Pasar al contenido principal

SOS por la Coral Ciudad Musical

Columnista ElOlfato.com

La Coral Ciudad Musical es un Patrimonio Público Cultural de Ibagué y el Tolima. El reconocimiento jurídico se lo hizo la Asamblea del Tolima mediante Ordenanza 007 del primero de junio de 2015 y el reconocimiento artístico y cultural se lo ha ganado con 50 años de arduo trabajo, que precisamente cumplen este año.

Sus fundadores, mediante acta escrita del año 1967, se constituyeron como una Organización No Gubernamental (ONG) que propugna por “la difusión de la música autóctona y nacional y la asistencia social y solidaridad a los músicos y compositores que la integran”.

Bajo estos claros objetivos gestionaron ante la alcaldía de Ibagué la consecución de un inmueble de los llamados ejidos municipales, para lograr construir una sede que les sirviera de centro de difusión musical y cultural permanente, pero además en donde podrían desarrollar actividades complementarias en favor de sus agremiados.

En 1989, mediante escritura pública 093 del 19 de enero, corrida ante la notaría primera de Ibagué, el Municipio por intermedio de la Caja de Vivienda Popular de Ibagué, le entregó a la Coral Ciudad Musical a título gratuito el lote ubicado en la calle 20 número 5 – 80 de la actual nomenclatura urbana de la ciudad, junto a una pequeña construcción rústica pero habitable que allí existía.

Desde esta fecha, su quijotesca lucha para la consecución de recursos que le permitan construir su sede, se vio frustrada no solo por la apatía que ha exhibido el sector público y privado, sino por la misma actuación del municipio, quien por intermedio de la Secretaría de Hacienda le embargó el inmueble en el mes de noviembre de 2007 por la mora en los pagos anuales por concepto del impuesto predial.

Desde ese año (2007) la deuda se había incrementado lo que llevó a las directivas de la Coral a pensar en retornar el derecho de propiedad de nuevo al Municipio, decisión que alcanzó a ser planteada a finales del año 2014 al entonces gerente de la Gestora Urbana de Ibagué Arlen Márquez.

Sin embargo, cuál no sería la sorpresa de los integrantes de la Coral Musical, que solo tres meses después, la construcción rústica donde habitaba y actuaba como cuidandero un integrante de la ONG fue demolida y sobre el predio fue levantada una moderna construcción de dos locales comerciales y un parqueadero, que hoy sus aparentes dueños se niegan a desalojar alegando derechos adquiridos mediante documentos ilegales.

Aunque desde el 2015 se presentaron las denuncias penales y civiles, la literatura Kafkiana se hace real en torno a la Coral Ciudad Musical, sin que sea posible lograr la recuperación del predio, ahora en manos de testaferros de personajes que aprovechando el acceso a información privilegiada, no solo han dispuesto de este inmueble, sino de otros ejidales que en estado de abandono y olvido tiene el Municipio.

Lo que se pensó sería una exitosa celebración de los 50 años de la Coral, es una tragedia y frustración, y hoy imploran ayuda y solidaridad para recuperar el predio y lograr construir una digna sede musical, cultural y social.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker