Pasar al contenido principal

¿Y para qué la Cámara de Comercio?

Esa es una de las preguntas que constantemente se hacen algunos empresarios de la ciudad, sobre todo cuando se acercan los últimos días del mes de marzo de cada año y se debe cumplir con la obligación de renovación del Registro Mercantil.

Colombia cuenta con 57 cámaras de comercio que representan y agrupan las cerca de un millón seiscientas veinte mil empresas que tiene el país; las cámaras de comercio son personas jurídicas sin ánimo de lucro, de carácter corporativo y gremial con funciones públicas establecidas por ley, adicionalmente juegan un rol sumamente importante en el desarrollo empresarial, toda vez que ejercen vocería y representación frente a los gobiernos locales y nacional; ejecutan planes y proyectos que propenden por la mejora sustancial de los empresarios que pertenecen a cada una de ellas.

En el Departamento del Tolima se encuentran tres de ellas, la del norte del Tolima con sede en Honda, la de Sur y Oriente del Tolima con sede en El Espinal y la de Ibagué (CCI) que agrupa once municipios. Esta ultima la más importante y más grande contando con poco más de veintiséis mil empresas en su registro. Recientemente la CCI ha sido noticia por sus logros, pero también por los desaciertos y algunas desafortunadas decisiones que nada tienen que ver con su grupo profesional de funcionarios; pasando a ser cuestionada por la ciudadanía, estos problemas que muchas veces son generados a nivel de la junta directiva haciendo que los empresarios no se sientan identificados. La CCI es el reflejo de los empresarios de la región, es una entidad que ha sido punta de lanza en desarrollo regional desde la apropiación de los diferentes clústeres, el desarrollo de proyectos como acelera región, transformación digital, mercados campesinos o el programa de tenderos, programas de formación sectorial y capacitación a la medida, hasta ferias locales, regionales y nacionales son parte de algunos de sus logros, de los cuales se han beneficiado muchos empresarios.

Más allá de entrar a cuestionar las diferentes actuaciones de las directivas de una entidad que es sumamente importante en la ciudad, es una invitación a trabajar en equipo articuladamente y alejados de intereses personales y a crear y ejecutar un plan de acción en el que se vean identificados los empresarios, con metas a mediano y largo plazo, donde se prioricen sectores con potencial de crecimiento y se fortalezcan los existentes y lo más importante que se dé continuidad a los procesos  porque es que es muy difícil que una institución que ha cambiado 6 presidentes ejecutivos entre interinos y titulares en los últimos 10 años tenga un ejercicio óptimo de planeación estratégica. Tratar de estructurar planes estratégicos y separar las agendas gremiales y políticas no es tarea fácil y quizás es uno de los puntos más complejos, porque hay momentos en los que uno se pregunta ¿la CCI debe trabajar de la mano con la Alcaldía y la Gobernación o el alcalde y el gobernador? aunque a simple vista parece ser algo igual, hay que saberlo articular y diferenciar para no terminar ejecutando los planes de gobierno o peor aún diferentes entidades haciendo las mismas acciones repetitivas, sin optimizar procesos y recursos y lo más complejo sin generar crecimiento regional.

Quizás sí se establece o se ejecuta el plan estratégico “en caso de que se tenga” el resultado puede ser diferente y es que con la actual “ventaja competitiva” que tiene la región derivada de las mega obras en infraestructura que se están ejecutando, urge que se tengan claros los ejercicios de planeación estratégica para aprovechar los posibles servicios logísticos necesarios, turísticos por la alta afluencia de visitantes y empresariales necesarios para aprovechar dicha ventaja.

De seguir así las cosas por la Cámara de Comercio de Ibagué pasaran presidentes ejecutivos y miembros de junta y no quedará evidenciado la ejecución del plan de acción que se vea materializada en el fortalecimiento del tejido empresarial y la diversificación de empresas y sectores y algunos microempresarios que son cerca de 97% del total registrados no se sentirán representados y no le verán las bondades a la Cámara de Comercio, repitiendo otra vez la pregunta ¿Y para que la Cámara de Comercio?

Diseño y desarrollo web por Micoworker
© 2020 All reserved rights.