Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Visite la Ciudad Perdida en Falan, Tolima

Historias
Autor: ElOlfato
Autor:
ElOlfato

Caminos de herradura, túneles de ladrillo, muros de dos a cuatro metros de altura, y estructuras construidas en laja tallada, son algunos de los vestigios que podrá encontrar en la Ciudad Perdida en Falan, un municipio del norte del Tolima.

Los turistas podrán apreciar entre las ruinas, antiguas herramientas utilizadas por los exploradores ingleses y españoles, para la explotación de metales preciosos como oro y plata. También algunos misteriosos túneles por los que era transportado el material extraído.

Además, quienes decidan dar un paseo por este mágico lugar, podrán apreciar paisajes agradables, con piscinas naturales, árboles milenarios y una gran variedad de fauna y flora silvestre. La mina está considerada como patrimonio histórico y cultural de la Nación.

Cómo llegar y cuánto vale

Este lugar, escondido entre un bosque tropical en la vereda La Lajosa, queda a dos horas de viaje desde la capital tolimense. Los ciudadanos pueden tomar un bus desde la Terminal de Transportes de Ibagué y bajarse en el desvío a San Felipe, en la vía a Mariquita. Allí podrán tomar un colectivo que los dejará en frente al lugar.

El precio de los pasajes Ibagué-Mariquita puede costar entre $10.000 y $13.000. Desde el cruce de San Felipe hasta las ruinas el colectivo tiene un valor de $4.000. La entrada al lugar es gratuita, pero se recomienda hacer uso del servicio de guía, prestado por los habitantes del sector.

La historia de las ruinas

Estos vestigios hacen parte de la Ruta Mutis y datan del año 1630. Esta mina fue administrada durante 10 años por el sacerdote botánico José Celestino Mutis, quien además dirigió la Expedición Mutis por el Nuevo Reino de Granada en el siglo XVII.

Entre las estructuras cubiertas por la vegetación, se puede apreciar la Casa de la Contratación, donde los españoles guardaban celosamente sus objetos más valiosos. El edificio está completamente hecho en laja.

Durante la época republicana la ciudad fue conocida como Rosario de las Lajas, hoy Falan. Y en su momento, llegó a ser una de las poblaciones más ricas durante los años 1700. En este lugar, según cuentan algunos lugareños, se puede encontrar la boca de al menos unos 20 túneles que llegan hasta Mariquita, al Museo Casa de la Moneda.

En medio de las murallas, bocas de túneles, columnas y escaleras a medio conservar, son muchas las historias que se pueden tejer frente a lo que, verdaderamente, sucedió allí hace cientos de años. Al parecer, ese es uno de los mayores atractivos turísticos del lugar, el misterio que ronda las minas y su abandono.