Pasar al contenido principal

¿Cómo afrontar el duelo por la muerte de un familiar a causa del COVID-19?

Una psicóloga forense y un representante de la iglesia católica hablan de cómo sobrellevar el dolor por la partida de un ser querido en esta época.
Ibagué
Autor: Natalia Cubides
Autor:
Natalia Cubides
¿Cómo afrontar el duelo por la muerte de un familiar a causa del COVID-19?

En algún momento de la vida, todos los seres humanos han tenido que enfrentar la muerte de un ser querido. No obstante, los fallecimientos causados por COVID-19 han sido especialmente difíciles.

Dar el último adiós a esta persona que perdió la batalla contra el coronavirus, ahora se limita a una pantalla que impide dar una despedida formal a ese familiar que ya no estará más.

El aislamiento que se exige para prevenir el contagio de la enfermedad hizo que los ritos funerarios de todos los grupos religiosos cambiaran totalmente y que los dolientes no puedan ni siquiera ver por última vez al difunto.

Según Lida Mayerli Vargas, psicóloga jurídica y forense, durante la pandemia las despedidas han sido más duras e inesperadas y, por estas razones, requieren de mayor atención y acompañamiento.

"El duelo en esta época es una problemática que nos ha tocado a todos, de alguna manera. Antes las pérdidas eran más distantes, en este momento es más seguido que las personas estén muriendo, y la muerte se está naturalizando", indicó. 

"Las personas no pueden ni siquiera tener un proceso de velación, de despedida, simplemente a quien fallece lo empacan en una bolsa directo al crematorio. Entonces se está perdiendo todo ese proceso de los rituales funerarios tradicionales, el cual ayuda a superar el duelo", añadió. 

Así las cosas, dijo que para sobrellevar ese duelo, lo más importante es monitorear las emociones que se estén sintiendo en ese momento, identificarlas y vivirlas libremente, sin cohibirse, con el fin de exteriorizarlas. 

En ese sentido, precisó que medicar a las personas, como se hace en muchas ocasiones procurando que "esté más tranquila", no es lo más recomendable. 

"Llorar sirve porque libera las emociones de la persona que está pasando por ese difícil momento. Llegará el momento en que no saldrán más lágrimas y finalmente podrá sacar ese dolor", explicó. 

De esa manera, sostuvo que es de vital importancia igualmente contar con la compañía de la familia y otros seres queridos, quienes, sin revictimizar al doliente ni llegar a ser demasiado compasivos, pueden mitigar esa tristeza. 

"Es fundamental que quien acompaña identifique cómo se siente a gusto la persona. Si quiere hablar, si no, hay que dejar que las personas vayan dando voces de lo que quieren. En ese sentido, hay que estar presentes y manifestar el apoyo", acotó. 

Entre tanto, manifestó que cuando ya el duelo pase al límite de la depresión, es crucial que se busque ayuda profesional de un psicólogo clínico. 

"Al psicólogo pueden ir todas las personas que en un momento de estas crisis necesitamos una orientación y que nos escuchen de una forma imparcial. En la depresión se ve oscuro, no se encuentra sentido, y allí es donde se quiere que las personas a nuestro lado ayuden a mitigar el dolor", concluyó. 

EL OLFATO también dialogó con Monseñor Gustavo Vásquez, Vicario General de la Diócesis de Ibagué, para que mencionara de qué manera la iglesia católica está contribuyendo en momentos como estos. 

El sacerdote aseguró que como "tratamiento paleativo" se están desarrollando los funerales con las cenizas del difunto y la presencia de los parientes más cercanos. Dichas eucaristías son transmitidas por plataformas digitales con el fin de que más allegados puedan participar. 

"La iglesia ha estado acompañando a los difuntos para que no se vayan sin despedida. Esto se ha hecho a través de los capellanes de los cementerios de la ciudad, como Los Olivos, San Bonifacio y La Milagrosa", afirmó. 

"La iglesia ha garantizado la despedida fúnebre, las palabras de consolación y ante todo la celebración de la santa misa", agregó. 

Expresó que también se han abierto espacios para celebrar los novenarios y las eucaristías con intenciones de las familias. "Abrimos nuestros templos para acoger a las personas que quieran que oremos por sus parientes", sostuvo. 

De esa manera, dijo que siempre se invita a los fieles a que la oración sea su fuente de fortaleza para afrontar el duelo. 

"Con nuestros difuntos nos queda recordarlos, agradecer a Dios por la vida que compartieron con nosotros y tenerlos siempre presentes en nuestra vida, con sus valores y principios", finalizó. 

Por último, recordó que la iglesia invita a las personas a que aprovechen los recursos que Dios permite alcanzar para poder superar la adversidad. 

"Además de los cuidados de bioseguridad, también hacemos el llamado a vacunarse, porque los medicamentos que vayan a contrarrestar los efectos nocivos del virus también son regalo de Dios. Debemos pensar en nosotros y en los demás", puntualizó. 

Temas relacionados 
© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker