Pasar al contenido principal

Trago y drogas facilitan abusos sexuales

Ibagué
Autor:
Autor:

Licor y sustancias psicoactivas facilitan asaltos sexuales, así lo reveló un estudio reciente de la Universidad Nacional de Colombia. En el 56,6% de los casos las víctimas se encontraban bajos los efectos del alcohol y el 13,2% presentaron, adicionalmente, consumo de sustancias psicoactivas.

La investigación adelantada por el médico toxicólogo, Camilo Andrés Castellanos, además evidenció que en el 92% de los casos las víctimas fueron mujeres entre los 15 y 24 años, muchas de ellas laboralmente activas y con independencia económica, y otras, estudiantes que frecuentaban sitios públicos.

Para el médico Castellanos, los delitos sexuales se dividen en los abusivos y los de tipo violación. Estos últimos son los más predominantes, sobre todo durante los fines de semana. De acuerdo al informe, la mayoría de eventos se presentaron después de actividades recreativas.

“En este tipo de delito, no solo se habla de violencia física sino también de la violencia química que pone a la víctima en condiciones de sumisión y en un contexto de no voluntad”, explicó el experto.

El estudio determinó que el 56,6 % de los casos presentaron consumo de alcohol; el 13,2 %, de alcohol más sustancias psicoactivas; el 2 %, solo sustancias psicoactivas; y el 28 % restante no reportó consumo de ningún tipo.

El investigador, con el consentimiento de las víctimas y sus familiares, pudo acceder a información en la que la mayoría de personas afectadas afirmaron no recordar lo sucedido, despertar en lugares desconocidos y levantarse con la ropa mal puesta y con dolor en los genitales.

Sustancias psicoactivas más comunes

De acuerdo con la indagación del toxicólogo, los medicamentos como xanax, valium y rivotril, son lo más usados por los delincuentes para poner en situación de indefensión y reducir a las víctimas, que pese a los controles de venta logran obtenerlos.

Estas medicinas contienen benzodiacepinas, una sustancia que afecta el sistema nervioso central, y tiene efectos sedantes, hipnóticos y hasta amnésicos. Por eso son suministradas por el Estado, por lo cual la Dirección Nacional de Estupefacientes es la encargada de su distribución y comercialización.

Sin embargo, para el investigador, los controles con fórmulas médicas y formatos especiales no garantizan que tales productos no lleguen a manos de la delincuencia.

Otros compuestos químicos comunes utilizados para “neutralizar” son las fenotiazinas, más fáciles de conseguir, en la medida que no son medicamentos controlados y se utilizan en consulta externa y urgencias. Entre ellas se encuentran el largactil y el sinogan.

Y finalmente, una de las más usadas es la burundanga (escopolamina), que produce amnesia y actúa específicamente sobre las funciones encargadas de la memoria. Esta, además, genera efectos como agitación, enrojecimiento, alucinaciones o psicosis, que no son muy llamativos para el victimario, pues son difíciles de controlar en las víctimas
 
Con información de UNIMEDIOS
 

FOTO: UNIMEDIOS
© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker