Pasar al contenido principal

Casi 300.000 personas todavía se resisten a vacunarse contra el COVID-19 en el Tolima

Algunos de los municipios más 'quedados' son Flandes, Ortega, Planadas y Rioblanco.
Salud
Autor: Redacción Salud
Autor:
Redacción Salud
Casi 300.000 personas todavía se resisten a vacunarse contra el COVID-19 en el Tolima

Aún hay casi 300.000 personas que se rehúsan a inmunizarse contra el COVID-19 en el Tolima, de acuerdo con la Secretaría de Salud Departamental.

Con esa cifra de no vacunados se llenaría por completo el estadio Manuel Murillo Toro hasta 10 veces, lo cual puede generar, junto a la variante ómicron, las condiciones adecuadas para un repunte en el número de contagios graves. (Ver: Celebraciones decembrinas y variante ómicron dispararon los contagios por COVID-19 en el Tolima)

Al respecto, el secretario de Salud del Tolima, Jorge Bolivar, explicó que algunos de ellos se encuentran concentrados en municipios como Flandes, Ortega, Planadas y Rioblanco. (Ver: "Tenemos un caso sospechoso de la variante ómicron de COVID-19": Secretario de Salud del Tolima)

"Si nos toca irnos hasta debajo de las piedras para vacunar a estas personas, lo haremos. Sobre todo, los mayores de 50 años", indicó el funcionario.

Mitos, los principales argumentos de los no vacunados

Microchip, experimentación en humanos y el anticristo. Algunos mitos en torno a la vacunación aún persisten hoy en día, pese a toda la evidencia científica que la respalda.

Al respecto, dos líderes de una iglesia cristiana y una católica de Ibagué explicaron por qué no se deben satanizar más las vacunas que, en lugar de condenar, están salvando vidas.

“Vacunarse o no vacunarse es un asunto que tiene dividido al mundo y también a las iglesias. La gente piensa que al interior de la vacuna está la marca de la bestia, pero deben tener cuidado: se toman de manera muy literal la biblia”, explicó el pastor Diego Rodríguez.

Por esta razón, indicó el líder religioso, algunos se rehúsan a recibir su dosis porque leen de manera equivocada el libro del Apocalipsis.

“Piensan que la vacuna es la marca de la bestia porque el Apocalipsis dice que no podrán comprar ni vender. Pero eso no tiene relación, uno se vacuna por salud y el bien común. La verdadera marca de la bestia está en oponerse a Cristo”, indicó.

Asimismo, atribuyó el problema de los no vacunados a las redes sociales y las noticias falsas.

“Dentro de la iglesia muchos no se vacunan porque le creen a Facebook. Lo toman como si fuera palabra de Dios o como si tuviera un rigor científico y lo terminan asumiendo como verdad”, dijo.

Y agregó: “Yo me vacuné, promoví la vacunación en mi iglesia con la Secretaría de Salud. Mi convicción es que vacunarse no afecta mi relación con Dios. Por el contrario, la manera en que lo veo es amar al prójimo como a uno mismo. Por consiguiente, yo me vacuno”.

Por su parte, el sacerdote Fernando Aguirre sostuvo que ni de parte de la iglesia católica ni de parte de su máxima autoridad, el papa Francisco, se ha emitido una orden contraria a la vacunación.

“No hay ninguna expresión o documento que limite la posibilidad de vacunarnos. Por el contrario, la iglesia lo ha apoyado y motivado”, expresó.

“El papa Francisco, de hecho, dijo que vacunarse y ayudar a que otros se vacunen es un acto de amor. Amor por uno mismo, por la familia y los amigos. El Vaticano es uno de los países más pequeños del mundo (con unos 800 habitantes) y fue uno de los primeros en exigir de manera obligatoria a sus residentes y empleados estar vacunados”, concluyó.

Temas relacionados 
© 2022 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker