Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Superindustria otorgó la Denominación de ‘Origen’ a la cerámica negra de La Chamba

La denominación les permitirá a los artesanos contar con una distinción que caracterizará sus productos frente otros similares, lo que termina siendo un valor agregado para poder competir en mercados locales e internacionales.
Región
Autor: Sebastián Rivadeneira
Autor:
Sebastián Rivadeneira
Foto: Superindustria

La Superintendencia de Industria y Comercio, en su rol de autoridad nacional para el registro de la propiedad industrial y los asuntos marcarios, declaró la protección de la Denominación de Origen colombiana, a la cerámica negra de La Chamba y delegó la facultad para autorizar el uso de la misma a la Asociación de Artesanos de las Veredas La Chamba y Chipuelo (Asoarch).

Al respecto el superintendente, Andrés Barreto González dijo que: “la declaración de la denominación de origen de este producto significa un aliciente para el desarrollo social y económico de esta región de Colombia, así como un reconocimiento a los valores culturales y la tradición de los artesanos que elaboran estas piezas. Proteger su creatividad y legado, es nuestro deber como Autoridad”.

La declaración de la denominación de origen es una medida que busca preservar el producto que refleje los valores y saberes ancestrales de la comunidad en una zona geográfica determinada, como son en este caso las veredas de La Chamba y Chipuelo Oriente en el departamento del Tolima, cuyos productos gozan de una reputación y de una calidad que lo hacen único.

La denominación les permitirá a los artesanos contar con una distinción que caracterizará sus productos frente otros similares, lo que termina siendo un valor agregado para poder competir en mercados locales e internacionales en los que se reconocerá la procedencia, calidad y atributos de estas cerámicas.

Sobre la cerámica negra de La Chamba

La cerámica negra de La Chamba se obtiene de la combinación de tres clases de arcillas que son extraídas de la zona geográfica de la cual provienen. Son: la arcilla lisa, que aporta la plasticidad; la arcilla arenosa, que le permite un secado uniforme y sin grietas a los productos; y por último la arcilla roja, que permite el proceso final de negreado al producto y facilita su impermeabilización para que pueda utilizarse como vajilla para la cocción o conservación de alimentos.

La vereda de La Chamba, en el departamento del Tolima, es uno de los centros cerámicos más reconocidos del país. Se encuentra ubicada en el Valle del Río Magdalena, entre arrozales, campos de maíz y algodón.

Los productos que cobija la denominación, ‘Cerámica negra de La Chamba’ son utensilios y recipientes para uso doméstico y culinario, ubicados dentro de las categorías de vajilla, menaje de cocina (ollas, sartenes, pailas), sus derivaciones y diferentes formas, que se hayan elaborado de acuerdo a las etapas de producción relacionadas en la resolución de declaración de protección y al reglamento de uso.

Otro factor importante para la elaboración de estos productos es el conocimiento tradicional de los habitantes de las veredas de La Chamba y Chipuelo Oriente, el cual define la calidad y rigurosidad en el proceso de elaboración de las piezas cerámicas.

Dicho proceso comprende, entre otras, la extracción de las arcillas como materia prima del producto y su preparación, la producción de las piezas de cerámica en diferentes técnicas, su quemado, la preparación del barniz y posterior ahumado o negreado.

Cada fase de la producción obedece a un saber tradicional propio de los habitantes de estas veredas, quienes generación tras generación, y por más de 300 años, han cuidado el legado de sus antepasados: los indígenas de los pueblos Poinco y Yaporogo, quienes producían con esta técnica tinajas, múcuras y vajillas.

Las denominaciones de origen

Las denominaciones de origen son signos distintivos que identifican productos reconocidos o famosos por tener una calidad o características específicas que se deben exclusiva o esencialmente a su procedencia geográfica, incluidos los factores naturales y humanos.

Para poder usar una denominación de origen, el productor, extractor o transformador debe solicitar la correspondiente autorización ante la Superindustria o la entidad delegada, si la hubiere. La SIC, en cumplimiento de los requisitos de Ley solamente delega la facultad para autorizar el uso de una Denominación de Origen a las entidades que cumplan las condiciones que garanticen su correcta administración, conforme a la normatividad.

Con la declaración de esta denominación de origen por parte de la Superindustria, la cual tuvo lugar en el marco de Expoartesanías, Colombia completa 29 denominaciones de origen, entre las que se encuentran: ‘Bocadillo veleño’, ‘Café de Colombia’, ‘Queso Paipa’, ‘Rosa de Colombia’, ‘Bizcocho de achira del Huila’, entre otras.