Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Adiós a la tusa: olvidar a su ex sí es posible

Chiquinquirá Blandón, psicóloga especializada en trabajo clínico y actual directora de la Clínica del Amor, en Medellín, afirma que lo importante es llegar a un proceso de “aceptación, control de la mente y disposición de olvidar y superar”.
Salud
Autor: elolfato.com
Autor:
elolfato.com

“No hay mal que dure 100 años ni cuerpo que lo resista” dice un adagio popular. Y el mejor escenario para ponerlo a prueba es una ruptura amorosa.

Quien vive una tusa se encierra en su dolor. Cree que no podrá superarlo y que su vida, sin ese ser amado, carece de todo sentido. Afortunadamente, el despecho es momentáneo y, tarde o temprano, las heridas sanarán.

La tusa es una sensación temporal en la que confluyen síntomas como el insomnio, la falta de apetito y la tristeza profunda e inexplicable. Aunque muchas veces resulta inevitable experimentar desconsuelo por el fracaso amoroso, quien lo vive debe entender que no puede ser un estado permanente: debe levantarse, abrir las persianas y continuar con su vida.

Chiquinquirá Blandón, psicóloga especializada en trabajo clínico y actual directora de la Clínica del Amor, en Medellín, afirma que lo importante es llegar a un proceso de “aceptación, control de la mente y disposición de olvidar y superar”.

“Cuando uno termina una relación es como entrar en un estado de ‘shock’, dado que el sentimiento es muy fuerte. Por eso, la respuesta natural de muchas personas es negar el hecho y creer que son incapaces de vivir con el dolor de la ruptura”, agrega la especialista.

Para reparar el corazón con prontitud y detener el sufrimiento por la relación fallida, la psicóloga Chiquinquirá Blandón recomienda lo siguiente:

Tomar distancia: Terminar una relación amorosa e intentar convertirla en amistad, es un grave error. Lo mejor es tomar distancia mientras ambos aclaran sus sentimientos, lo mejor es evitar todo tipo de contacto: adiós a las llamadas, los correos y los chats. Y dejar de seguirle la pista en las redes sociales o a través de amigos en común.

No rogar: Es el segundo error más grave en el manual de superación de la tusa. Ante todo, el amor propio. No hay que rogar ni suplicar amor a quien tomó la decisión de romper la relación, y no olvide, encerrase tampoco es la solución.

No hacerse falsas ilusiones: Decirse a sí mismo “si la vida nos tiene para estar juntos, más adelante pasará” no es una buena idea. Los milagros no existen. Cuando no exista ningún sentimiento positivo o negativo por la expareja, sabrá que quedó en el olvido.

Cuando la tristeza, la rabia y el dolor se disipen, puede decir victorioso que la tusa se acabó y que su ex es un capítulo cerrado.