Pasar al contenido principal

Usted está aquí

El diseño de sonrisa: ¿Moda o necesidad?

En esta oportunidad les contaré quiénes pueden acceder a este procedimiento, si es necesario o no desgastar los dientes y los riesgos de realizarse un diseño de sonrisa en los famosos ‘consultorios de garaje’.
Salud
Autor: Sandra Marín
Autor:
Sandra Marín

El diseño de sonrisa es una tendencia que día a día gana más espacio en nuestra sociedad, sin importar la condición social y económica de los pacientes.

Este procedimiento que, sin lugar a dudas, mejora la autoestima e impacta en la calidad de vida de las personas. 

No obstante, es necesario conocer en qué consiste este tratamiento, qué se debe tener en cuenta y -muy importante- no caer en manos de odontólogos que no están preparados para realizar diseños de sonrisa, pues hay daños y lesiones irreversibles que no se pueden corregir después.

¿Cuándo es ideal realizarse un diseño de sonrisa?

Existen pacientes que presentan machas en los dientes por el consumo de medicamentos, deficiencias de calcio, defectos en la estructura dental, dientes muy amarillos o muy cortos. En estos casos el paciente es apto para realizarse un diseño de sonrisa.

¿Se deben desgastar mis dientes?

Cuando hablamos de estética dental debemos tener presente que para mejorar la sonrisa, no debemos deteriorar la salud de los dientes.

Existen láminas cerámicas de 0.1 hasta 0.3 micras que permiten la adhesión en la superficie del esmalte, sin tener que realizar un desgaste invasivo. Recuerde que el esmalte dental es el encargado de proteger sus dientes.

¡Cuidado con las promociones!

De eso tan bueno no dan tanto y lo barato sale caro. Esos dos dichos populares aplican también para los diseños de sonrisa.

No caiga en engaños de promociones de 2 x 1 y otros ganchos más que utilizan para atrapar pacientes.

A mi consultorio llegan cada día personas que necesitan corregir intervenciones hechas de manera incorrecta, las cuales afectan la salud oral.

Por ejemplo, cuando una carilla se hace sin respetar el contorno del diente, es decir, que el espesor ha quedado con mucho volumen, los dientes están propensos a la acumulación de placa bacteriana, generando caries recurrentes, mal aliento y enfermedades periodontales.

Asimismo, cuando las carillas invaden el espacio de la encía, y estas no quedan bien adaptadas, se generan enfermedades periodontales, inflamación y sangrado e infecciones en los tejidos que soportan los dientes. Si estas enfermedades no son solucionadas a tiempo puede presentarse la pérdida de los dientes.   

Tampoco es viable realizar un diseño en pacientes que presentan mala oclusión, lo que popularmente se conoce como “dientes torcidos”.