fbpx Se necesitan mamás | ELOLFATO.COM - Noticias de Ibagué y Tolima Pasar al contenido principal

Se necesitan mamás

Estamos inmersos en una cultura que constantemente nos invita a mirarnos a nosotros mismos, a buscar incesantemente nuestra propia felicidad y a correr en pos de nuestros sueños y la propia realización. 

Con la primera mirada, estos postulados no tienen nada de malo y hasta resultan bastante deseables. Pero, si los miramos detenidamente, esta búsqueda de la propia felicidad deja de lado a los demás y corremos el riesgo de seguir construyendo reinos egocéntricos que excluyen al otro, centrados en sí mismos e incapaces de ver y amar al otro. Nada más alejado del amor que habita en el corazón de una mamá. 

Ad portas de la celebración comercial del día de la madre, fecha que hace circular una inmensa cantidad de dinero en nuestra cultura occidental, donde se busca el mejor regalo para la mamá de la casa, quiero motivar a la reflexión sobre el rol materno. Más allá de la euforia de los regalos, los besos y los mensajes públicos en las redes, y aún más allá de una celebración de un solo día, invito a una celebración constante de la hermosa e indudablemente desafiante tarea de ser mamás.

Resulta innegable que muchas mujeres experimentan cansancio extremo e incluso han saboreado el amargo sabor de la culpa por tener que ejercer el rol de mamá alternado con el de ejecutivas, y trabajadoras fuera del hogar, doblando turnos, redoblando fuerzas y sintiendo que no dan la talla, ni en la oficina ni en la casa.

Lo cierto es que en medio de nuestra sociedad fragmentada y adolorida por problemas y carencias se necesitan mamás:

  • De carne y hueso, sin photoshop ni sonrisas perfectas como las de los catálogos y fotos de internet. Se necesitan mamás a veces despeinadas, un poco frustradas y la mayoría de las veces cansadas, pero siempre esforzadas y valientes que sigan poniendo el pecho a la brisa por su familia. 
  • Se necesitan mamás que comprendan que este rol es un regalo divino y uno una carga cultural.
  • Se necesitan mamás que vivan la maternidad con alegría y puedan disfrutar la relación con sus hijos en medio de la vida como se vaya dando: a veces en calma y tranquilidad y muchas veces 'cuesta arriba'.
  • Se necesitan mamás que puedan pasar a sus hijos el ADN  más importante: el del amor y la alegría, el del respeto y la verdad. Que intencionalmente entreguen a sus hijos la herencia invisible de la fe como el más deseado tesoro. 
  • Se necesitan mamás que comprendan que su tarea principal no es tener la casa y la ropa limpia, si no limpias las conciencias viviendo con valores relevantes como la verdad, la bondad y la solidaridad, conscientes que educamos a cada instante con el ejemplo más que con las palabras.
  • Madres que asuman su rol de maestras de lo bueno y educadoras de paz. Es en la casa y no en la escuela donde aprendemos lo más valioso de la vida. 
  • Se necesitan mamás que se reconozcan a sí mismas como necesarias, importantes y valiosas, porque han entendido que la mano más poderosa en cualquier sociedad no es la de los poderosos que gobiernan en política y la economía, si no como bien lo dijo Darrrow Miller: La mano más poderosa y necesaria es la mano que mece la cuna... porque es ahí, en el vientre y en la cuna, donde se gestan las siguientes generaciones y donde se forman las almas de los futuros gobernantes y líderes de cualquier sociedad. 

En últimas, se necesitan mamás que se sientan felices de ser formadoras de almas y que ejerzan su rol con alegría y sin culpas, y con la fe de que esta sociedad en crisis podrá ver un nuevo amanecer.  

¡Feliz vida de mamá!

© 2022 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker