Pasar al contenido principal

¿Y cuándo hablaremos de movilidad en serio?

Investigación
Autor:
Autor:

Fotos: Freddy Gutiérrez.
 
La movilidad es un factor determinante en la calidad de vida de las grandes ciudades del mundo y en Ibagué llegó el momento de pensar: ¿qué ciudad nos espera?
 
Hace 12 o 15 años, una familia clase media tenía un auto. Hoy, muchos hogares tienen mínimo dos y hasta tres carros. Mientras tanto, Ibagué no construye una nueva vía desde los años 90 cuando se desarrollaron las avenidas Ferrocarril, la Guabinal y se amplió la Ambalá.
 
Pero expertos consultados por ELOLFATO.COM creen que la solución no sólo está en construir más vías sino también en la planificación de un modelo de movilidad que incluya un servicio de transporte público eficiente, ciclorutas y corredores peatonales.
 
Todo esto acompañado de un serio programa de cultura ciudadana que vaya más allá de contratar seis payasos o tres mimos durante dos meses, como ha sido la costumbre de las recientes administraciones. 
 
Igualmente, es fundamental elegir mandatarios con visión y capaces de enfrentar las presiones de las empresas de transporte público que tienen la ciudad saturada de busetas vacías, que diariamente bloquean las estrechas vías y contaminan el aire con el humo del ACPM.
 
Todas las personas consultadas por este portal consideran que Ibagué aún tiene tiempo de generar un cambio de 180 grados en el sistema de transporte y educar a los usuarios de las vías, “porque la ciudad es pequeña”.
 
Lastimosamente, en los últimos 15 años la atención de la ciudadanía se centró en la necesidad de tapar huecos y nadie, ni los gremios económicos, tampoco la silenciosa academia y mucho menos los electores exigieron a los gobernantes propuestas puntuales para resolver un asunto vital como es el de la movilidad.
 
 
 

Mejor transporte público y más vías peatonales

 
César Ruiz, docente e investigador de temas de transporte y movilidad de la Universidad Nacional de Colombia, dijo que Ibagué enfrenta una problemática similar a la que viven otras ciudades: “El número de vehículos crece a una tasa tan alta que es imposible que las administraciones municipales puedan proveer vías a ese ritmo”.
 
“La mejor salida es empezar a promover el transporte público y en ciudades como Ibagué, la peatonalización. Hay que entender que la movilidad va mucho más allá de vías”, sostuvo Ruiz.
 
Para él, si Ibagué entra en la carrera a tratar de resolver la congestión a través de vías, nunca la va a ganar. Ninguna ciudad ha podido ganar eso, primero, porque no hay el suficiente espacio y segundo, porque si se construye una nueva vía ya todos los vehículos se van a ir por ahí y se va a colapsar de manera rápida.
 
Y no olvidar programas efectivos como las ciclorutas y las bicicletas públicas, que no sólo mejoran la movilidad sino la salud de los ibaguereños.
 

Mejorar medidas complementarias

 
El presidente de Camacol en el Tolima, Félix García, dice que Ibagué tiene la posibilidad de proyectar ampliaciones en las vías actuales pero que el problema es que no hay dinero para este tipo de obras.
 
Cree que lo que sí está en manos de los alcaldes es organizar mejor la restricción conocida como Pico y placa, impedir el ingreso de vehículos al centro con un solo ocupante y si es el caso cobrar peajes, como ocurre en otras ciudades del mundo.
 
 
 

“No hemos sido previsivos”

 
El arquitecto Javier Humberto Arbeláez admite que en Ibagué “hemos sido poco previsivos en la proyección de vías, queremos comernos el andén, el ante jardín; es un tema cultural”.
 
Considera importante que los próximos gobiernos definan una línea de educación ciudadana que nos permita cambiar de actitud frente al uso de las vías por parte de conductores y peatones.
 
“La mejor manera de organizar este problema es por medio de la cultura ciudadana, también con una buena semaforización que ayude a mejorar la movilidad y con autoridad para que las calles no sigan siendo un estacionamiento público”, destacó Arbeláez.
 

¿Qué dice la Alcaldía de Ibagué?

 
La administración de Luis H. Rodríguez ha sido la única, en 15 años, que enfrenta con programas serios la reconstrucción de la deteriorada malla vial de Ibagué.
 
Son más de 11 kilómetros de vías principales y secundarias que ha intervenido la Alcaldía de Ibagué, en las que se han invertido 37 mil millones de pesos, dijo el secretario de Infraestructura, Jorge Pérez.
 
El funcionario reconoce que es casi imposible pensar en construir nuevas vías porque se necesitarían entre 15 mil y 20 mil millones para desarrollar un corredor nuevo.
Durante casi una semana intentamos hablar con el secretario de Planeación de Ibagué, Juan Gabriel Triana, pero no fue posible que nos atendiera.
 

El conformismo que nos estanca

 
Uno de los principales males que soporta Ibagué es el conformismo de muchos. El periodista y docente universitario, Germán Sánchez, ha dicho siempre que en esta ciudad se confunden “las obligaciones del Estado con favores”.
 
Mientras que Medellín, que tiene Metro, Metro Plus (TransMilenio paisa) y Metro Cable, está construyendo un Tranvía que podría ajustarse a las necesidades de Ibagué. Eso ocurre porque allá a los gobernantes se les exige más.
 
Aquí, pavimentar las calles de un barrio es suficiente para merecer este tipo de homenajes, como el que le brindaron al alcalde Luis H. Rodríguez este fin de semana. 
 
El Travía de Medellín, que estará listo el próximo año, beneficiará por lo menos 350 mil habitantes y su costo es de 670 mil millones de pesos, que financiará la Alcaldía de esa ciudad.
 
Claro, la capital antioqueña es más grande y poderosa económicamente, pero allá los negocios ‘pulpitos’ de la administración no se los entregan a particulares como han hecho los últimos alcaldes de Ibagué. Por ejemplo, el negocio de las fotomultas, la gestión comercial del IBAL y se avecina la tercerización de la Secretaría de Tránsito.
 
Todo indica que se la entregarán, sin mucho ruido, a UNE, una empresa paisa que sí puede operar 'el negocio'.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker