Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Más de 3.000 hectáreas productivas de Mariquita en riesgo por falta de agua

El Alcalde de este municipio aseguró que el canal de riego de Mariquita, al cual se le han invertido más de $ 4.000 millones, se convirtió en un elefante blanco. Sin embargo, esperan solucionar los problemas jurídicos que dejaron anteriores administraciones y así proceder a concluirlo y poder llevar agua a los cultivadores que lo necesitan.
Región
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué
Foto: Tomada de Internet

Juan Carlos Castaño, alcalde de Mariquita, informó que alrededor de 3.000 hectáreas productivas del municipio se están viendo afectadas por falta de agua, ya que la obra del canal de riego que solucionaría estos problemas se convirtió en un elefante blanco. (Ver: Triángulo del Sur del Tolima podría convertirse en un elefante blanco: Contraloría General)

“Esta obra ha sido uno de los elefantes blancos de Mariquita, lastimosamente. En la antepasada administración, el alcalde a último minuto declaró desierta una licitación para ejecutar lo que sería la última fase del canal de riego y pasan los cuatro años de ese mandato … y efectivamente no se terminó”, explicó el mandatario de los mariquiteños.  

Esa fase, según explicó Castaño, tuvo unos problemas técnicos gravísimos porque no se siguieron los diseños que estaban aprobados por el Sistema General de Regalías. De hecho, en una auditoría que llevó a cabo la Controlaría General de la República se encontraron más de ocho hallazgos de carácter penal sobre este último contrato.  

“Y es que es importante tener en cuenta que ese contrato al final terminó siendo producto de un convenio con la Sociedad Tolimense de Arquitectos, la cual subcontrató y pues terminó la obra emproblemada. Pienso que la Administración Municipal sí debió ejercer los poderes de dirección del contrato, por ejemplo, si había problemas de cumplimiento de obra, la Alcaldía debió ejecutar la póliza, así como declarar el siniestro y que la aseguradora hubiera pagado los recursos al municipio. Eso no sucedió”, enfatizó Castaño.

Por eso una de sus primeras directrices al posicionarse fue pedirle al área jurídica que estudie si todavía existe la posibilidad de declarar el siniestro y ejecutar la póliza. Además, de solucionar todos los problemas legales que heredaron y que llevaron al Sistema General de Regalías a cancelar los giros que estaban destinados para concluir esta última parte de la obra. (Ver: Las faltas por las que tendría que responder el exalcalde de Mariquita Álvaro Bohórquez ante la Fiscalía)

“Si logramos levantar esa suspensión de los giros que la Gobernación del Tolima tiene ya viabilizados, la última fase de proyecto, que es por $900 millones, se podrían ejecutar las compuertas del canal de riego lo que le daría ya vida a esa bocatoma para poder llevar aguas abajo para los finqueros y sus cultivos”, puntualizó.

El mandatario de los mariquiteños también fue explicito en decir que deben buscar otras salidas más allá de las jurídicas, ya que hay más de 3.000 hectáreas de tierras que no tienen riego y en épocas de verano se ven las perdidas de las cosechas, los pastos se secan y se sufren veranos más intensos, gracias a la ausencia del canal del riego.

“Creo que es el único municipio colombiano que tiene un canal de riego que pasa por el casco urbano y luego se va a irrigar a más de 3.000 hectáreas de la parte plana sobre el sector de la vía a Honda”, finalizó Castaño, indicando así la importancia de concluir este sistema de riego no solo para Mariquita, sino para el resto del Tolima.