Pasar al contenido principal

Así trabaja la UT para mitigar las afectaciones de esta emergencia por el COVID-19 en su comunidad universitaria

El rector Ómar Mejía explicó, entre otras cosas, que están realizando un censo que les permita identificar la disponibilidad que tienen estudiantes y profesores de computadores y conectividad a internet para continuar, desde sus casas, con la formación académica.
Región
Autor: Redacción Región
Autor:
Redacción Región
Foto: EL OLFATO

El rector de la Universidad del Tolima, Ómar Mejía, le explicó a EL OLFATO cómo vienen trabajando para reducir las afectaciones, dentro de su comunidad universitaria, a causa de esta crisis nacional generada por la expansión del COVID-19.

Entre las estrategias que vienen implementando se encuentra garantizar el seguimiento de las clases, para ello están llevando a cabo un censo que les permita identificar la disponibilidad que tienen estudiantes y profesores de computadores y conectividad a internet.

Resaltó que, aunque algunos estudiantes han manifestado no poderse conectar a través de herramientas digitales, muchos de ellos son asiduos usuarios de redes sociales. No obstante, aseguró que trabajan para ayudarles a estos pocos que hoy presentan dificultades de conexión y así retomar clases lo más pronto posible. 

EL OLFATO: ¿Cómo ha afrontado la Universidad del Tolima esta crisis?

Ómar Mejía: Además de acatar los diferentes protocolos del Gobierno Nacional, Departamental y Municipal, la Universidad comenzó a diseñar las estrategias que permitieron desde el 18 de marzo que los funcionarios y los docentes nos encontremos realizando trabajo en casa mediado por las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación).

EO: ¿Cómo se ha visto afectada la parte académica?

OM: En el momento en que fueron decretadas todas las medidas, los estudiantes de los programas de pregrado y posgrado del Instituto de Educación a Distancia ya habían iniciado sus actividades académicas del semestre A-2020. En ese momento el Comité Directivo del Instituto emitió las directrices que permitieron realizar las modificaciones en los acuerdos pedagógicos y en los portafolios de las asignaturas, en el sentido de incorporar las herramientas y recursos digitales que permitan desarrollar las tutorías programadas con el uso de las mediaciones tecnológicas.

Los estudiantes de pregrado de la modalidad presencial se encuentran en el periodo de receso académico, en tanto que los programas de posgrado presencial, en su mayoría, han iniciado clases y seminarios mediante la adopción de TIC.

EO: Los calendarios van atrasados por cuenta del paro del año pasado: ¿Qué salida tiene la UT para no verse mucho más afectada en los tiempos?

OM: El paro de finales del año pasado ocasionó que los estudiantes de los programas de pregrado de la modalidad presencial no lograrán terminar el semestre B-2019. El Consejo Académico modificó el calendario académico de tal forma que las clases reiniciaron el 27 de enero y terminaron el 6 de marzo para los programas de 16 semanas, y el 13 de marzo, para los programas de 18 semanas. Esa situación del paro ocasionó que en este 2020 se tuvieran que hacer prácticamente dos semestres y medio, por lo cual la planeación para la actual vigencia es muy ajustada.

En estos momentos ya se han aprobado modificaciones del calendario académico para este año que nos van a permitir continuar con el desarrollo del semestre e inicio de clases el 13 de abril, si no sucede nada extraordinario, como lo que hemos estado viviendo en estos días en el país. Para ello se adoptarán todas las medidas y estrategias necesarias para garantizar la prestación de un servicio de educación superior de la mejor calidad.

EO: Mineducación instó a las universidades públicas del país a continuar sus clases utilizando las TIC: ¿Cómo ha seguido la UT esa directriz?

OM: La Vicerrectoría Académica elaboró y presentó ante el Consejo Académico una propuesta de estrategia de cuatro fases: las dos primeras que son la fase de diagnóstico y la fase preparatoria que ya se vienen ejecutando de manera paralela y nos permiten contar con un censo que nos dé cuenta de la disponibilidad que nuestros estudiantes y profesores tienen de equipos de cómputo y conectividad a internet, así como del nivel de apropiación de las herramientas e instrumentos digitales.

En tanto que la fase dos está permitiendo realizar con los profesores y de la mano de los comités curriculares de cada programa, la revisión de los planes de estudio y microcurriculos para poder determinar qué porcentaje de los planes de estudios y las asignaturas puede orientarse mediante la adopción de las TIC como recursos de apoyo a los procesos de formación. 

La fase tres que hemos denominado de implementación, corresponde al proceso de inclusión, es decir, momento en el cual el proceso de formación se da de manera mediada entre el profesor y el estudiante; y la cuarta fase que es de seguimiento, monitoreo, acompañamiento y ajuste de estrategias, la cual es transversal y se desarrolla de forma permanente. En sesión extraordinaria del pasado miércoles 25 de marzo, el Consejo Académico adoptó esta estrategia, y aprobó modificar el calendario de tal forma que se pueda garantizar la ejecución de las fases uno y dos, iniciando clases el día 13 de abril.

EO: ¿Cómo les ha ido a los estudiantes de la modalidad distancia que actualmente se encuentran viendo clases de manera virtual?

OM: Tenemos un balance positivo. El pasado fin de semana se llevó a cabo el primer encuentro tutorial en los programas académicos y tuvimos un buen comportamiento en términos de plataforma y servidores que tiene la Universidad. Gente de los diferentes municipios de Colombia se conectaron con normalidad, lo cual es un buen indicador. 

EO: ¿Cuáles son las herramientas que han usado? ¿Cómo se están capacitando?

OM: Una de las principales herramientas con las que cuenta la Universidad del Tolima es la plataforma Tu Aula, la cual está asociada al blackboard de Moodle que se encuentra alojado en nuestros propios servidores. Moodle es uno de los blackboard más reconocidos en el medio académico por las bondades y potencialidades que tiene en la estructuración de cursos, en donde se pueden publicar materiales, videos, audios, crear foros, evaluaciones de diferentes características y componentes.

Actualmente contamos con dos versiones de esta plataforma, con cerca de mil cursos disponibles, que han sido creados por nuestros profesores con el acompañamiento de la Unidad de Pedagogía y Mediaciones Tecnológicas. También los profesores están haciendo uso de algunas plataformas para videoconferencias como Google Meet, Classroom, Zoom, Hangouts, y hasta WhatsApp.

Por otra parte, la Universidad tiene contratado con RENATA el servicio de internet, que, asociado al correo institucional de Gmail, da la posibilidad que todos nuestros profesores a través de su cuenta pueden asociarse a una sala de videoconferencia de Zoom. Hoy la Universidad cuenta con 50 salas zoom de uso exclusivo, con capacidad para conectividad hasta 300 usuarios en cada sala y nos encontramos gestionando con RENATA un número importante de salas adicionales.

EO: Hay un descontento de algunos estudiantes de la modalidad presencial, quienes afirman no tener herramientas básicas como un computador o acceso a internet: ¿Qué alternativas puede dar la institución para ello?

OM: En primer lugar, decirles que estamos pensando en toda nuestra comunidad, entendiendo sus dificultades y necesidades, sin dejar de estar preocupados también por la situación del país. Hay que decir que estos inconvenientes no los vivimos solamente en la UT, también las otras 31 instituciones de educación superior públicas lo presentan. Por eso, entre todos, nos hemos reunido con el MEN para no solo garantizar la calidad en las actividades académicas haciendo uso de herramientas tecnológicas en las actividades que se desarrollan, sino también realizando gestiones antes organismos locales y nacionales para procurar el acceso de todos los que presentan dificultades para conectarse.

Paradójicamente algunos manifiestan no poderse conectar a través de las herramientas digitales y, sin embargo, muchos de ellos son asiduos usuarios de redes sociales. No obstante, seguimos trabajando y pensando la forma de llegarles a esos pocos que hoy puedan presentar una dificultad de conexión. 

EO: Otra de las inquietudes son los profesores catedráticos: ¿Qué garantías se les va a dar a estos docentes que no han podido ser contratados en vista de la situación?

OM: Por iniciativa de la administración que represento se llevó al Consejo Superior una propuesta para vincular a los profesores catedráticos a partir de la primera semana de abril, esto con el fin de reconocerle de manera excepcional el trabajo que realicen en la revisión y ajuste de microcurrículos, la apropiación de herramientas e instrumentos digitales. Eso ya está aprobado y de la mano de nuestros profesores de cátedra vamos a seguir trabajando. 

EO: Frente al tema de bienestar universitario, ¿la UT cómo ha venido pensando la manera de ofrecer sus servicios a la comunidad, especialmente en estos momentos?

OM: Nuestro personal está trabajando desde casa con la instrucción precisa de hacerlo como si estuviera en el campus. Desde luego que habrá limitaciones, pero estamos atentos a cualquier requerimiento que pueda presentarse en esta coyuntura. Le he encomendado personalmente al Vicerrector de Desarrollo Humano que nos presente lo antes posible una serie de medidas de auxilio para nuestros estudiantes, las cuales comunicaremos pronto a través de nuestros canales institucionales. 

EO: Hablando de otras cosas: ¿Cómo va el proceso para que la UT pueda trabajar como laboratorio de identificación de pruebas del COVID-19?

OM: El 24 de marzo de 2020 se firmó el convenio entre la Gobernación y la Universidad del Tolima para la investigación y detección del COVID-19, en donde esperamos analizar un aproximado de 100 pruebas cada 24 horas en la región, una vez nos encontremos habilitados por el Instituto Nacional de Salud. El equipo de trabajo cuenta con expertos como el Dr. Gustavo Vallejo y otros investigadores destacados en biología molecular. Estamos a la espera del visto bueno del Instituto Nacional de Salud, para la adquisición de los sistemas de bioseguridad y reactivos, que deben ser implementados en el laboratorio.

EO: Hemos visto que otras universidades privadas de la región también están experimentando dificultades, ¿qué hacer al respecto?

OM: No solo las universidades privadas de la región, actualmente todo el Sistema Universitario experimenta las mismas dificultades. Es importante reiterar que la emergencia que vive el país, inesperada para todos, nos ha puesto en esta situación de coyuntura en la que debemos pensar en el bienestar colectivo, en la protección de toda la comunidad, no sólo la universitaria, también la población en general, nuestros familiares, vecinos y amigos

Ver las clases por TIC no es un capricho de Ómar Mejía, sino que la situación nos ha llevado a asumir ese reto y no podemos ser inferiores. Una vez finalice este duro y difícil periodo continuaremos desarrollando cada una de las actividades académicas que hagan falta, entre ellas las prácticas que corresponden a los diferentes currículos.

EO: ¿Qué mensaje se puede dar a los padres de familia en esta situación?

OM: A los padres debemos decirles con total responsabilidad que estamos trabajando para sortear este cambio global, que el mundo entero está enfrentándose a una situación a la que debemos adecuarnos. Nuestra Universidad está trabajando por consolidar un paquete de medidas que mitigue los impactos sociales, favorezca a nuestra población estudiantil más vulnerable y garantice la educación de nuestros jóvenes, pero para ese propósito es fundamental contar con el concurso de todos los actores.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker