Pasar al contenido principal

Un amigo es el principal sospechoso de la desaparición de un transportador en el sur del Tolima

Ibagué
Autor: Eliza Morales
Autor:
Eliza Morales

Todo un misterio se teje alrededor de la desaparición en el Tolima de Henry Alfonso Pineda, un transportador informal del sur de Bogotá, de quien no se sabe nada hace cuatro meses y 13 días.

Lo último que se supo de Pineda, un hombre de 53 años, es que salió desde Bogotá con su amigo Iván Esneider López Caicedo, el 7 de diciembre de 2018, para recoger supuestamente a unos pasajeros en la sureña población de Chaparral.

Iván Esneider le pidió a su amigo que viajaran solos, pues no había espacio para llevar a Jefferson Pineda, hijo del propietario del automóvil Renault – Megane.

Ambos salieron a la 1:00 de la tarde, pero quien conducía era Iván, informaron las autoridades. Viajaron al sur del Tolima y, de acuerdo con las cámaras de seguridad de la zona, la última imagen que se tiene del automóvil con los dos ocupantes fue a las 7:00 de la noche, en un paraje de la vía Ataco - Coyaima.

Iván apareció dos días después (el domingo) en el sur Bogotá, sin su amigo, sin el vehículo y con una versión poco creíble de lo ocurrido con ellos en el viaje al sur del Tolima.

El joven -de 25 años- les dijo a las autoridades que tres encapuchados se les aparecieron en la vía, se identificaron como paramilitares, y se llevaron a su amigo Henry junto con su carro. A él lo dejaron en libertad para que informara lo sucedido a la familia de la víctima.

Los familiares del conductor desaparecido denunciaron el hecho y al día siguiente, el 13 de diciembre, recibieron la primera llamada de los supuestos secuestradores, quienes pedían $30.000.000 para su liberación.

Los delincuentes llamaron dos veces más: el 15 y el 20 de diciembre. En ambas comunicaciones hicieron la misma exigencia económica, pero no entregaron pruebas de supervivencia de Henry. Después, nunca más volvieron a comunicarse con la familia Pineda.

Iván, el amigo, hacía las llamadas extorsivas

En el desarrollo de las investigaciones, la Fiscalía buscó el testimonio de Iván Esneider López Caicedo para dar con el paradero de los responsables del supuesto secuestro de Henry, pero los investigadores no lo encontraron.

Había salido del sur de Bogotá y nadie sabía su paradero. Ese movimiento encendió las alarmas de las autoridades y lo convirtió en el principal sospechoso de la desaparición del conductor de 53 años.

Pero esa hipótesis se confirmó muy pronto. Al interceptar las llamadas extorsivas, el CTI del Tolima detectó que las comunicaciones se hicieron desde el teléfono personal de Iván Esneider López, aunque usaba otra tarjeta SIM.

Las otras dos llamadas las hizo desde el móvil de su mamá y de otros familiares.

Ordenan su captura

Con estas evidencias, la fiscal Tercera Especializada de Ibagué solicitó a un juzgado de control de garantías expedir la orden de captura en contra de Iván Esneider López Caicedo, quien fue detenido en el barrio Alameda de Cali, en donde estaba escondido desde febrero.

Agentes del Gaula de la Policía del Tolima lo ubicaron en la calle y procedieron capturarlo y trasladarlo a Ibagué, sindicado del delito de secuestro agravado.

Durante la audiencia, el detenido no aceptó el cargo imputado por la Fiscalía, pero el juez del caso ordenó su reclusión en la cárcel de Picaleña.

Ahora, tras las rejas, los investigadores esperan descifrar la misteriosa desaparición de Henry, el transportador informal que viajo hasta el Tolima buscando unos pesos más, sin saber que todo era un macabro plan de quien creyó su amigo.

En lo corrido del presente año, según las estadísticas de Medicina Legal, en el departamento se han reportado en total 41 casos de desaparecidos.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker