Pasar al contenido principal

Situación social de Ibagué

Según el DANE, durante el último trimestre 2020, los ibaguereños  afirmaron que su situación económica era peor que un año atrás y creen que el próximo año será peor. La pobreza y la desigualdad aumantarán.

La información del Dane indica para el periodo octubre-diciembre que la situación económica del 51,1% de los hogares era peor o mucho peor comparada con la de hace 12 meses, los encuestados en todas las otras ciudades, a excepción de Tunja, afirmaron en porcentajes mucho mayores, estar en peores condiciones. Es decir que al parecer el deterioro económico en otras ciudades fue mayor.

Que el 2,5% afirmaran que estaban mejor o mucho mejor, indica que el 46,4% de los jefes de hogar en Ibagué se encontraban en una situación económica similar a la de hace un año, pudiéndose explicar esta situación por la reactivación que tuvo el sector comercial informal durante los últimos meses. Y es que al preguntarles por si tienen ingresos, solamente el 3,4% afirmó no tener, reflejando la importancia que tiene el rebusque de ingresos en la ciudad. La informalidad laboral para el ultimo trimestre en Ibagué fue del 53,1%.

Ahora bien, frente a la pregunta de cómo cree que será la situación económica del país dentro de 12 meses comparado con la situación actual, 54 de cada 100 ibaguereños creen que será mucho peor, ubicando a la ciudad como la segunda más pesimista frente al futuro inmediato.

Y es que un 53,1% de los ibaguereños consideran que el empleo en los próximos 12 meses disminuirá. Reafirmando que el desempleo es tal vez la mayor preocupación económica en la ciudad. Entre otras, porque la brecha entre hombres y mujeres que no realizan tareas laborales o no tiene empleo es de 16,7%; mientras que el desempleo de hombres era de 25,8%, el de las mujeres era de 42,5%. Para el trimestre Octubre-Diciembre el desempleo juvenil fue de 30,6%, el mayor de todo el país, y el desempleo fue de 19%.

Además, en Ibagué existe un 89,3% de hogares que actualmente no tienen posibilidad de ahorrar, indicando que la mayoría de los ingresos que reciben las familias se destinan para los gastos. Esta situación es preocupante porque al no existir ahorro, las familias se convierten en más vulnerables de caer en la pobreza y se aumentaran los niveles de desigualdad.

De otro lado, la situación social de los ibaguereños empeoró, se deterioró la seguridad alimentaria, un 24% de niños no siguieron asistiendo a las escuelas, y las enfermedades mentales y los conflictos familiares aumentaron.

La pobreza y la falta de ingreso afecta la seguridad alimentaria de las familias. En este aspecto, los hogares de Ibagué dejaron de consumir tres alimentos al día de un 99,5% antes del inicio del aislamiento preventivo a un 87,5% en el ultimo trimestre 2020, es decir, un 12% de hogares disminuyeron su capacidad de alimentarse 3 veces al día. En los últimos 7 días, de cada 100 familias ibaguereñas, solamente 86 consumieron 3 comidas diarias, situación que debe alertar a la administración pública porque un 14% de los hogares vieron deteriorar su seguridad alimentaria.

Como también debe ser revisado el hecho que de cada 100 niños que asistían a escuelas y colegios de forma presencial, 24 no continuaron con las actividades educativas o de aprendizaje desde que cerraron las instituciones educativas. Varias son las causas de esto, por un lado la falta de equipos y herramientas para estudiar de manera virtual, y de otro lado, las limitaciones propias que pueden tener los padres de familia para acompañar al estudiante. Este 24,1% reclama de las administración pública una solución, porque de lo contrario la brecha de desigualdad seguirá creciendo.

En cuanto a la salud mental, es importante visualizar que un 11,8% de los jefes de hogar en Ibagué afirmaron haber sentido dolores de cabeza o estomacales, un 14,1% tristeza, un 35,9% preocupación o nerviosismo, y un 13,2% afirmaron que por causa de la cuarentena en los últimos 7 días tuvieron momentos de conflicto y discusiones entre los miembros del hogar.

Aunque la preocupación de contagiarse de Coronavirus es alta, la intensión de vacunarse no lo es tanto.

Finalmente, con relación a la posibilidad de vacunarse, un 50,3% de los ibaguereños no estaban interesados en aplicarse la vacuna en contra del coronavirus, aunque la preocupación de contagiarse es de un 92,1%. Una pregunta por resolver es por qué aumentó la negativa de vacunarse hacia el final del año si en el periodo Julio-Diciembre el porcentaje fue de 42,5%.

Al parecer quienes estarían interesados son aquellos que se encuentran muy preocupados, quienes representan un 44,4% y un pequeño porcentaje de quienes están algo preocupados. Es evidente que la administración pública debe realizar campañas de concientización para que quienes no piensan vacunarse vean la utilidad personal y social de hacerlo. 

Nota final: El DANE informó que para 2020, Ibagué ocupó el primer lugar en desempleo juvenil con un 37,6%; el segundo lugar en desempleo con un 25,6%, con un incremento entre los años 2019 y 2020 de 9,3%.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker