Pasar al contenido principal

Usuarios del IBAL de estratos altos pagaban facturas de familias humildes

Ibagué
Autor:
Autor:

Durante el año 2013, muchas familias ibaguereñas de estratos socioeconómicos altos resultaron ‘favorecidos’ con el desorden administrativo del IBAL y terminaron pagando sus facturas con tarifas de hogares humildes, reveló la Contraloría de Ibagué.

Según el ente de control fiscal, 1.466 usuarios residentes en sectores exclusivos de la ciudad pagaron sus recibos mal facturados porque “no se aplicó el estrato real” que determina la secretaría de Planeación de Ibagué.

La irregularidad le costó al IBAL, de acuerdo con la Contraloría, $76 millones, una cifra nada despreciable que se quedó en los bolsillos de los usuarios con alto poder adquisitivo.

Por estos hechos, se acaba de abrir un proceso de responsabilidad fiscal en el que están involucrados cuatro funcionarios del nivel directivo de la época.

“Diligencias fiscales que se inician por parte de la Contraloría Municipal de Ibagué bajo proceso ordinario de responsabilidad conforme lo establece el Nuevo Estatuto Anticorrupción, lo anterior en aras de obtener el resarcimiento del presunto daño patrimonial ocasionado a la Empresa Ibaguereña de Acueducto y Alcantarillado IBAL, como resultado de la Auditoría practicada por este órgano de control ante la citada entidad”, dice el informe.

Los malos manejos continúan

Aunque estos malos manejos identificados por la Contraloría corresponden al año 2013, las irregularidades en la facturación continúan en el año 2015.

ELOLFATO.COM denunció que en enero de este año varios clientes del IBAL recibieron sus facturas sin ningún costo. La mayoría pertenecían a los estratos cuatro y cinco. Aunque la empresa dijo en ese momento que el error sólo se presentó con 50 recibos, la Contraloría de Ibagué decidió investigar el caso y aún no se sabe a cuántos usuarios les salió ‘gratis’ el servicio de diciembre de 2014. (Ver Llegaron recibos del IBAL a cero pesos)

Con estas anomalías se comprueba la confesión del secretario General del IBAL, Ricardo Arroyo, quien reconoció los errores del gerente Carlos José Corral contratando cuestionadas firmas como Presea, que se fueron de Ibagué con el dinero y dejaron la empresa con graves problemas comerciales. (Ver La penosa confesión del IBAL)
 

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker