Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Voto en blanco aumentó 118% en Ibagué y 49% en el Tolima con respecto a las elecciones del 2015

El gran protagonista en Ibagué y el Tolima fue el voto en blanco, se mostró como una tendencia que empieza a tomar fuerza como alternativa a la falta de liderazgos propositivos en la ciudad y el departamento.
Poder
Autor: Redacción Política
Autor:
Redacción Política
Foto: EL OLFATO

El voto en blanco en Ibagué y el Tolima creció en estos comicios con relación a las elecciones pasadas. En el año 2015, el voto en blanco logró 11.128 en la capital y este año fueron 24.295 las personas que optaron por esta casilla. Lo mismo ocurrió con las elecciones a Gobernación, donde fueron 50.113 los sufragios hace cuatro años con respecto a los 75.165 del pasado domingo

En Ibagué se dio un aumento de más del 118%. La amplia baraja de candidatos a la Alcaldía de la Capital Musical no significó afinidad con este grupo de ciudadanos que viene en constante crecimiento.

En tanto, cerca de 24.295 (11,37%) de ibaguereños no se sintieron identificados con algunas de las opciones presentadas en el tarjetón a la Alcaldía. Se impuso por encima de los candidatos del Centro Democrático (20.859), Cambio Radical (12.263), Colombia Justa y Libres (7.918) e inclusive la coalición de los denominados sectores alternativos en torno a Hugo Zárrate (7.253). Además, quedando a escasos 941 votos de Camilo Delgado y una diferencia de 3.505 votos respecto a Alberto Girón

A la Gobernación del Tolima se vio un incremento del 49%. El voto en blanco logró en la Gobernación cerca de 75.165 votos para un total del 13,20% de los comicios, superando al candidato por la Alianza Verde Jorge Palomino, quien tenía 29.019 y quedando a menos de 11.000 votos del tercero, Mauricio Pinto, que sacó 86.546 sufragios.

Sin una campaña propia, inclusive rezagada, y que no fue promovida como se ha hecho en otras ocasiones, el voto en blanco fue claro en enviar un mensaje a los mandatarios electos el pasado domingo. La gobernabilidad y la legitimidad serán los retos para el período 2020-2023.

Sin lugar a dudas, se mostró como una tendencia considerable en los comicios regionales. El inconformismo con las políticas del Gobierno y la nula afinidad con los candidatos que estaban presentes en la contienda, llevó a algunos ciudadanos a inclinarse por esa casilla en el tarjetón.

Esto fue la expresión de esta herramienta legal y válida en una ciudad como Ibagué, sometida en el estancamiento económico y productivo, saqueada por unos y otros, y controlada por los jefes políticos de siempre.