Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Editorial

Editorial EL OLFATO
elolfato

Carta abierta a los candidatos a la Alcaldía de Ibagué y la Gobernación del Tolima

EL OLFATO invita a todos los candidatos a la Alcaldía de Ibagué y a la Gobernación del Tolima a que escriban sus propuestas sobre empleo, productividad, movilidad, infraestructura, salud, escenarios deportivos, lucha anticorrupción y finanzas públicas, para ser publicadas en la sección de Opinión de este medio de comunicación.

La campaña electoral entró en su recta final. En 34 días se elegirán los nuevos mandatarios local y departamental, y se hace necesario que los electores conozcan detalladamente cuáles son sus propuestas y sus compromisos.

Por esa razón, EL OLFATO invita a todos los candidatos a la Alcaldía de Ibagué y a la Gobernación del Tolima a que escriban sus propuestas sobre empleo, productividad, movilidad, infraestructura, salud, escenarios deportivos, lucha anticorrupción y finanzas públicas, para ser publicadas en la sección de Opinión de este medio de comunicación.

Estas columnas serán publicadas en la edición digital y permanecerán para siempre en nuestra plataforma virtual, de forma tal que los ciudadanos puedan informarse y, en el futuro -cuando resulten elegidos-, verificar el cumplimiento de lo que prometieron en campaña.

Este ejercicio es fundamental en estos procesos democráticos, puesto que los políticos dicen unas cosas en campaña y hacen otras muy diferentes cuando tienen el poder en sus manos.

Para no ir muy lejos, el saliente alcalde de Ibagué, Guillermo Alfonso Jaramillo, hace cuatro años lanzó su campaña en el lugar donde estaban abandonados los tubos que compró el exgerente del Ibal Alberto Girón, porque este sitio era uno de los “templos de la corrupción” de la ciudad.

Allí, prometió luchar contra la corrupción y hoy su gobierno concluye con serios cuestionamientos de transparencia, varios funcionarios y exfuncionarios de su administración procesados por la Fiscalía General de la Nación, incluido su candidato a la Alcaldía de Ibagué: Alberto Girón, el mismo que compró los tubos del Ibal hace más de 10 años, durante la administración del exalcalde Jesús María Botero.

Jaramillo también habló de grandes proyectos de infraestructura para Ibagué, planteó varias Alianzas Público Privadas (APP) para desarrollarlas y al final todo se quedó en promesas. (Los cinco 'megaproyectos' que Jaramillo quiere sacar adelante con alianzas público-privadas)

Por ejemplo, prometió un cable aéreo que iniciaría en el cerro de Pan de Azúcar y conectaría con el sur de Ibagué, prometió un viaducto en la calle 60 con carrera Quinta, prometió una moderna central de abastos y un nuevo centro de convenciones, en asocio con la Cámara de Comercio de Ibagué.

Estos proyectos se quedaron en el aire, la lucha contra la corrupción tampoco prosperó y, como estrategia distractora, aceleró la instalación masiva de parques biosaludables.

Según dijo Jaramillo a Noticias Caracol, ha invertido cerca de $50.000 millones en estos parques, una cifra muy superior a lo que costaba el deprimido de la calle 60 sobre la carrera Quinta. (El deprimido de la calle 60, una obra que no fue por los cálculos políticos de Barreto y Jaramillo)

En septiembre de 2017, el secretario de Hacienda de Ibagué, Juan Espinosa, dijo que la obra costaría $34.000 millones y que se realizará en un plazo de 18 meses.

¿Por qué un veterano político prefirió gastarse $50.000 millones en parques y no hacer una gran obra de infraestructura que costaba mucho menos? Seguramente porque era más rentable tener contentas a las bases populares para abrirle camino a su candidato a la Alcaldía de Ibagué.

No es casual que los parques que inaugura Guillermo Alfonso Jaramillo por estos días amanezcan con publicidad política de Alberto Girón. Sobre esto último, la Procuraduría no dice nada.

Así pues, para que la historia no se repita y queden evidencias de las promesas de los candidatos, esperamos las columnas de opinión de todos los aspirantes a la Alcaldía de Ibagué y la Gobernación del Tolima.