Pasar al contenido principal

UT: felices 74 años

Columnista ElOlfato.com

 

Hablar de la Universidad del Tolima es hablar del proyecto social más importante del departamento. Es hablar de la casa de todos, y de un sinfín de oportunidades para quienes, a la distancia desde algún lejano pueblo, vereda o corregimiento, encuentra en ella una ventana a la realidad. 

Hoy se cumplen 74 años de vida institucional para la grande de Santa Helena, ese lugar entrañable, en donde se forman profesionales, especialistas, magister y doctores, pero también seres humanos, que a diario madrugan o trasnochan en medio de aulas, laboratorios, o talleres, y entienden que la educación, es el mejor camino para luchar contra la pobreza, la desigualdad social, y las inequidades.

Se cumplen más de siete décadas de existencia de una idea que se materializó, paradójicamente gracias a un militar, que, como gobernador de la época, entendió que había que formar profesionales que pudieran aportarle a la región, que en ese entonces veía en el campo y la agronomía su mayor fuerte. Hoy son más de 30 programas académicos de pregrado, más de 20 en posgrado, y un Instituto de Educación a Distancia que hace presencia en nueve departamentos del país, en todas las áreas del conocimiento.

Hoy, la Universidad del Tolima, transita por mejores caminos, luego de haber estado al borde de una intervención y cierre. Avanza a pasos agigantados rumbo hacia la Acreditación Institucional, y poco a poco, se posesiona como una de las instituciones de educación superior con mayor proyección en el país.

Sin temor a equivocarme, podría decir que no existe un lugar de Colombia en donde no se encuentre un egresado de la UT, trabajando y aportando sus conocimientos, y eso debe ser motivo de orgullo para todos los tolimenses.

Personajes como Gustavo Vallejo, Magdalena Echeverry, Cesar Augusto Zambrano, Manuel León Cuartas, Nelson Romero Guzmán, entre muchos otros, han hecho grande la UT, y por eso es injusto, cuando dos o tres mal informados, salen a decir que allá solo se sabe tirar piedra. Desafortunadamente, y tal y como ocurre cuando un colombiano va al extranjero y lo relacionan con el narcotráfico, quienes no tienen idea de las muchas cosas que se hacen y se han logrado en la Universidad, hablan de la mediocridad y las cosas negativas que aunque no representan el sentir de nadie en la comunidad universitaria, permean y le hacen daño a las miles de cosas buenas.

Nuevas especies animales y vegetales, proyectos de investigación de gran envergadura, artículos en revistas científicas, entre muchos otros temas de impacto social, han hecho de la UT, un lugar excepcional que ha cambiado la vida de los tolimenses

¿Qué sería de la vida de familias como la mía, que, con tres hijos, y un ingreso de clase media, no hubieran podido matricular a sus hijos en una universidad pública? ¿Cómo se educarían nuestros profesores en Ibagué y el departamento, si la gran mayoría de ellos, se forman en las licenciaturas de la UT?

Larga vida a la Universidad del Tolima, y un abrazo a todos quienes, como yo, la sienten en el alma y el corazón. 

Diseño y desarrollo web por Micoworker
© 2020 All reserved rights.