fbpx Presencialidad en colegios públicos de Ibagué: ¿cómo será el 2022? | ELOLFATO.COM - Noticias de Ibagué y Tolima Pasar al contenido principal

Presencialidad en colegios públicos de Ibagué: ¿cómo será el 2022?

Estos son los desafíos, las inversiones y el futuro que le depara a los colegios oficiales en la ciudad.
Ibagué
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué
Presencialidad en colegios públicos de Ibagué: ¿cómo será el 2022?

El secretario de Educación de Ibagué, Juan Manuel Rodríguez, habló con EL OLFATO sobre el panorama que tiene la ciudad respecto a la presencialidad en los colegios oficiales, la cual, de acuerdo con el alcalde Andrés Hurtado, será del 100% en 2022.

El funcionario explicó que, aunque han sido muchos los desafíos que han enfrentado las autoridades educativas desde el pasado mes de julio –cuando inició el regreso a las instituciones públicas–, la proyección que se tiene para el próximo año lectivo es buena.

Asimismo, recordó que la Administración Municipal y el Ministerio de Educación Nacional están adelantando una 
inversión para que se realicen adecuaciones en los colegios, con miras al retorno de docentes y estudiantes.

EL OLFATO: ¿Cuál es el balance del regreso a clases presenciales en Ibagué y qué se proyecta para el año 2022?

Juan Manuel Rodríguez: El regreso a clases presenciales se
puede considerar positivo. Desde el momento en el que se impartió la orden por parte del Ministerio de Educación, se empezaron a generar estrategias encaminadas al reingreso de los docentes y estudiantes a las aulas de clase. Al día de hoy tenemos la totalidad de instituciones educativas públicas en presencialidad. De ellas están funcionando 192 sedes de
217 existentes en el sector oficial.

E.O: ¿Qué estrategias implementará la Secretaría de Educación para lograr el 100% de presencialidad el otro año, tal y como lo anunció el alcalde Andrés Hurtado?

J.M.R: Los principales inconvenientes radican en los aspectos de infraestructura. En primer lugar, Ibagué tiene una deuda histórica en materia de infraestructura educativa. Son muchas las sedes que se han venido deteriorando con el tiempo y que merecen la realización de unas adecuaciones.

En ese sentido, es importante destacar los $1.448 millones de
recursos FOME y $280 millones de recursos propios, que fueron entregados por parte del Ministerio de Educación Nacional y que por instrucciones del señor alcalde, Andrés Hurtado, serán destinados a la realización de adecuaciones en las sedes de las instituciones educativas que no han podido ingresar.

De este modo esperamos lograr solventar algunos de los inconvenientes que se presentan en dichas infraestructuras.

Por otra parte, tenemos las IE que son objeto de construcción o mejoramientos por parte del FFIE. En estos casos se está trabajando de la mano con los rectores y el Ministerio de Educación, con miras a identificar espacios que eventualmente puedan ser arrendados y permitan que esas IE puedan iniciar en el proceso de presencialidad.

E.O: ¿Cuáles han sido los mayores desafíos en este retorno a clases?

J.M.R: Ha habido distintos desafíos. El primero de ellos el que tiene que ver con la infraestructura. Como se mencionaba anteriormente, había infraestructura deteriorada antes de la pandemia y como consecuencia de la pandemia, terminó de deteriorarse.

El segundo de ellos en relación con los padres, pues muchos sentían y sienten miedo de enviar a sus hijos a las aulas de clase. Sin embargo, se debe destacar que las aulas de clase han demostrado ser seguras. Desde el inicio de la presencialidad solo se han presentado 13 casos de estudiantes o profesores contagiados por COVID-19. No obstante, es importante aclarar que estos casos han sido importados, es decir, las personas han llegado a la institución educativa presentando síntomas y gracias a la efectiva reacción de los rectores y docentes no ha
pasado a mayores.

E.O: ¿Qué porcentaje de instituciones educativas en la ciudad ya tienen clases presenciales?

J.M.R: Tenemos en el sector oficial un total de 60 instituciones,
de las cuales 56 se encuentran en presencialidad, correspondientes a un 93.3%. En relación con sedes educativas, hay un total de 217, de las cuales 192 se encuentran en plena presencialidad, correspondientes a un 88.4%.

E.O: ¿Qué inversiones han hecho la Alcaldía de Ibagué
y el Ministerio de Educación para que la presencialidad
pueda implementarse?

J.M.R: En cuanto a la Alcaldía Municipal, se destinaron recursos propios para gratuidad educativa por un valor de $1.800 millones con libre destinación y para obras de infraestructura física alrededor de $300 millones. El Ministerio de Educación Nacional, a través de recursos FOME, por un monto total de $1.448 millones, específicamente para infraestructura física de las instituciones educativas.

E.O: ¿Qué pasará con el regreso de esos estudiantes que pertenecen a las instituciones educativas que aún están en obras de jornada única?

J.M.R: Al respecto se están evaluando las diversas estrategias planteadas tanto por el Ministerio de Educación nacional, como la Secretaría de Educación Municipal. En ese orden de ideas, debemos establecer que alrededor de 11 mil estudiantes por el momento estarían siendo atendidos con trabajo en casa o lo que llamamos virtualidad académica.

Sin embargo, estamos a la espera de realizar el arrendamiento de distintas infraestructuras físicas para la atención de dichos estudiantes, las adecuaciones de otras infraestructuras que pertenecen al Municipio y la alternancia en instituciones que se encuentran alrededor de aquellas donde se están realizando las obras para el año 2022.

E.O: ¿Por qué es importante que los niños y niñas retomen sus clases presenciales?

J.M.R: A raíz de la pandemia se dio un salto significativo de presencialidad a virtualidad y desafortunadamente ni nuestros
docentes ni nuestros estudiantes estaban preparados para ellos.
Tuvimos muchos docentes que no lograron adaptarse a la virtualidad y el uso de las herramientas tecnológicas, lo que llevó a que se presentara una gran cantidad de renuncias de su parte.

Por otro lado, algunos estudiantes carecían de las herramientas tecnológicas para poder recibir las clases virtuales.

Además, la presencialidad toma bastante relevancia en el entorno social de nuestros educandos, las orientaciones propias en sitio del docente, la no dispersión de la atención a la hora de recibir las clases y sobre todo el mejoramiento continuo en el tema de calidad educativa.

E.O: ¿Cómo afectó la salud mental de los niños la pandemia? ¿Cómo los perjudicó la educación a distancia?

J.M.R: En visitas realizadas por este despacho a cada una de las sedes educativas y las conversaciones uno a uno con estudiantes, docentes, directivos y padres de familia, observamos que indiscutiblemente lo concerniente a la parte social es importantísima ya que esta brinda herramientas socioafectivas y cognitivas básicas para cada proceso de aprendizaje en las aulas, tanto en el concepto académico como en sus personalidades y la formación de la misma.

Igualmente, los docentes nos orientaban que efectivamente
sus estudiantes regresaban con gran temor de estar en espacios
abiertos, de volver a socializar y una afectación bastante amplia
en el tema de atención en cada clase. Sin embargo, hemos venido evolucionando y ampliando cada caso con los 51 psicorientadores dispuestos en cada institución educativa, los cuales han venido subsanando en algunos casos y en otros brindando esa atención profesional requerido a cada estudiante.

E.O: ¿Aumentó la deserción escolar en la ciudad durante la pandemia?

J.M.R: La deserción escolar es medida bajo varios criterios y en un lapso de tiempo. Para ello, se evalúan criterios intraanuales
como la matrícula, el retiro, el traslado y un índice de eficiencia llamado retención, y que se tienen en contextos de tipo social, familiar, individual y del entorno.

Para el año 2020, la Encuesta Pulso Social (DANE – EPS) permitió identificar que en el 87,4% de los hogares continuaron las actividades educativas o de aprendizaje desde que se cerraron las escuelas/colegios a causa de la pandemia y en el 4,5% no continuaron estas actividades educativas. Según el sistema de matrícula SIMAT, el reporte de retirados al mes de agosto es de 102.880 niñas y niños, lo que representa el 1,1% de la matrícula.

Para el caso de Ibagué se tienen proyecciones de deserción escolar de alrededor de un 1,5%, correspondientes a 1.600 estudiantes. Sin embargo, dichas proyecciones estarán sujetas a distintas variables, que serán consolidadas a medida que el proceso de matrícula vaya avanzando durante el mes de noviembre de 2021 y hasta un corte de fecha de enero 30 de 2022. Dicha evolución nos vislumbrará la realidad educativa en cuanto al tema de deserción.

© 2022 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker