Pasar al contenido principal

Por sus cerca de 100 años de historia e increíble paisaje, el Cementerio de Toche sería declarado patrimonio cultural

Aunque este camposanto aún sigue funcionando, allí solo reposan menos de 100 sepulcros siendo el más antiguo, hasta el momento, una tumba de 1927.
Historias
Autor: Sebastián Rivadeneira
Autor:
Sebastián Rivadeneira

Rodeado de interminables bosques de palma de cera y ubicado en todo el corazón de la Cordillera Central, se encuentra el Cementerio de Toche, un lugar que guarda un misticismo ancestral y un paisaje de ensueño. (Ver: El renacer de Toche, el destino turístico inexplorado de Ibagué)

A solo cinco minutos en carro, desde el centro poblado de este corregimiento, o diez minutos a pie, está ubicada esta pequeña necrópolis que los habitantes de la zona esperan que las autoridades departamentales declaren como patrimonio cultural del municipio (Ibagué). Meta que, para la Ingeniera Civil y contratista encargada de este proyecto de la Secretaría de Cultura, Catalina Prada, se podría dar gracias a la iniciativa de la comunidad y la disposición del Gobierno Local.

“Fue la comunidad la que solicitó al señor Alcalde que conociera el cementerio y que viera la forma de declararlo como patrimonio cultural del municipio… empezamos ganando, lo más difícil en todo este proceso es la apropiación y el cuidado que la comunidad le de, afortunadamente en este caso la comunidad quiere colaborar, tiene toda la disposición y fueron ellos quienes nos buscaron”, sostuvo la funcionaria.

Según la más reciente investigación en campo que realizaron los profesionales en el lugar, se pudo establecer que hay menos de 100 tumbas y posiblemente el sepulcro más antiguo dataría del año 1927. Asimismo, el camposanto aún sigue vigente y es allí donde los pobladores siguen enterrando a sus muertos.

Un valor agregado que tiene este sitio, que fortalece su interés cultural, es que se encuentra ubicado a escasos metros de el antiguo Camino Real, utilizado durante la época de la colonia para conectar a los departamentos del Tolima y Quindío, y que a la fecha, los campesinos siguen cuidando y utilizando.

Ya va a cumplir 100 años, tiene 93 años según la tumba más antigua. Pero tenemos que revisar porque la comunidad de Toche dará su testimonio… no se pudieron identificar algunas fechas y nombres porque las tumbas no son muy claras, especialmente las más antiguas… el cementerio lo siguen utilizando y hace cerca de un mes fue sepultado un habitante de esta comunidad allí”, acotó la especialista.

Quien a su vez resaltó que la idea principal en esta etapa del proyecto es dialogar con todas las familias del corregimiento para que sean ellos quienes puedan relatar la historia de sus ancestros y demás personas sepultadas en el sitio. Por otro lado, la ingeniera explica que para darse esta declaratoria, el lugar debe cumplir con unas características y valores simbólicos, estéticos e históricos, especificaciones que el cementerio cumpliría hasta el momento.

“Es muy grato encontrar que este cementerio puede tener los tres valores, lo que nos da una luz verde para empezar a estudiarlo y encontrar con mucho juicio cuáles son esos valores”, indicó.

Pero la funcionaria fue muy estricta en afirmar que, aunque harán todo lo posible porque la declaratoria se haga realidad y por eso esperan realizar una amplia y profunda investigación, que puede tardar un año o un poco más, no pueden asegurar que ya esto sea un hecho.

No podemos asegurar la declaratoria, pero haremos todo lo posible para tener todos los soportes para que se de. Nosotros tendremos que pasarle todo esto al Concejo Municipal, a la Asamblea Departamental y la Secretaría de Cultura Departamental, tener todos los argumentos y poder aplicar a la declaratoria y serán ellos quienes decidan”, puntualizó.

Por tanto, el secretario de Cultura de Ibagué, Ricardo Cadavid Sánchez, indicó que actualmente trabajan, específicamente en este proyecto, de la mano con todos los profesionales de la Academia de Historia del Tolima.

Este es un espacio que vamos a incluir en el inventario de postulación de bienes de interés cultural, estamos trabajando con la Academia de Historia para conocer todo sobre él”, acotó el jefe de esta cartera.

Quien también resaltó la importancia de preservar este lugar consiguiendo la declaratoria, con lo cual el sitio podra obtener recursos propios para su cuidado y así asegurar que se protegerá y mantendrá el legado cultural.

Es por esto que los estudios en este momento se están llevando a cabo y de llegarse a aprobar, el camposanto deberá seguir conservando su uso para tal fin y de igual manera se tienen que establecer a partir de criterios técnicos y con la comunidad de Toche, las intervenciones y restauraciones que se le realizarán al lugar y que deberán tener armonía con las fechas a las cuales pertenecen, para no ser modernizadas o cambiadas.

“Nos pidieron que ‘por favor no lo vayan a pintar de blanco’ y les dijimos que no, que eso no lo podemos hacer y no lo haríamos. Lo que hagamos, lo haremos de la mano de ellos. Porque a veces la gente cree que restaurar es llegar a lavar, podar y pintar, y no, no queremos que una tumba de 1927 parezca una del 2020”, indicó la ingeniera.

El guardián del cementerio

Al llegar a Toche y decir que quiere visitar el camposanto del lugar, sus pobladores siempre lo van a guiar con una sonrisa en sus rostros y contándole la historia del guardián.

“Siga derecho por la vía principal hasta que se tope con el desvío del camino real (vía destapada), allí camine un poquito y cuando usted vaya llegando va a ver al guardián del cementerio”, narró un habitante del lugar.

De un tamaño significativo, con frondosas ramas adornadas con un musgo natural que le de un aspecto un poco lúgubre y sombrío, este árbol ha sido bautizado como el guardián, aunque en realidad son dos, este es el que más destaca por su gran altura y misticismo.

Los lugareños afirman que: “había un par de personas hace muchos años y en vida pidieron que, en lugar de ser enterrados de manera normal, los enterraran y les sembrar encima un árbol. Y esos árboles habían sido personas que enterraron hace mucho tiempo y por eso han crecido tanto, porque llevan mucho tiempo ahí y se convirtieron en los guardianes y quienes le dan la bienvenida a todos los que llegan al cementerio de Toche”.

Diseño y desarrollo web por Micoworker
© 2020 All reserved rights.