Pasar al contenido principal

Médicos explican por qué cerrarían las UCI en Ibagué si las cifras de COVID-19 continúan en aumento

Ciudades como Cali ya han adoptado esta medida. Los médicos hacen un llamado a la conciencia por parte de la ciudadanía y piden restricciones más drásticas.
Ibagué
Autor: Redacción Salud
Autor:
Redacción Salud
Médicos explican por qué cerrarían las UCI en Ibagué si las cifras de COVID-19 continúan en aumento

La situación por las altas cifras del COVID-19 en Ibagué y el Tolima es tan complicada, que ya se ha llegado a hablar de un posible cierre de camas de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI). 

EL OLFATO dialogó con tres médicos especialistas de la ciudad, quienes explicaron por qué se tendría que adoptar a una medida como estas y qué implicaciones tendría. 

Uno de ellos es Rómulo Salazar, intensivista del Hospital Federico Lleras Acosta, quien señaló que para tener una UCI funcional se requieren no solamente dispositivos médicos, sino talento humano e insumos suficientes. (Ver: Alerta en el Hospital Federico Lleras por escasez de medicamentos y alta ocupación de UCI)

"Definitivamente si no se cuenta con el soporte adecuado de insumos, talento humano y todo lo que rodea los servicios de apoyo, pues va a llegar un momento en el que se van a tener que cerrar camas", afirmó. 

Precisamente parte de eso ha faltado en varios momentos los centros asistenciales de Ibagué. Las directivas de los mismos han prendido las alarmas por falta de medicamentos vitales, entre ellos, el oxígeno medicinal.

"Son tantos factores y costos que, dada la situación de alta ocupación, del tiempo de estancia de los pacientes y del gran porcentaje que requieren sedación y relajantes musculares, llega un momento en que los insumos se agotan en las instituciones. Eso hace que la calidad de la atención no sea igual y al no tener dichos insumos, los pacientes van a entrar en riesgo", manifestó Salazar. 

A eso, según el doctor Edwin Torres, internista de la Clínica Sharon, se suma el agotamiento y frustración del personal de la salud, el cual dificulta también la atención médica.  

Y es que, de acuerdo con él, las jornadas laborales de estos trabajadores se extienden hasta 18 y 20 horas al día. 

"Nosotros estamos luchando y el resto de la gente está afuera en la calle disfrutando de sus paseos, con la irresponsabilidad de no aplicar las medidas de bioseguridad", cuestionó. 

"Las posibilidades de tener descanso y vacaciones, de un año y medio para acá ya no existen, porque desafortunadamente no hay cómo reemplazarnos. Irnos significaría más carga laboral para nuestros compañeros", añadió. 

Entre tanto, Harold Trujillo, intensivista de la Clínica Asotrauma, comentó que esos factores mencionados anteriormente no solo se presentan en las instituciones públicas, sino también en las privadas. 

De hecho, recordó que varias de ellas, situadas en la ciudad, han anunciado emergencia funcional por la alta ocupación de UCI y la falta de medicamentos.  

Por otra parte, sostuvo que ciudades como Cali ya tuvieron que recurrir a cierre de UCI por atravesar situaciones similares. 

"Le tocó cerrar un número importante de camas porque no tenían con qué trabajar. Nosotros no somos magos, necesitamos herramientas para poderle brindar la atención adecuada a los pacientes", aseguró. 

"Hemos pedido apoyo al Ministerio de Salud para que nos ayude a que los proveedores puedan entregarnos los insumos a tiempo", agregó. 

Finalmente, concluyó diciendo que un nuevo confinamiento en Ibagué, como el que propuso el secretario de Salud del Tolima, Jorge Bolívar, es una medida necesaria en medio de toda esta crisis. (Secretario de Salud del Tolima propone confinamiento total de 15 días en Ibagué por nuevo 'pico' de COVID-19)

"Estas dos semanas nos van a permitir disminuir el trauma y la atención de pacientes en las UCI. Vamos a afectar la parte económica, pero aquí prima la vida", acotó. 

Temas relacionados 
© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker