlo,