Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Investigaciones de la Universidad Nacional revelaron que pacientes con tinnitus podrían tener una solución

Por medio de la técnica Biofeedback una persona aprende a regular la variabilidad de la frecuencia cardiaca a través de la respiración, ésta mostró potencial para disminuir el estrés y la molestia en los pacientes que padecen este problema, para el cual todavía no existe tratamiento.
Salud
Autor: Redacción Salud
Autor:
Redacción Salud
Foto: Unimedios

El tinnitus –o acúfenos– es la sensación de sonido –un pitido– que casi todas las personas han experimentado transitoriamente, pero que para algunas se convierte en una condición permanente que puede resultar en una fuerte incomodidad.

“Así como a algunas personas no les duele un pinchazo y a otras les da mucho miedo, en el caso del tinnitus algunas se acostumbran al sonido, pero otras generan importantes cuadros de depresión, e incluso hay reportes de suicidios”, explica Saida Melisa Carmona Cortés, magíster en Fisiología de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL).

Como fonoaudióloga especializada en Audiología, la investigadora había identificado que en la mayoría de los casos la única respuesta que se les podía brindar a los pacientes con este síntoma –que es una manifestación de una alteración del sistema auditivo– es que debían acostumbrarse a vivir con él.

Para la pérdida auditiva les podemos dar alternativas como audífonos o implantes cocleares, pero para el tinnitus no. En el mejor de los casos, se hicieron pruebas con unos dispositivos generadores de ruido que hacen un sonido de lluvia permanente para el del tinnitus”, asegura la magíster sobre este síntoma que los modelos fisiopatológicos actuales relacionan con el estrés.

Como la fonoaudióloga no estaba satisfecha con decirles a los pacientes que “simplemente no existe una solución”, se embarcó en la tarea de realizar un estudio descriptivo acerca de los posibles beneficios de aplicarles la técnica del biofeedback de la variabilidad de la frecuencia cardíaca (VFC-BF), sobre la que había antecedentes de uso en el manejo del estrés.

Estudios pre y postest

El biofeedback es darle información al paciente en tiempo real sobre una variable fisiológica para que aprenda a visualizarla y a controlarla conscientemente. Con la variabilidad de la frecuencia cardiaca lo que hacemos es una medición a través de electrocardiografía de esas ondas del electrocardiograma y verificar cómo varían a lo largo del tiempo”, explica la magíster.

Para identificar el efecto de una tarea de VFC-BF, la fonoaudióloga trabajó con 10 mujeres y 10 hombres con tinnitus permanente, a quienes les aplicó un estudio pretest–postest para regular esta variable fisiológica con ejercicios de respiración.

A ellos no se les dijo qué se buscaba con el examen para no sesgar sus respuestas, solo se les comentó que les iban a enseñar una manera de respirar, y se hizo una medición subjetiva de la molestia percibida en ese momento por el tinnitus con una escala visual análoga, una regleta de 0 a 10, en la que 0 representa ninguna molestia y 10, la mayor molestia posible.

“El primer registro se realizó durante cinco minutos, luego se hizo un entrenamiento en la técnica, que consistía en respirar un poco más profundo de lo normal, una respiración diafragmática y con unos tiempos controlados según sus respuestas en la medición previa; después de dichos ejercicios los pacientes diligenciaron de nuevo la escala visual análoga para expresar cómo se sentían en ese momento”, detalla la magíster.

Resultados prometedores

Debido al alcance del estudio, la magíster aclara que se obtuvieron resultados estadísticamente significativos en la reducción en la molestia generada por el tinnitus tanto en hombres como en mujeres, medida con la escala visual análoga.

La población del estudio fue dividida en estos dos grupos, ya que la variabilidad de la frecuencia cardiaca se ve afectada por muchos factores, entre ellos algunos hormonales, los cuales cambian entre hombres y mujeres.

Esto permitió identificar que los hombres pueden ser más susceptibles a mejorar con la técnica de biofeedback que las mujeres en las medidas fisiológicas que se realizaron de la variabilidad de la frecuencia cardiaca, lo que se podría sustentar en la hipótesis de la influencia hormonal presente en las mujeres.

“Encontramos que las personas un poco más jóvenes pueden ser más susceptibles a mejorar que las mayores, pero son sugerencias que se deberían aplicar en un estudio de mayor envergadura, con una población más grande y llegar a conclusiones más certeras al respecto”, aclara la investigadora, quien no encontró antecedentes sobre este tipo de iniciativas en el país.

*Con información de Unimedios.