Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Anny De Trujillo

Columnista ElOlfato.com

La decisión de querer salvar el matrimonio

Dándole continuidad al tema anterior: la comunicación como clave eterna del éxito conyugal, quiero recomendarles o sugerirles algunos puntos claves que les podrán ser de mucha utilidad en época de crisis o problemas conyugales, haciendo referencia a una caso que atendí hace unos días. (La comunicación: clave eterna del éxito conyugal)

*Helena, de 30 años, casada hace cinco años con *Andrés, están atravesando una crisis fuerte. Ella me visita para una asesoría familiar y lo primero que me dice es “estoy cansada, no quiero seguir luchando más, esta lucha debe ser de los dos, no de uno solo”. En primera instancia le respondo a Helena: “lo principal es querer salvar el matrimonio, querer, querer”.

Le recuerdo Helena que ante estas situaciones se debe mantener y recuperar un clima de tranquilidad y serenidad, ya que con ofuscarse y desesperarse no se saca nada positivo. Ella me insiste: “siento que estoy luchando sola, ¿cómo se lo hago saber?” Yo le contesto que lo principal es que no pierda la esperanza de querer seguir luchando por el amor.

La oriento diciéndole que lo invite a dialogar, que le explique bien lo que le quiere hacer saber, qué es lo que le está pasando, como se siente, en fin. En el matrimonio se debe buscar un espacio diario para que la pareja dialogue y puedan conocerse cada día más.

No te desgastes Helena en buscar quien tiene la culpa, lo importante es evitar las acusaciones y buscar soluciones, se trata que cada uno corrija o mejore en lo que al otro le molesta para lograr una mejor convivencia; es decir, tener la disposición de reconocer y rectificar sus errores, haciendo el esfuerzo de luchar en corregir los defectos y de pedir perdón cuando sea necesario.

“No es fácil dice Helena”. Yo la entiendo. Cuando se ama, se entrega el 100 % en el amor, se lucha, se sacrifica por amor al otro, ustedes están en los cinco primeros años de casados, están acoplándose el uno al otro, se están conociendo más profundamente, se requiere de mucha comprensión, paciencia y tolerancia; no te des por derrotada tan fácil.

Precisamente quería felicitarte, ya que decidiste buscar ayuda, es buena señal de que lo amas y que deseas seguir luchando por la relación, aunque al principio me dijiste que estabas cansada y te sentías luchando sola, vale la pena en una situación como esta buscar una red de apoyo, es decir; buscar ayuda, sea de un profesional, sacerdote, amigo o familiar que quieran orientarlos en el tema.

Lo espiritual es muy importante. Acudan a su fe y a su religión, pidan el uno por el otro, todas las ayudas son necesarias, esto tranquilaza y ayuda mucho.

La situación de ustedes no es tan complicada, sería muy bueno que invitaras a Andrés a una sesión y él pudiera venir para escucharlo. Siempre será sano conocer las dos versiones, conocer de fondo la situación y luego tener una sesión los tres para que, juntos, analicemos nuevamente el ambiente y así puedan sacar sus propias conclusiones, busquen las herramientas adecuadas en las que se puedan apoyar, logrando así una mejor convivencia.

Hay situaciones más difíciles y complejas, donde toca que uno de los conyugues se retire un tiempo de la casa, lo que llamamos separaciones temporales, porque se están haciendo mucho daño (afectivo, verbal, y hasta físico) y este no es el caso de ustedes Helena; la comunicación también está jugando un papel importante para que exprese cada uno como se está sintiendo.

A Helena la invité reflexionar y que, al irse de mi consulta, organizara sus ideas y pensara qué es lo mejor de ella que le va a brindar a Andrés. Que lo siga amando cada día más y por último, que no olvide que las crisis y problemas se convierten en una oportunidad de crecimiento, cambio y mejora.

*Helena y Andrés no son los nombres reales de la pareja.