Pasar al contenido principal

Así es el proceso de recuperación de pacientes con COVID-19

El tiempo de recuperación varía entre las personas, sin embargo, pueden presentarse consecuencias adicionales a quienes estuvieron en UCI.
Nación
Autor: Redacción Nación
Autor:
Redacción Nación

La recuperación del COVID-19 es un aspecto del cual se sigue estudiando y aprendiendo. Se parte del hecho de la diferencia de síntomas entre una y otra persona, del no presentarlos o del requerir una UCI, por lo cual se está viendo en el mundo, así como en Colombia, diferentes caminos y procesos de recuperación.

Si bien es cierto que el tiempo en UCI puede ser diferente para cada uno de las pacientes, así como al no existir terapia puntual para la enfermedad, el manejo puede diferir entre las personas. Es importante destacar que se ha documentado que las personas con comorbilidades cardiovasculares incluidas hipertensión, metabólicas como diabetes, pulmonares, inmunodeficiencias, condiciones como el ser adultos mayores, tener algún factor de riesgo como obesidad o tabaquismo, entre otras variables, pueden presentar un curso y desenlace impredecible.

“Lo cierto es que el solo estar en la UCI condiciona consecuencias nutricionales, físicas, neuromusculares, mentales, entre otras”, explicó José Alejandro Mojica, médico pediatra infectólogo de enfermedades transmisibles del Ministerio de Salud y Protección Social, sobre la evolución del COVID-19.

Algunos estudios indican que el virus puede dejar secuelas en órganos como pulmones, riñón, corazón e hígado. Sobre todo, en los que tuvieron compromiso severo al requerir hospitalización o fue critica su condición y requirió monitoreo en cuidado intensivo o ventilación mecánica.

“Ante esto es importante destacar también que un gran porcentaje de la población diagnosticada y es la gran mayoría, cursan la enfermedad con cuadro clínico leve y hay otro grupo que son totalmente asintomáticos, que para Colombia de los 120.280 confirmado con corte el 7 de julio, el 11.3% (13.600) no presentan síntomas, lo que hace más difícil determinar criterio de curación, en estos casos debe tenerse en cuenta el concepto de recuperado, al tener pruebas diagnósticas moleculares SARS-CoV2 negativas, que por lo general para algunos se logra luego de completar aislamiento respectivo”, comentó Mojica.

Promedios

A partir de esto, y analizando los comportamientos de la enfermedad en diferentes países, la Organización Mundial de la Salud OMS, estima que el promedio de duración del virus en el cuerpo es de dos semanas mientras incuba y aparecen los síntomas, al día 7 de iniciados los síntomas por lo general es cuando se requiere hospitalización, aproximadamente al día 10 o antes inicia compromiso agudo respiratorio y entre el día 11 y 12 desde iniciado el cuadro clínico, usualmente ingresa a UCI.

Y es en promedio también de dos semanas el tiempo de estadía en terapia intensiva -y aproximadamente el mismo de mínimo dos semanas- para que desaparezcan los síntomas agudos y molestos o síntomas leves en la gran mayoría delos pacientes y que provocó el virus en su cuerpo, así como el agotamiento físico y cansancio residual que muchas veces perdura varios días e incluso meses posterior a padecer la enfermedad.

Las secuelas van desde agudas a crónicas y depende de muchos factores y condiciones del paciente: por un lado, están los que luego de pasar la fase crítica de UCI, que requirieron ventilación mecánica y una vez superada la fase aguda, el ventilador es retirado, e inician respiración espontánea, cursando su proceso de recuperación inicialmente intrahospitalario y luego ambulatorio.

Pacientes agudos

“Por otro lado, están los pacientes que superan la fase aguda del COVID-19, y no se logra destetar del ventilador, son los pacientes que necesitan “ayuda para respirar” y requieren ventiladores para uso continuo en su casa y además de un centro de cuidado intensivo crónico, su recuperación es lenta y a largo plazo se observa la lenta progresión”, mencionó Mojica.

También es importante resaltar que se pueden tardar algunas semanas en que recobren algunos de los sistemas afectados, como por ejemplo el olfato y gusto, comprometidos en un porcentaje importante de los pacientes sobre todo los adultos; “y en general la total recuperación puede pueden durar de varias semanas a muchos meses y se requiere atención y manejo integral que incluye: fisioterapia, rehabilitación, Terapia respiratoria, ocupacional, física y cardíaca, fonoaudiología, entre otras, todo esto es lo que va a impactar en la calidad de vida del paciente que sobrevive al COVID-19”, indicó el doctor Mojica.

Debemos estar preparados tanto para las respuestas en la fase aguda, como para la atención de los posibles daños crónicos que está dejando la enfermedad grave y el tiempo prolongado en UCI. A 6 meses de la Pandemia por COVID-19 y no sabemos realmente consecuencias en el paciente a largo plazo, como será su recuperación después de meses e incluso luego de años y aunque sabemos que en este momento en Colombia, más del 50% que ingresan a UCI logran sobrevivir, su calidad de vida, secuelas incluso de por vida, no lo sabemos”, agregó.

Por último, la salud mental de estos pacientes se puede ver afectada, algunos sufren por varios meses estrés post traumático, depresión, ansiedad, alteración en concentración, en la memoria y en seguir actividades cotidianas e incluso muchos de ellos no pueden seguir sus actividades laborales, es decir no pueden llegar a la normalidad totalmente.

“Por todo esto el llamado es a seguir impulsando las medidas de autocuidado y del cuidado de los que nos rodean, aislamiento social, distanciamiento físico, lavado de manos, limpieza y desinfección de superficies y el buen uso del tapabocas para evitar enfermarnos y así detener la progresión de esta pandemia”, reiteró Mojica.

Diseño y desarrollo web por Micoworker
© 2020 All reserved rights.