Pasar al contenido principal

La ligereza del alcalde electo de Ibagué con el pico y placa

Investigación
Autor:
Autor:

“Hay que empezar a poner la cuota de rigor, el pico y placa va en toda la ciudad, todo el día, así de claro. El problema no son los buses, porque hay 750 buses y 45 mil carros particulares, y todos quieren venirse para el centro, hay que cambiar esa fórmula porque eso no lo aguantan ni los países más importantes del mundo”.

Eso dijo el alcalde electo de Ibagué Guillermo Alfonso Jaramillo en una entrevista que le concedió este domingo al diario local El Nuevo Día cuando le preguntaron cómo pensaba regular el transporte público en la ciudad.

Jaramillo, sin ningún soporte técnico y con cifras erradas, planteó una medida que tiene un alto impacto para la ciudad y para la calidad de vida de los ibaguereños. Si bien muchos actores coinciden en que el actual pico y placa de Ibagué debe ser revisado, también es cierto que las decisiones deberían ser analizadas y no adoptadas al calor de una declaración en un medio de comunicación.

El mandatario electo desconoce el resultado de un estudio que contrató por $31.5 millones la secretaría de Tránsito de Ibagué, en octubre del año 2013, y que entregó varias recomendaciones que la administración saliente no implementó por el temor a la crítica de los ciudadanos en la radio y en las redes sociales. (Ver contrato)

Ese estudio sugirió, por ejemplo, que el pico y placa debería regir en toda la ciudad, y no por zonas como está actualmente.

También recomendó restringir la circulación de vehículos no dos, sino tres veces al día, debido a que en Ibagué la mayoría de las personas van a almorzar a su casa al mediodía. Así las cosas, debería existir ‘pico y placa’ en la mañana, al mediodía y en la tarde. (Ver: Llegó la hora de modificar el 'pico y placa en Ibagué)

Pero tal vez la medida más compleja es la implementación de un ‘pico y placa’ para las motocicletas, debido a que estos vehículos representan más del 60% del parque automotor.

Los motociclistas, que hoy por hoy ocupan buena parte de las vías de la ciudad y algunos conducen de manera irresponsable, no estarían dispuestos a colaborar con la movilidad y someterse a un ‘pico y placa’, como lo hacen los particulares, las busetas y los taxis.

La cifras erradas del alcalde electo

Guillermo Alfonso le dijo a El Nuevo Día que en la ciudad hay 750 buses y 45 mil carros particulares. La información no es correcta. El informe que entregó la secretaría de Tránsito de Ibagué a la comisión de empalme dice otra cosa.

En la ciudad hay 22.564 vehículos particulares, distribuidos así: automóviles 15.282; camionetas 5.607 y camperos 1.675.

Las motocicletas suman 37.922 y las busetas 961, hasta esta semana. Después del viernes, cuando se implemente la reestructuración del sistema bajará a 931. (Ver: En Ibagué hay más motos que carros, ¿deben tener 'pico y placa'?)

Lo que dice un experto de la Universidad Nacional

José Stalin Rojas, director del Observatorio de Logística y Movilidad de la Universidad Nacional, le dijo a ELOLFATO.COM que para el tamaño de Ibagué es más conveniente una medida de ‘pico y placa’ en la mañana y en la tarde, pero iniciando más temprano, como de 6:00 a 9:00 de la mañana. En este momento, la restricción arranca a las 7:30 y termina a las 9:00 de la mañana.

La restricción en la circulación de vehículos particulares debe estar acompañada por el mejoramiento en la prestación del servicio público.

Finalmente, Rojas afirmó que el ‘pico y placa’ todo el día puede incentivar la compra de otro vehículo como quedó demostrado en Bogotá, cuando el exalcalde Samuel Moreno implementó la medida 12 horas.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker