Pasar al contenido principal

Usted está aquí

La sombría y poco transparente licitación de $12.400 millones en el Ibal

Investigación
Autor: Luis Eduardo González
Autor:
Luis Eduardo González

La Empresa Ibaguereña de Acueducto y Alcantarillado (Ibal) vuelve a generar dudas sobre la transparencia en la adjudicación de sus millonarios contratos, característica recurrente durante la presente administración (2016 – 2019). Esta vez, la protagonista de este nuevo escándalo es la secretaria general de la entidad, María Victoria Bobadilla, conocida al interior del Ibal como el ‘alfil’ del exgerente Alberto Girón, señalan fuentes de la empresa. Ambos tienen una estrecha y prolongada relación laboral, por lo menos desde el año 2009, cuando ocuparon esos mismos cargos en el Ibal, en la administración del exalcalde Jesús María Botero. Girón y Bobadilla fueron los responsables de la compra de $10.000 millones en tubería que permaneció abandonada una década en un lote rural de Ibagué. (Ver: Contrato de la tubería de 2009) (Ver: Más de $150 millones ha pagado de arriendo el Ibal para almacenar los tubos de Girón)

Ocultamiento de información

El proceso que disparó las alertas de las autoridades es una licitación para contratar la construcción de un tanque de 2.000 metros cúbicos en el barrio Boquerón e instalar la tubería que lo conectará con la planta principal en La Pola. El contrato tiene un valor de $12.400 millones y se presentaron tres oferentes, uno de los cuales denunció extraños aplazamientos y el ocultamiento de información por parte de la secretaria general del Ibal, María Victoria Bobadilla. Jorge Franco, representante legal del consorcio Acueducto Ibagué 2019, dijo que este proceso “no es transparente”, porque la empresa lleva 15 días ocultando las propuestas que presentaron los interesados, violando los principios de publicidad que exige la ley. “¿Cómo es posible que el Ibal reciba las propuestas de los proponentes y no las cuelgue en su página web ni entregue fotocopias de las ofertas, como hacen en otras entidades de la misma Alcaldía de Ibagué como el Imdri? ¿Hay transparencia en unas dependencias y otras no?”, se preguntó el ingeniero Franco. Agregó, que este hecho irregular permitiría que, presuntamente, alguien al interior del Ibal pudiera ajustar o acomodar una de las propuestas para favorecer al ganador. “El 22 de marzo, nos presentamos con nuestra oferta, íbamos un poco prevenidos. Se inició la apertura de sobres, se miraron los folios y el valor de las propuestas de todos los oferentes. En ese momento yo solicité la copia de las ofertas de los otros dos oferentes y pedí que les compartieran a ellos la mía, para garantizar la transparencia del proceso. La respuesta de la doctora María Victoria Bobadilla fue que no era posible. Que ellos (el Ibal) la entregaban después de evaluarlas”, aseveró el denunciante. Al ver la negativa de la funcionaria, Franco le pidió a Bobadilla que le dejara constancia de su respuesta por escrito o que él -respetuosamente- haría una grabación sobre lo ocurrido. Esa última opción incomodó a la secretaria general del Ibal, quien se puso de pie y sacó del salón al representante de consorcio. En la grabación se escucha cuando la servidora pública insiste en ocultar la información y le advierte al proponente que no puede hacer ningún registro. “Yo no me puedo poner a contestarle esto ahorita. Yo le doy trámite de derecho de petición. Usted no me puede obligar a mí. Usted video no puede tomar. No señor. Usted no está en ningún derecho”, expresó Bobadilla.

Lo dicho por la servidora pública es abiertamente contrario a los principios de transparencia del Estado y lo ordenado por Colombia Compra Eficiente, entidad que define los lineamientos de la contratación pública en el país. “Con fundamento en el principio de transparencia y publicidad de las actuaciones públicas, las Entidades Estatales después de ocurrido el cierre del Proceso deben entregar la copia solicitada de las ofertas recibidas o publicar las ofertas en SECOP II, salvo aquella información sujeta a reserva legal. En los Procesos de Contratación que se publiquen en SECOP I, las Entidades Estatales expedirán a costa de aquellas personas que demuestren interés legítimo, copia de las actuaciones y propuestas recibidas, respetando la reserva de que gocen legalmente las patentes, procedimientos y privilegios. En los Procesos de Contratación que se adelanten en SECOP II, la Entidad Estatal dará́ a conocer las ofertas presentadas en el Proceso de Contratación haciendo clic en la opción “publicar ofertas” para que sean visibles a todos los proponentes”, advierte Colombia Compra Eficiente. (Ver: Documento Colombia Compra Eficiente - página 33) Sin embargo, parece que en el Ibal no están interesados en divulgar las ofertas de los proponentes y ningún ente de control interviene en la empresa. Y sobre la imposibilidad de hacer grabaciones en las audiencias, como dijo Bobadilla, resulta extraño que en el Imdri sí transmiten en vivo y en directo las audiencias por Facebook Live, y entregan las propuestas presentadas a todos los oferentes. “Quisiera preguntarle al señor alcalde: ¿hay transparencia selectiva en su administración? ¿En el Imdri sí y en el Ibal no?”, insistió el ingeniero Franco.

Los extraños aplazamientos

Pero como si no fuera poco el hecho de ocultar la información pública, la licitación de los $12.400 millones tiene otros ingredientes que no saben bien. Resulta que, según el pliego de condiciones, esta licitación debió adjudicarse el pasado 21 de marzo, pero el Ibal ha hecho múltiples aplazamientos sin sustento alguno. Por ejemplo, el plazo que tenían los interesados para presentar sus propuestas se amplió casi 15 días, supuestamente, por solicitud de un interesado. La fecha inicial era el 8 de marzo, luego la corrieron para el 15 y finalmente permitieron presentar las ofertas el 22 de marzo. (Ver: Acta presentación de propuestas) “Esto no es usual en ningún proceso de licitación. ¿Estaban esperando a alguien? No sabemos. Y nunca revelaron los correos en los que los supuestos participantes pidieron la ampliación del plazo”, afirmó el representante legal del consorcio Acueducto Ibagué 2019. Y para rematar, el informe de evaluación de las propuestas ocultas también ha sido pospuesto cuatro veces. Según los documentos publicados en la página web del Ibal, el informe de evaluación debía divulgarse el 4 de abril. Después, dijeron que lo harían el día 8. Luego, lo aplazaron para el 10 y ahora anunciaron que lo publicarán el 23 de abril. (Ver: Ampliación del plazo para presentar la evaluación de las propuestas) “No sé cuál es el interés de la doctora María Victoria de no dejar conocer las propuestas. No sé qué es lo que está escondiendo. No sé qué es lo que quiere organizar”, subrayó el denunciante, quien pidió la intervención inmediata de la Procuraduría y la Fiscalía General de la Nación. EL OLFATO ha denunciado reiteradamente el ocultamiento de información pública en el Ibal, una empresa oficial que se convirtió en un búnker impenetrable, al que hasta órganos de control como la Personería de Ibagué le tienen miedo. (Editorial: Señores de la Fiscalía, por favor, una revisadita al Ibal) Este medio de comunicación le pidió al personero Camilo Ossa que investigara a los directivos de esta entidad por no responder los derechos de petición en el plazo determinado por la ley, pero el funcionario no lo hizo. Según Ossa, su misión es tramitar la respuesta extemporánea.