Pasar al contenido principal

Sobre el cagadero de palomas

El  “panóptico” fue una invención del  filósofo británico Jeremy Bentham, quien  “imaginó una cárcel en que todos los reclusos estén bajo el campo de visión del vigilador, sin que los presos sepan si la observación se desarrolla en todo momento”.

Para el filósofo francés Michel Foucault era una “técnica de control”. En Ibagué se ordenó la construcción de un centro carcelario con esas características cuando corría el año 1889,  hacia el  1891 inicia su construcción,  esta  edificación orgullo de la arquitectura carcelaria a nivel mundial, fue declarado Monumento Nacional en 1998, con más de cien años de servicios en el 2000 dejó de ser una cárcel y pasó a ser ideal de muchas cosas, entre ellas las relacionadas con la cultura,  el turismo y la paz en la ciudad.
 
Sobre el periplo de esta tragicomedia –tragedia por la  corrupción  y  comedia  la adjudicación de contratos- en que se convirtió la restauración de nuestro “panóptico”, se   han ocupado suficientemente los medios de comunicación locales y nacionales, con el respeto y consideración para con los  medios locales, debo decir, que han resultado más certeros y  concienzudos los medios nacionales, porque han sabido investigar, dónde, cuándo, quiénes y cómo se han malversado los dineros  públicos, destinados para esta sagrada obra, donde ya se han enterrado más de 9 mil millones de pesos.
 
Pasados 12 años, desde que se iniciaran los  trabajos de restauración del “panóptico” en la Administración Municipal, a través de la Secretaria de Cultura, Turismo y Comercio, se tuvo la brillante idea de facilitar las instalaciones del Panóptico, para las grabaciones de una serie del Canal Caracol.

Creería uno que si la propuesta fue de aquí para allá, tanto el director de la serie como  las directivas del canal, buscaron referentes y datos históricos del panóptico, y si visitaron la página www.monumentosdeibague.es.tl, debieron quedar descrestados, porque la oferta que allí se hace de todos los monumentos, distan mucho de su estado actual, y el panóptico es un ejemplo de ello.  Por eso la  espontánea reacción de los actores de la serie,  de ver cómo, lo que se muestra como referente de cultura y turismo, no es más que el hábitat de cientos de  palomas, que dejan su rastro de suciedad y malos olores, sumado a ello el deterioro de una obra inconclusa y abandonada.
 
No logro entender, cómo se pretende vender turística, comercial  y culturalmente a la ciudad, propiciando esta clase de incidentes, dónde no fue asaltada la buena fe de la funcionaria que facilitó unas deterioradas instalaciones, sino los pobres actores que tuvieron que grabar en medio de la inmundicia y la fetidez. La presentación de excusas corresponde al Despacho de la Secretaría de Turismo, porque reclamar que se asaltó en la buena fe, resulta  peregrino.

Como amor no quita conocimiento, el panóptico es el último lugar a quien una persona sensata, se le ocurriría ofrecer como locación, porque era dejar mostrarle a todo un país  las ruinas y el  abandono de un  Monumento Nacional.  Mejor el silencio, porque el escándalo es lo que mata.
 
Contradictoriamente una construcción que ha estado en pie  por más de cien años, no pudo vigilar el segundo tiempo de su vida útil, después de cumplir sus objetivos como prisión, y menos    controlar la voracidad de sus corruptos contratistas, que sin pudor alguno se llevaron buena parte del dinero  de su restauración.
 
Han transcurrido diez años, desde que en el 2004 el Parlamento Andino declarará a Ibagué como Capital Andina de los Derechos Humanos y la Paz. Por eso  “el panóptico se convertiría en el epicentro de esta nueva concepción de la ciudad”, seguimos a la espera que esta anhelada restauración sea una realidad. Definitivamente en paciencia, pasividad y tolerancia no nos gana nadie. La esperanza es lo último que se pierde.
 
Mientras tanto en estas espaciosas ruinas, donde antes hubo presos por montones, ahora sólo quedan palomas como plaga, que vuelan libres en símbolo de paz y libertad. Algo es algo.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker