Pasar al contenido principal

2020 y 2021: dos años de renuncia docente masiva en Ibagué por dificultad en manejo de las TIC

La Secretaría de Educación Municipal entregó a EL OLFATO un informe que evidencia la salida de más de 300 profesores en este periodo de tiempo.
Ibagué
Autor: Natalia Cubides
Autor:
Natalia Cubides
2020 y 2021: dos años de renuncia docente masiva en Ibagué por dificultad en manejo de las TIC

Estos últimos dos años, sin duda, han representado cambios radicales en las formas de vivir, pensar y trabajar. 

Precisamente, en este último ámbito, las rutinas de docentes y estudiantes tuvieron un giro de 180º cuando inició la pandemia del COVID-19. De las aulas de clase se pasó a una pantalla que limitó mucho la interacción entre ellos, y por ende, el proceso de enseñanza – aprendizaje presentó diferentes dificultades. 

Una de esas, que tal vez fue y ha sido la más evidente, es el manejo de las herramientas tecnológicas tanto para los profesores (en su mayoría quienes ya son pensionados) como para los alumnos que no tenían fácil acceso a ellas. 

Pues tal fue la complejidad a la que se vieron enfrentados los maestros con las TIC, que muchos de ellos prefirieron dar un paso al costado y renunciar a sus labores en las instituciones educativas de la ciudad. 

Un informe de la Secretaría de Educación de Ibagué da cuenta de que, durante todo el 2020 y hasta agosto de 2021, un total de 309 docentes se retiraron de su trabajo

De acuerdo con la dependencia, el análisis que se ha hecho es que gran parte de esas dimisiones se presentaron por la dificultad para llevar a cabo las clases de forma virtual y por el desconocimiento en la utilización de las herramientas tecnológicas.   

“Muchos de los docentes decidieron presentar su renuncia ante las situaciones derivadas de la pandemia.  Algunos de ellos estuvieron muy atentos a capacitarse en las herramientas tecnológicas y lograron realizar la transición a este proceso de la mejor manera.  Sin embargo, hubo algunos para quienes fue muy difícil y esta es la razón principal para propiciar su renuncia”, explicó Juan Manuel Rodríguez, jefe de esa dependencia. 

“De igual manera, con el reingreso a la presencialidad también se han dado varias renuncias que han estado sustentadas en el miedo o dificultad para volver a las aulas de clase”, precisó. 

De esa manera, detalló que las salidas fueron reportadas así:

En ese sentido, el funcionario reconoció que, aunque los profesores hicieron lo que pudieron en el marco de una situación que llegó de un momento a otro y pusieron todo su empeño para dar cumplimiento a sus clases, la falta de participación de algunos estudiantes también los frustró

“Esta era una situación de doble vía en la que no solo se requiere las estrategias pedagógicas establecidas por los docentes, sino también la participación de los estudiantes en las mismas, y desafortunadamente eso no ocurrió en todas las circunstancias, pues muchos estudiantes no estaban realmente atentos a los temas impartidos”, sostuvo Rodríguez. 

Así, señaló que esas renuncias han afectado el desarrollo de los procesos educativos, pues el Municipio debe resolver la continuación de las clases hasta que sean seleccionados los respectivos reemplazos por el Ministerio de Educación.

“Una renuncia perjudica durante el tiempo que se tarda su aceptación y el tiempo que se va a suplir a través de sistema maestro. Esto conlleva un tiempo durante la convocatoria y posterior calificación, lo que supone que los faltantes se deban cubrir con horas extras o en algunos casos incluso sin poder orientar la clase”, afirmó.  

“Una vez se presenta la renuncia se realiza la aceptación de la misma mediante acto administrativo. No se debe cumplir ningún requisito para la renuncia. Su reemplazo se realizará a través del sistema maestro dispuesto por parte del Ministerio de Educación Nacional”, agregó. 

La presencialidad

Finalmente, el Secretario destacó que, paralelamente al ambiente causado por la pandemia, la dependencia a su cargo ha establecido dos líneas. La primera de ellas es la encaminada al retorno progresivo y seguro de los estudiantes a los colegios de la ciudad.  

“Para ello se destinaron unos recursos de más de $2.000 millones, con los que se adquirieron elementos de bioseguridad para todos los 80.000 estudiantes del sector oficial y un total de 3.600 funcionarios del cuerpo docente y administrativo. Igualmente se destinaron elementos como lavamanos portátiles, jabón líquido, toallas, entre otros”, expresó.

Por otro lado, de acuerdo con Rodríguez, se encuentra la labor que viene adelantándose desde la dirección de calidad educativa, la cual está focalizada en la pedagogía en tiempos de pandemia, “todo aunado a que el curricular sea eficiente a la hora de establecer la rutas de mejoramiento para tal fin”, finalizó. 

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker