Pasar al contenido principal

Riesgos de corrupción en Gobernación, Alcaldía y Contraloría del Tolima son bastante preocupantes: Transparencia

Investigación
Autor:
Autor:

La Alcaldía de Ibagué, la Gobernación y la Contraloría del Tolima están seriamente expuestas a casos de corrupción administrativa, reveló la ONG Transparencia por Colombia.
 
La debilidad institucional detectada en estas tres instituciones las convierten presa fácil de los corruptos que buscan apropiarse de los presupuestos oficiales, dijo Marcela Restrepo Hung, directora del sector público de Transparencia por Colombia.
 
La Gobernación, la Contraloría del Tolima y la Alcaldía de Ibagué quedaron clasificadas en el nivel medio de riesgo de corrupción de un estudio sobre la gestión administrativa de 28 ciudades capitales, 13 municipios pequeños, 32 gobernaciones y 32 contralorías departamentales, y que se denomina Índice de Transparencia de las Entidades Públicas. (Ver informe)

El análisis se hizo entre los años 2013 y 2014, y permitió establecer un ranking de entidades públicas con riesgo de corrupción, según cuatro niveles de clasificación: moderado, medio, alto y muy alto, según una escala que iba de cero a 100.

“Si las tres entidades del Tolima presentan un riesgo medio, significa que están en una situación bastante preocupante (…) Una entidad que tiene riesgo medio es una entidad endeble que no nos garantiza la protección de los recursos públicos”, dijo Restrepo a ELOLFATO.COM.

Se midieron factores como divulgación de información oficial, exceso de contratación de personal a través de órdenes de prestación de servicios y cero meritocracia, e implementación de estrategias de transparencia, entre otras.

Alcaldía y contraloría más vulnerables

Los números muestran que sale mejor librada la Gobernación del Tolima, entre las tres instituciones analizadas. La administración departamental obtuvo una calificación de 73,5 sobre 100.

Entre tanto, la Alcaldía de Ibagué y la Contraloría del Tolima estuvieron muy cerca (a cuatro puestos) de quedar en el rango de alto riesgo de corrupción.  

La alcaldía de Ibagué obtuvo una calificación de 62,2 y la Contraloría del Tolima alcanzó un indicador de 68,8.

Los responsables de estas entidades, Luis H. Rodríguez (Alcaldía de Ibagué) y Efraín Hincapié Contraloría del Tolima) han  sido protagonistas de varios escándalos por internar ocultar información pública, uno de los ítems valorados en este informe.

Recordemos que ELOLFATO.COM, por ejemplo, tuvo que recurrir a la Procuraduría y al Tribunal Administrativo del Tolima para obligar a estos dos funcionarios a entregar información sobre sus viáticos. (Contralor intenta ocultar sus viáticos) (Los viáticos que la Alcaldía quiso ocultar)
 
Los portales web de la Alcaldía de Ibagué y la Contraloría del Tolima no permiten la vigilancia ciudadana, la información presupuestal tampoco es visible, hay una excesiva vinculación de personal a través de contratos de prestación de servicios –lo que aumenta el riesgo de corrupción administrativa-, las políticas de transparencia son casi nulas y las divisiones de control interno son desatendidas.  

Nombramientos a dedo

En el análisis general encontraron que de 141 funcionarios de libre nombramiento y remoción en el país, tan sólo 21 fueron seleccionados por mérito, lo cual indica que no se está favoreciendo la igualdad e imparcialidad en la selección de funcionarios.

En Ibagué hay muchas evidencias de ese tipo de prácticas. El alcalde Luis H. Rodríguez ha repartido la administración local entre los diferentes partidos políticos. Sus secretarios y directivos llegan por recomendación de los ‘caciques’ electorales, y poco o nada importa su formación académica o experiencia pública.

Como dicen, para la muestra un botón: la dirección de Planeación del IBAL. Esta dependencia, vital para el desarrollo de la empresa de acueducto y alcantarillado, ha tenido dos directores en menos un año. Ambos han sido recomendados políticos.

En agosto de 2014 nombraron a Andrés Hurtado, quien llegó gracias a su padrino político: Rubén Darío Rodríguez. En ese momento, Rodríguez no había manifestado su intención de aspirar a la Alcaldía de Ibagué y sonaba para la Gobernación del Tolima. (Ver Nombramiento de Andrés Hurtado en el IBAL)

Por eso adhirió prematuramente a Jhon Esper Toledo y a cambio le dieron, presuntamente, la secretaría de Gobierno y la oficina de Planeación. Las fechas coinciden claramente. (Ver Cuando Rubén Darío Rodríguez fue 'Toledista')

Pero cuando decidió no apoyar a Toledo, se le atravesó en la consulta interna del partido Liberal y se convirtió en candidato le quitaron de inmediato la dirección de Planeación del IBAL y se la dieron a Cambio Radical, casualmente el partido que le dará el aval a Jhon Esper Toledo para su candidatura a la Alcaldía de Ibagué.

En abril de este año nombraron en ese cargo a Ferley Ramírez Suárez, un político de Cambio Radical, tres veces concejal de El Espinal y excontratista de la Gobernación en temas viales. 

Pero ese no ha sido el único nombramiento político. En enero llegó a Infibagué Jairo Robayo, recomendado del representante Jaime Yepes, quien fue uno de los primeros 'caciques' electorales que sumó a la candidatura de Jhon Esper Toledo.  (Ver La volterepa de Jaime Yepes)  

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker