Pasar al contenido principal

Don Pedro Orgánico: el emprendimiento de un desplazado por la violencia que vive en Ibagué

El hombre realiza productos orgánicos en compañía de campesinos del Cañón del Combeima y con el apoyo de la Corporación Autónoma del Tolima.
Región
Autor: Ruddy Díaz
Autor:
Ruddy Díaz
Foto: Cortolima

Pedro Nel Sánchez es un pereirano que tras huir desplazado de la violencia de este país decidió crear la empresa 'Don Pedro Orgánico', en donde elabora productos naturales con el apoyo de la Corporación Autónoma Regional del Tolima.

El hombre de acento paisa narra que la labor de su empresa es rescatar los saberes ancestrales y ponerlos en práctica.

Sánchez es un campesino colombiano al que la guerra lo sacó huyendo del país, obligándolo a refugiarse en Costa Rica por más de ocho años.

“Uno tiene que decidir entre la vida y la muerte. Me fui pero mi esposa no pudo ir conmigo y al regresar al país después de tantos años, las cosas cambian, la pérdida es inminente del lugar y de sus cosas”, explicó.

Su regreso a Colombia estuvo motivado por su padre y la aplicación de la Ley 1448. Él se encontraba en agonía cuando don Pedro decidió viajar para despedirse de su progenitor.

“Hablo con él y me dice que era mejor seguir luchando. Siga y quédese que usted es capaz de salir adelante", le dijo su padre quien vivía en Ibagué.

También le mencionó que era una buena idea quedarse en el Tolima porque este departamento tenía muchas fortalezas.

Así que Don Pedro decidió iniciar su empresa con su conocimiento sobre el agro. Eligió la vereda María Combeima y la finca la Esperanza para cultivar sus productos orgánicos.

“Nosotros estamos enfocados hacia una producción orgánica, artesanal, transformamos mora, lulo, pero también tenemos algunos productos innovadores y los llamamos finas hierbas o antipastos, además de un sazonador que lo estamos haciendo a base de cúrcuma y aceite de Oliva”, mencionó.

En Don Pedro Orgánico trabajan 14 productores y alrededor de 20 mujeres campesinas que se ubican en la zona Alta de María Combeima, en donde cultivan moras orgánicas.

Su empresa cuenta con alrededor de 20 productos naturales de los cuales se destacan mermeladas artesanales, jabones de tierra modificados y café con rango de calidad superior al 85%.

“Hemos venido posicionando y eso nos genera trabajo y nos permite ir pasando de esa economía primaria a una de transformación y de valor agregado”, comentó.

En este proceso, el hombre no ha estado solo, la Corporación Autónoma del Tolima ha acompañado sus pasos y su progreso.

Sánchez mencionó que a través de mercados campesinos logró conocer a la Corporación que ha estado siguiendo desde cerca su proceso. Asimismo, dijo que los han ayudado en el acopio de los aceites hervidos y los jabones.

“Eso es muy importante para la recuperación de las fuentes de agua y eso va a generar empleo y no es reciclaje es industrialización”, explicó.

Olga Lucia Alfonso, directora de Cortolima, mencionó que tienen un programa de producción limpia, consumo responsable y negocios verdes.

“Hemos apoyado a un grupo de emprendedores, empresarios y productores interesados y preocupados por la cuestión ambiental que realizan actividades en lo que se enmarca como negocio verde”, dijo Alfonso.

La directora expresó que esto no es otra cosa que una actividad económica, un desarrollo productivo que se realiza consiente de la necesidad de mitigar impactos ambientales.

En el caso de Don Pedro Orgánico, la Corporación presta asistencia y apoya sus procesos productivos. Además, aportan insumos y elementos para beneficiarlo en su producción, al igual que contactarlo comercialmente para la venta de sus productos. 

Don Pedro concluyó manifestando que es importante que el campesino trabaje de la mano con el Estado. "Si nos dejan proponer y si nos acompañamos podemos solucionar muchos problemas sociales, económicos y a nivel de educación", precisó. 

 

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker