Pasar al contenido principal

Concejal de Ibagué reta a los puños a otro cabildante en pleno debate

La inusual propuesta la hizo el concejal de Cambio Radical, Ferney Varón, quien ha tenido un discreto estreno como cabildante de la ciudad.
Poder
Autor: Redacción Política
Autor:
Redacción Política

Un debate de control político a la gerente de Infibagué, Paola Álvarez, terminó en un inusual episodio en el Concejo Municipal: un cabildante retó a otro a dirimir sus diferencias a los puños, en una jaula de lucha libre.

Habían transcurrido tres horas de discusión virtual entre los 19 concejales de la ciudad, cuando el cabildante de Cambio Radical, Ferney Varón Ochoa, advirtió su incomodidad por las críticas que habían hecho sus compañeros de curul Javier Mora (Liberal) y William Rosas (Alianza Verde), quienes coincidieron en señalar que el debate había sido flojo y que hubo más “ovaciones” a la funcionaria citada que control político.

Eso despertó la ira del casi desconocido concejal Varón Ochoa y de inmediato lanzó la polémica propuesta.

“Yo no soy ningún lambón. Al césar lo que es del césar y a Dios lo que es de Dios. Y si la doctora (Paola Álvarez), para mí, en lo personal, me parece que tiene calidad humana, es eficiente en los temas y las tareas. Y si alguien tiene algún tema conmigo personal, que me lo diga. Hay un amigo que se llama Mauricio Otálora, que él tiene una jaula de las mixtas (de combate), y ahí nos encontramos. No tengo ningún problema”.

Agregó, que no iba a permitir que sus compañeros del Concejo “le dieran madera” y que su espacio en la corporación se lo ganó en las urnas, solo.

Yo no soy ningún lambón, porque yo no tengo jefes políticos, ni acá me montó un papá político, ni un padrino, ni soy el marido de un político, tampoco, nada; soy muy respetuoso con cada uno de ustedes”, expresó.

Antes de concluir su acalorada intervención, Varón reiteró su disposición de “ponerse los guantes y las botas” para pelear con los concejales que tengan diferencias de pensamiento con él.

Después del reto público, el concejal William Rosas dijo que lamentaba que su compañero hubiera tomado el asunto como personal y que él no tiene como costumbre resolver los problemas a los golpes.

“Presentar disculpas si él lo entendió así; y mucho menos yo irme a las manos con un compañero (…) Yo lo llamé y le pedí que no lo entendiera así. Quedo triste si lo entendió así. Y mucho menos que alguien me diga, a mi edad, que vaya a las manos. Yo ya no estoy en esas condiciones. Yo no soy quien para ridiculizar a nadie”, respondió Rosas.  

Finalmente, el debate de control político pasó a un segundo plano y en la gerente de Infibagué, Paola Álvarez, terminó favorecida con la incómoda situación.    

© 2020 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker