Pasar al contenido principal

“Uno no puede morder la mano que le da de comer”, le responde Guillermo Santos a Rubén Darío

Poder
Autor: ElOlfato
Autor:
ElOlfato

El exalcalde de Ibagué Rubén Darío Rodríguez dio a conocer un comunicado en el que además de invitar a los liberales de la región a adherirse al partido Cambio Radical, responsabilizó al senador Guillermo Santos de debilitar el liberalismo al no cumplir con las promesas hechas a la comunidad.

Ante estas afirmaciones, EL OLFATO quiso consultar al Senador para conocer su opinión sobre la sorpresiva “carta abierta a los liberales inconformes”.

EL OLFATO: Hemos conocido una carta pública de Rubén Darío Rodríguez en donde invita a la comunidad liberal a irse para Cambio Radical, ¿cómo recibe usted este comunicado?

Guillermo Santos: Me encuentro muy extrañado al respecto, la verdad es que uno se asombra al ver cómo una persona que ha sido tan ampliamente beneficiada por el partido Liberal, como lo es el señor Rubén Darío Rodríguez, quien ha tenido la oportunidad de ser alcalde de Ibagué en dos oportunidades, de desempeñarse como director del Instituto Nacional de Pesca y Acuicultura - INPA, de ser diputado y presidente de la Asamblea Departamental y estar en el congreso, salga hoy a despotricar y descalificar al que fue su partido, y a aquellas personas que han estado más al servicio de él que de cualquier otra persona.

Yo no entiendo por qué él se ensaña tanto con el doctor Mauricio Jaramillo cuando muy bien sabe y es consciente de que fue él quien en su segunda aspiración por la Alcaldía de Ibagué lo apoyó y se la jugó al 100 por 100. Además, todo el Tolima e Ibagué conoce el proceso que Rodríguez afrontó ante la Procuraduría General de la Nación, proceso en el que fue precisamente Jaramillo quien le salvó la papeleta utilizando, desde luego, todos los mecanismos de carácter legal y con absoluta y total transparencia, a él se le olvida esto.

Adicionalmente, el doctor Rubén Darío también ha estado señalándolos de ser unos traidores, olvidando que él no alcanzó su tercera aspiración a la Alcaldía por un amplio margen de votos, no fue que le faltaran dos o tres mil votos, sino más de 40.000, así pues que uno no puede empezar a buscar responsables cuando con este ejercicio quedó demostrado que la gente ya estaba cansada y seguramente hastiada de su pretensión, y a él solo se le ocurre descargar una cantidad de rabia y resentimiento sobre quienes hemos sido sus amigos y lo hemos ayudado en su camino político.

Mi respuesta al señor Rubén Darío es que me parece que uno no puede morder la mano que le da de comer, yo sí le digo a él que, ya que se fue para el partido Cambio Radical, que haga allá su trabajo y que por favor nos deje a nosotros en paz y tranquilos, que si él está muy cómodo allá, que trabaje y crezca, pero que por favor deje de meterse con el partido al que renunció, y me parece muy oportuno decir que uno no puede servirle a dos señores al mismo tiempo, es decir, que defina si está en Cambio Radical o en el partido Liberal, pero que deje de estar tratando de jugar a la doble condición.

EL OLFATO: Puede explicarnos mejor, ¿A qué se refiere cuando manifiesta que el doctor Mauricio Jaramillo le salvó la papeleta a Rubén Darío con la Procuraduría?

G.S: Es muy claro, cuando el doctor Rubén Darío llegó a la Alcaldía por segunda vez, él estaba investigado por la Procuraduría y nosotros hicimos todo el esfuerzo para ayudarle a que pudiera terminar con su ejercicio administrativo, tal cual como lo hizo, pero a él, eso se le olvida, cuando muy bien sabe de qué manera el doctor Mauricio Jaramillo y el suscrito lo ayudamos a finalizar su mandato.

EL OLFATO: Pero, ¿Cuál fue la ayuda específica que le brindaron?

G.S: Nosotros le hicimos todo un acompañamiento dentro del marco legal y transparente. A lo que me refiero es a que lo acompañamos en todas las diligencias, con abogados y con todo aquello que se podía hacer para reversar la decisión ya tomada en ese momento por la Procuraduría. Hicimos lo que pudimos y se nos permitía hacer en un momento como esos y dentro de marco legal y transparente.

EL OLFATO: En el comunicado Rubén Darío dice que usted le había prometido unos puestos en la Alcaldía a los comuneros y candidatos al concejo, pero que usted no les cumplió, ¿eso es cierto?

G.S: Eso es absolutamente mentiroso. Yo no creo que después de hacer un trabajo en el Congreso de más de 18 años, uno tenga que ponerse a construir sobre mentiras y falsas promesas, ese no es el estilo que yo he empleado en la política durante tanto tiempo.

Segundo, él trata de salpicarme con una cosa de esas en medio de una situación en la que se desenvuelve la política colombiana donde hay tanta corrupción y tanta cosa sucia en el manejo de la política. Que él no tenga otro argumento más allá de decir que yo le prometí a algunos jóvenes o aspirantes que les íbamos a dar puestos, no tiene sentido, cuando todo el mundo sabe que nosotros no tenemos alcaldías, ni gobernación y que, mal haría yo en ponerme a prometer lo que no puedo.

Lo que quiero significar es que yo puedo estar tranquilo porque no hay ninguna cosa distinta a esa que el señor Rodríguez pueda decir, y por ello, puedo salir por la puerta grande y ancha y no por atrás en el ejercicio de la política, ya que lo he hecho de manera transparente, limpia y direccionando todos los recursos que usted se pueda imaginar para el departamento del Tolima, y para mencionar un solo caso, quisiera decir que, de la mano del exgobernador Luis Carlos Delgado Peñón y el exsenador Juan Mario Laserna Jaramillo, nos dimos a la tarea de conseguir más de $1,1 billón para inversión en el Sur del departamento del Tolima, la verdad es que, solamente para mencionar ese caso, nosotros tenemos nuestra hoja de vida totalmente limpia y dedicada al servicio del Tolima a nombre del Partido Liberal.

EL OLFATO: Usted dice que el partido Liberal no tiene alcaldía, pero en la Secretaría de Desarrollo Rural está César Picón y en la oficina jurídica Gloria Millán, es decir, los liberales sí tienen participación en la administración del alcalde Guillermo Jaramillo...

G.S: Yo puedo decir con toda tranquilidad que el caso del doctor Picón es absolutamente cierto, él sí representa al partido en esa secretaría, pero no es más. También, el doctor Jaramillo tenía a una señora que fungía como secretaria de Infraestructura a quien sacó hace ya unos meses y que de igual manera representaba al partido, pero a partir de ahí nosotros nos quedamos únicamente con la Secretaría de Desarrollo Rural.

Por otro lado, la señora Millán no está representando a nuestra colectividad en ese cargo, esa fue una designación que hizo el alcalde a título personal sin consultarle a nadie, y la mayoría de las cosas que hay en su administración, salvo el caso del doctor Picón y de la anterior secretaria de Infraestructura, que sí fueron consultadas por el partido, no hay nada es nada.

EL OLFATO: Pero dicen que la dirección de Salud Pública también es de ustedes...

G.S: Para nada, así de elemental, para nada.

EL OLFATO: ¿Por qué cree que Rubén Darío sigue haciendo este tipo de señalamientos en contra de ustedes?

G.S: Yo digo que luego de que uno tenga todo en sus manos y de haber tenido la oportunidad de acariciar el poder, al perderlo, vienen esas nostalgias de poder, lo dejan a uno como sumido en ese desespero.

Yo pensaría que eso es lo que lamentablemente le sucede a él, que no ha podido superar eso. Por eso lo invito a que lo supere y se acomode en su nueva casa política y avance.

EL OLFATO: En redes sociales dicen que Rubén Darío cambió el perrero por el coscorrón, ¿qué opina de eso?

G.S: No, dicen que el doctor Mauricio Jaramillo es un hombre que aplicaba el perrero pero no, él es un hombre de carácter, serio y que tiene unas posiciones sumamente firmes pero pues en ningún momento agrede a las personas, algunos dicen que le faltó al respeto y agredió a Rubén Darío, pero eso nunca ocurrió. Y lo del coscorrón pues se lo dejo a la gente para que lo juzgue y analice si el cambio que hizo es apropiado o no, eso ya es cuestión de la gente.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker