Pasar al contenido principal

Carta abierta al ministro de Minas, Germán Arce

Señor Ministro:

El pasado domingo 26 de marzo el municipio tolimense de Cajamarca (el cual seguramente usted no conoce), decidió en ejercicio del mecanismo constitucional de la Consulta Popular dar un NO rotundo al desarrollo de proyectos mineros dentro de su territorio.

Para entrarlo en contexto, esta población, ubicada en el Cañón de Anaime entre los ríos Anaime y Bermellón, es considerada la despensa agrícola de Colombia toda vez que los productos sembrados en sus montañas (las mismas que el Ministerio está empeñado en concesionar) alimentan los hogares de millones de colombianos en Bogotá, Cali, Ibagué y Armenia.

Es tal su importancia agrícola que en el año 2013 estuvo a punto de ser declarado mediante ley de la República como zona estratégica para la producción de alimentos pero por galimatías del derecho, como esas que usted Señor Ministro a expuesto ante diferentes medios de comunicación, el proyecto fue archivado por la Cámara de Representantes.

No pasaron doce horas después de la contundente votación donde el 97.92% de los ciudadanos Cajamarcunos participantes le cerraron la puerta a la minería en su Municipio, en especial al proyecto La Colosa que amenaza con destruir esa vocación agrícola cuando usted, en su condición de Ministro, silencioso hasta este momento frente al tema, emprendió toda una estrategia mediática para hacerse ver, escuchar y leer por todo el país descalificando los efectos jurídicos y el carácter obligatorio y vinculante de la Consulta Popular, afirmando categóricamente que la decisión del pueblo de Cajamarca no afectaba el futuro del mencionado proyecto.

Las dudas y cuestionamientos que en el pasado se plantearon por el Gobierno Nacional frente a la competencia constitucionalmente asignada a los Municipios para ordenar su territorio mediante la clasificación y reglamentación de los usos del suelo, tomar las medidas necesarias para preservar y defender su patrimonio ambiental, restringir actividades mineras y convocar consultas populares han sido resueltas por la Corte Constitucional (Sentencias C-123/14, C-273/16) y el Consejo de Estado, así usted Ministro pretenda ahora desconocerlo.

La seguridad jurídica de las empresas mineras que tanto defiende no puede ir mas allá de respetar la licencia de exploración que le fuera otorgada y no implica, bajo ninguna circunstancia, que la misma obligue a que la Agencia Nacional de Minería tenga forzosamente que otorgar licencia de explotación o que la Agencia Nacional de Licencias Ambientales deba expedir licencia ambiental al proyecto La Colosa, trámites administrativos que aún no se han surtido y que luego del resultado de la consulta no podrán adelantarse lo cual no significa que se este cambiando la ley, por el contrario, se esta dando aplicación a la misma partiendo del reconocimiento de la jerarquía normativa que tienen las disposiciones constitucionales (Art. 4 C.N.) y las leyes estatutarias (Leyes 134/94, 1757/15) que se encargan de desarrollarlas.

Quien esta promoviendo un comportamiento contra la ley es usted Ministro al pretender desconocer los efectos y alcances de la Consulta Popular, asegurando la posibilidad de reconocer situaciones administrativas a la Compañía AngloGold Ashanti pese al resultado. Eso Ministro seria prevaricar.

Colombia es un Estado Social de Derecho, no una dictadura, democrático, participativo, pluralista, que reconoce la autonomía de las entidades territoriales y se fundamenta sobre el principio de la soberanía popular del cual emana el poder público siendo esta la razón para elevar a rango constitucional los mecanismos de participación ciudadana.

Ministro la decisión tomada mediante la consulta popular, así no le guste, es legitima, no trate de menospreciar o ningunear al pueblo Cajamarcuno y menos engañar a todos los Colombianos con argumentos ambiguos e imprecisos. Si usted al igual que yo tiene la bendición de ser padre, recuerde que ni todo el oro del mundo podrá compensar el daño que le causara a nuestra tierra con su posición radical y absurda de condenar a la despensa agrícola de Colombia a su desaparición. CAJAMARCA SE RESPETA!

@camilodelgadoh

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker