Pasar al contenido principal

Zuly Lugo, la teniente ibaguereña que forjó un precedente en las Fuerzas Militares de Colombia

Esta ibaguereña es un ejemplo de empoderamiento para la historia no solo del Ejército Nacional, sino para la de las grandes mujeres que lograron un cambio.
Ibagué
Autor: Valentina Castellanos Jater
Autor:
Valentina Castellanos Jater

Ser mujer significa fortaleza, y no solo física, sino una que nos lleva a enfrentar los retos que son motivación para algunos y la derrota de otros. Zuly Vanessa Lugo es un ejemplo de esta, ella es una Teniente ibaguereña que ha hecho parte de la historia nacional y se ha convertido en un orgullo departamental.

Nació en Ibagué el 29 de junio de 1992. Creció en un hogar ‘muy tolimense’ de dos jóvenes padres, siendo la hija ‘consentida’ de su familia.

Sus padres siempre han sido muy trabajadores. Su mamá labora en la Universidad del Tolima y su papá es educador físico.

La idea de ser militar nació desde sus raíces, ya que proviene de una familia militar, en la que su abuelo fue Sargento Primero del Ejército.

“Yo crecí en esta familia viviendo el ambiente militar. Cuando yo estaba pequeña no existía la posibilidad de como mujer entrar directamente en la escuela militar, entonces siempre decía que quería estudiar algo ya fuera medicina o veterinaria y después ingresar como Oficial al Ejército”, contó.

Cuando estuvo en grado décimo se dio cuenta que una de las chicas de grado once de su colegio había ingresado a la Escuela Militar. Inmediatamente se contactó con ella y se dio cuenta de que en ese momento se habían abierto las puertas a las mujeres para ingresar como Oficial de Arma, siendo bachiller y teniendo la oportunidad de estudiar lo que ella quisiera.

Ser militar era su sueño, su familia lo entendió y le ayudó a realizar todos los trámites para ingresar a la Escuela Militar en Bogotá.

Y, al ingresar a los 17 años, sintió un cambio muy drástico para su vida, ya que era la niña ‘mimada’ en su casa: “Pasar de estar en la comodidad de mi casa a un ambiente militar fue un cambio muy difícil, convivir con gente de otras regiones, la alimentación, el trato y la disciplina”.

Ser mujer militar

Para nadie es un secreto que esta carrera siempre ha sido en su mayoría ejercida por hombres. Pero cuando se habla de una pasión y un sueño, no hay distinción de género, sexo, raza o religión que valga.

Por ello, aunque ha sido difícil abrirse campo entre tantos hombres, ha logrado ‘escalar la cima’ con esfuerzo y dedicación.

“Soy de la segunda promoción de mujeres con mando de tropa. Para mí esto me llena de orgullo, porque estoy haciendo historia, estoy abriendo camino para otras mujeres que como yo les gusta esta vida militar, para que vean lo lejos que se puede llegar con mucha dedicación”, expresó.

Esta es una prueba de que ser mujer en un ambiente ‘de hombres’, requiere gran capacidad de adaptación, ya que como ella dice ‘este camino no es para todo el mundo’.

Y para ser más conscientes de su empoderamiento, el mayor de sus logros es ser la primera mujer Observadora de Paz del Ejército Nacional en la ONU.

Este gran logro llegó a su vida luego de pasar por un proceso de preparación intelectual y físico, donde fue seleccionada por las Naciones Unidas y el Ejército para hacer una Misión de Paz.

“Esta oportunidad se me dio porque de un tiempo para acá me empecé a interesar en corporaciones de paz y me empecé a preparar en el tema haciendo cursos virtuales y conociendo sobre esto”, señaló.

Estos triunfos personales y profesionales, han hecho que esta ibaguereña sea un ejemplo y un precedente para la historia no solo del Ejército Nacional, sino para la historia de las grandes mujeres que lograron un cambio.

Por ello, siempre ha sido un orgullo para su familia, porque también es una persona muy ‘hogareña’. Y, cuando tiene la oportunidad, regresa a Ibagué, el lugar que la vio nacer y donde estan sus raíces.

Finalmente, espera seguir enfrentando más retos en su vida profesional y personal. Ya que como dicen por ahí ‘lo que es para uno, es para uno’, y esta es su vida, es ella.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker