Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Veeduría ciudadana denuncia presuntas irregularidades en el laboratorio que procesa pruebas de COVID-19 en el Tolima

Denunciaron falta de aseo, desinfección y recolección de desechos biológicos. Asimismo, no se habrían aplicado protocolos de aislamiento para unos funcionarios que estuvieron expuestos por falta de trajes de bioprotección.
Investigación
Autor: Redacción Región
Autor:
Redacción Región
Exclusivo
Foto: Gobernación del Tolima

La veeduría ciudadana 'Vecinos' denunció ante la Procuraduría General de la Nación presuntas irregularidades en el funcionamiento del recién creado Laboratorio de Biología Molecular de Ibagué que analiza pruebas de COVID-19 de todo el departamento. (Ver Documento)

Este proyecto, el cual fue suscrito entre la Universidad del Tolima y la Gobernación, para fortalecer el Laboratorio Departamental de Salud Pública, al parecer, está incumpliendo las condiciones técnicas mínimas para realizar el proceso de práctica de pruebas. (Ver: Laboratorio de Salud Pública del Tolima ya realiza pruebas de COVID-19 en el departamento)

De acuerdo con el documento, estas faltas serían gravísimas “para cualquier conocedor de los conceptos mínimos de Biología Molecular” debido a que no hay control en el recibimiento de las muestras, y se evidencian malas prácticas que podrían generar contaminación y accidentes al interior de las instalaciones. (VER: Investigadores de la UT serán quienes lideren el equipo que realizará las pruebas de COVID-19 para el departamento)

De igual manera denunciaron falta de aseo, desinfección y recolección de desechos biológicos. Asimismo, no se habrían aplicado protocolos de aislamiento para unos funcionarios que estuvieron expuestos al virus por falta de trajes de bioprotección.

Dentro de las irregularidades encontradas por la veeduría sobresalen las siguientes:

  • Se está recibiendo un número excesivo de muestras sin adecuados filtro ni control.
  • Se estarían acumulando muestras por semanas en una misma nevera sin el mínimo cuidado para evitar su contaminación.
  • Los procesos de alistamiento de muestras y extracción de ácidos nucleicos se llevan a cabo en la misma cabina de seguridad en forma masiva, consecutiva y sin la precaución de desinfección debida para evitar contaminación cruzada.
  • Ubicación de la cabina de seguridad donde se realiza la mezcla maestra de RT-PCR-Real Time muy cerca, contigua al cubículo donde se realiza alistamiento y extracción, lo que sugiere riesgo grave de contaminación de reactivos.
  • Sólo se cuenta con cuatro profesionales que han sido denominados analistas a los que someten a jornadas de 12-14 hora/día, muchas veces sin los equipos suficientes de seguridad, lo que representa un riesgo de accidentes de laboratorio.
  • Se presenta falta de aseo, desinfección y recolección de desechos biológicos que pueden durar varios días almacenados dentro del laboratorio.
  • Los trajes de bioprotección sólo llegaron hace unos días, razón por la cual los analistas debieron reutilizarlos para procesar las muestras.
  • Al parecer, ya se han presentado casos positivos en analistas del laboratorio y siendo positivos son citados al LSP para toma de muestra, faltando seriamente a los protocolos de aislamiento y seguridad.
  • Se está utilizando de un solo computador y teclado para analistas (que recién salen de la zona de peligro) y otros funcionarios para actualizar datos. Al parecer, ya se presentó un caso positivo de uno de estos funcionarios.

Coordinador del Laboratorio tendrían un título que no es válido en Colombia

De otro lado, la denuncia revela que el coordinador del proceso Hernán Alexis Vargas Bustos, ostenta un título de “Doctor en Salud Pública” de una Universidad de Hawai (Atlantic International University) que, al parecer, no es reconocido en Estados Unidos y no tendrá validez en Colombia porque no ha sido homologado ni convalidado por el Ministerio de Educación Nacional. (Ver Diploma)

“El antes mencionado profesional que se presenta como “virólogo” sin las credenciales académicas, recibe una asignación salarial por su presunta formación académica que supera los $8.000.000 de pesos mensuales, convirtiéndose en asesor de la Directora del Laboratorio de Salud Pública”, señala la veeduría.

Ante las graves acusaciones, el grupo de veedores ciudadanos le solicitó al Ministerio Público adelantar una auditoría exhaustiva “pues los datos emitidos en estas condiciones, podrían convertirse en un grave problema en las estadísticas necesarias para establecer las medidas de control a nivel municipal y departamental de la pandemia”.