Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Se dilata la sanción contra el contratista de la Unidad Deportiva de la calle 42

El abogado Luis Fernando Oliveros Villarreal, quien defendió a la interventoría sancionada de la Unidad Deportiva en 2015, solicitó la nulidad del proceso en favor de Hidripav.
Ibagué
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué

Fue aplazada nuevamente este jueves la audiencia de sanción que sigue el Instituto Municipal para el Deporte y la Recreación de Ibagué (Imdri), en contra de la empresa Hidripav, que ejecuta las obras de intervención de las piscinas de la Unidad Deportiva de la Calle 42.

Esta vez, porque el abogado y nuevo apoderado de Hidripav, Luis Fernando Oliveros Villarreal, solicitó la nulidad del proceso por presunta violación al derecho a la defensa.

Esto en virtud a que el Imdri no aceptó la práctica e inclusión de pruebas durante la diligencia de descargos y que demostrarían, según el jurista, que el atraso en la obra es atribuible al instituto por falta de planeación en el proceso precontractual.

"No existe incumplimiento, al menos no atribuible al contratista y lo cual se deduce de un indudable incumplimiento de la entidad por la violación del principio de la planeación y todo lo cual se materializa en la entrega de información técnica deficiente, insuficiente y errada por parte de la entidad”, dijo.

Según él, esto ha llevado a la suspensión temporal del contrato, el pacto de mayores cantidades de obra, la necesidad de reajustar los diseños y variaciones en la ejecución de la construcción, con el riesgo de que la obra no se pueda construir porque los recursos sean insuficientes.

Desde el 25 de febrero, el Imdri citó al contratista a audiencia de sanción por el incumplimiento en el avance de las obras y que no superan el 10 % y la falta de personal profesional y maquinaria en el terreno.

El abogado recalcó que en el acta de comité de obra del 26 de febrero consta que el Imdri autorizó a Hidripav al retiro del enchape de la piscina olímpica, actividad que no estaba presupuestada en el contrato.

"Se ha dicho que esta actividad no estaba autorizada por parte de la entidad y sí que fue autorizada y ahí está la prueba en donde el Imdri y la interventoría aprueban esta actividad del retiro del enchape", argumentó
Oliveros señaló que fue tal la falta de planeación, que el Imdri enfocó los recursos en la construcción de una gradería, sin que las piscinas estuvieran funcionando porque presentan filtraciones.

¿Un contratista sin músculo financiero?

Durante la diligencia, el abogado sostuvo que debido a los inconvenientes en la ejecución de la obra, la representante de Hidripav, Sandra Helena Sólorzano, no ha podido facturar ni cobrar “lo poco” que ha hecho en la obra a pesar de tener personal y maquinaria. Esto le ha representado una inversión de $1.500 millones sin poder amortizar los costos fijos.

Oliveros hizo énfasis en que por esta razón su cliente ha solicitado en dos oportunidades la suspensión del contrato.

¿Peritaje a los diseños?

Durante la audiencia, el abogado solicitó al Imdri toda la información cruzada con la Sociedad Colombiana de Ingenieros, que ejerce el apoyo a la supervisión de los escenarios y cuyos conceptos solo son conocidos por el Supervisor y la entidad.

Del igual, la correspondencia cruzada entre el Instituto, la interventoría y el consultor de los diseños, es decir, de la firma Mc Construcciones.

Para Oliveros, los estudios de suelo entregados por Mc Construcciones, registraban importantes errores, los diseños de las redes sanitarias y los hidráulicos se entregaron incompletos.

Por este motivo, solicitó a la entidad que se permitiera la realización de un peritaje a los diseños para determinar su calidad y si estos eran construibles. El Imdri pagó $869 millones a Mc Construcciones para que hiciera los ajustes a los diseños elaborados por Typsa en 2014 y que costaron $11.500 millones.

"Solicito que se decrete un dictamen pericial a cargo de un experto ingeniero civil constructor con experiencia en dictámenes periciales en tribunales de arbitramento y en entidades estatales a fin de que rinda un informe técnico mediante el cual se haga una valoración de la calidad de los diseños entregados a Hidripav  a fin de determinar su grado de detalle, si eran construibles, qué errores tienen, o en su defecto que se permita allegar un dictamen pericial rendido por alguien de estas calidades y que se pueda controvertir por las partes", dijo el jurista.

La negativa del Imdri

El abogado y asesor del Instituto, Rodolfo Salas, negó la solicitud con base en que ya se había agotado el proceso para la práctica de las mismas.

Según Salas, el Imdri valorará los descargos efectuados por Oliveros junto con la documentación aportada en la audiencia, pero no se incluirán nuevas pruebas.

“Mal podríamos ir de prueba en prueba que dura 45 días para nunca tomar una decisión, o si no la audiencia nunca se terminaría”, argumentó.

Salas recordó que el anterior apoderado legal del contratista, José Luis Sinisterra, advirtió que la etapa de pruebas había culminado y sin embargo, el Imdri por ser garante accedió a la práctica de pruebas adicionales en diligencia llevada a cabo el pasado 11 de marzo. 

Lo contradictorio

Hidripav presentó un cronograma de obra para poder retomar la construcción de las graderías, que representa el mayor atraso con respecto al cronograma de obra.

El abogado Luis Fernando Oliveros Villarreal hizo un llamado al Instituto para poder resolver el problema y poder entregar la obra en el complejo acuático.

“Tenemos cómo probar que los diseños no sirven, que tienen que ser revisados y corregidos, que se tienen que solucionar todas esas problemáticas que hemos puesto de presente. Preferiríamos invertir ese tiempo y este espacio en determinar qué es posible ejecutar y que rápidamente la entidad vea qué es lo que quiere y que resulta más prioritario, si no puede adicionar el valor presupuesto,  que se puede ejecutar la integralidad del objeto contractual y  así ustedes ni nosotros entremos en esta espiral, anotó el jurista.

El abogado Salas se comprometió a evaluar la propuesta y recordó que como ocurrió en la ejecución del Hospital Veterinario  de la Universidad del Tolima, que tuvo inconvenientes en su ejecución, se hizo un contrato de transacción para poder ser entregado.

Sin embargo, el profesional recalcó que la propuesta es aparte del proceso de sanción que se adelanta contra Hidripav.  

La nueva audiencia fue reprogramada para el 4 de julio a las 2:30 de la tarde en el Parque Deportivo en Ibagué.