Pasar al contenido principal

Personas con hipertensión arterial están priorizadas en el Plan Nacional de Vacunación

Los pacientes con presión alta no tratada corren riesgo de enfermar de gravedad si son contagiados por COVID-19.
Salud
Autor: Redacción Salud
Autor:
Redacción Salud
Personas con hipertensión arterial están priorizadas en el Plan Nacional de Vacunación

Las personas diagnosticadas con hipertensión arterial han sido priorizadas en el Plan Nacional de Vacunación debido al riesgo que tienen al contraer COVID-19. 

“Con la pandemia, las personas con enfermedades crónicas no transmisibles como la hipertensión se enfrentan a una doble amenaza, por un lado, el mayor riesgo de desarrollar formas más graves de la COVID-19 y, por otro lado, es posible que descuiden su atención médica por temor a contagiarse al momento de acudir al servicio de salud”, explicó Nubia Bautista, subdirectora de Enfermedades No Transmisibles del Ministerio de Salud y Protección Social.

En consecuencia, aclaró que se hace necesario fortalecer el conocimiento en la población acerca de incentivar hábitos saludables, modificar los factores de riesgo asociados y seguir estrictamente las recomendaciones de bioseguridad establecidas por el Ministerio de Salud para prevenir la infección por coronavirus.

“La hipertensión es un desorden altamente prevalente en adultos mayores y a su vez este grupo de personas es también uno de los más susceptibles de tener COVID-19 y manifestar sus formas más graves. Por esta razón, el Ministerio identificando el riesgo de contagio en adultos mayores y pacientes con comorbilidades, priorizó esta población en el Plan Nacional de Vacunación”, afirmó Bautista.

En Colombia, la tasa de mortalidad prematura (30-70 años) por cada 100.000 habitantes debido a enfermedades hipertensivas va en ascenso, pasando de 6,84 por 100.000 habitantes en el 2008 a 8.90 por 100.000 en el 2018.

Por tanto, es indispensable y prioritario el despliegue acciones para fortalecer la promoción de la salud y la detección temprana de la hipertensión y el riesgo cardiovascular por parte de las entidades territoriales, EAPB e IPS.

Esta patología puede ser originada por múltiples factores, la mayoría modificables, entre los cuales figuran la alimentación poco saludable (consumo excesivo de sal, dietas ricas en grasas saturadas y grasas trans e ingesta insuficiente de alimentos frescos y saludables como las frutas y las verduras), el sedentarismo o inactividad física, el consumo de tabaco y alcohol y el sobrepeso o la obesidad.

Recomendaciones:

Periódicamente visita un profesional de salud para conocer la tensión arterial y la identificación de factores de riesgo. Si tienes la patología:

• Asistir cumplidamente a la realización de exámenes de seguimiento y citas médicas, cumpliendo estrictamente con las medidas de bioseguridad contra el COVID-19.

• Adherencia a las terapias, medicamentos y manejo formulados.

• No autoformularse, cualquier cambio en los esquemas terapéuticos consultarlo previamente con su médico tratante.

• Educar al soporte familiar, para practicar conductas protectoras de su salud y adherencia al tratamiento, es muy importante para disminuir las posibles complicaciones.

Alimentación saludable

Es importante cuidarse siguiendo las recomendaciones de nuestras guías alimentarias:

• Consuma alimentos frescos y variados como lo indica el plato saludable de la familia colombiana.

• Incluya en cada una de las comidas frutas enteras y verduras frescas.

• Reduzca el consumo de “productos de paquete”, comidas rápidas gaseosas y bebidas azucaradas.

• Reduzca el consumo de sal y alimentos como carnes embutidas, enlatados y productos de paquete altos en sodio, consuma aguacate, maní, y nueces, disminuya el consumo de aceite vegetal y margarina, evite grasas de origen animal como mantequilla y manteca.

Actividad física

• Incluir actividad física en nuestras actividades de la vida diaria, es la vía más fácil para acumular minutos cada día, a través del movimiento. No importa la intensidad de la actividad física que realices, su práctica genera impacto positivo sobre la salud, el bienestar y la calidad de vida.

• Realizar al menos 150 a 300 minutos de actividad física moderada a la semana, si la persona ya está entrenando y está acondicionada pueden ser 75 a 150 minutos a la semana de intensidad vigorosa.

• Fortalecimiento muscular al menos 2 a 3 veces a la semana.

Tabaco

• Evita el consumo de tabaco y sus derivados. Así como la exposición a humo de estos productos. El tabaco contiene sustancias adictivas y perjudiciales para la salud como aumentar la frecuencia cardiaca, incremento de la presión arterial, entre otros efectos cardiacos y cerebrovasculares.

• Nunca es muy tarde para dejar de fumar. Dejar de hacerlo, mejora su salud y reduce el riesgo de enfermedades del corazón y vasculares.

• Si deseas de dejar consumir tabaco o de vapear, pide ayuda a tu prestador de salud más cercano para iniciar tratamiento.

Control del estrés

El aprender controlar el estrés generado por los problemas personales, sentimentales y/o emocionales mejora y conserva la salud en general y la de tu corazón.

Reducir la ingesta de alcohol

El exceso de alcohol puede debilitar el músculo cardiaco, causar complicaciones e incluso la muerte.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker