Pasar al contenido principal

Pruebas rápidas para VIH, sífilis, hepatitis B y C serán realizadas fuera de laboratorios: MinSalud

Los resultados se conocerían en un periodo de 30 minutos y permitirán avanzar rápidamente en el control de la enfermedad.
Salud
Autor: Redacción Salud
Autor:
Redacción Salud

El Ministerio de Salud y Protección Social anunció que se permite la realización de pruebas rápidas de VIH y otras enfermedades transmisibles como la sífilis, la hepatitis B y C, con el fin de hacer una detención precoz de la enfermedad.

Ricardo Luque, coordinador del Grupo de Sexualidad y Derechos Sexuales Reproductivos de MinSalud manifestó que la detección precoz ayuda en lo que se conoce como la gestión del riesgo. “Entre más temprano se detecte este tipo de infección, más prontamente la persona se podrá poner en tratamiento evitando complicaciones y previniendo que la enfermedad se pueda transmitir a otras personas”, puntualizó.

La muestra de sangre será obtenida por punción dactilar, pero también pueden realizarse con plasma, suero y otros fluidos corporales, según las indicaciones del fabricante.

Además, las pruebas rápidas son de fácil uso e interpretación. Su resultado se puede obtener en un máximo de 30 minutos. Esto permite orientar a los usuarios de acuerdo a los resultados.

MinSalud hizo énfasis en que las pruebas no se pueden realizar en los hogares, pero sí en entornos comunitarios. La toma de muestras contará con profesionales que trabajan en el sector salud, previo entrenamiento en la toma y lectura de las pruebas.

Conozca cómo funcionan las pruebas rápidas de VIH, sífiles, hepatitis B y C:

VIH

La mayoría de estas pruebas detectan la presencia de anticuerpos, pueden ser usadas como primera prueba y ser ofrecidas a cualquier persona, con mayor énfasis en las que se evidencian factores de vulnerabilidad, tales como inicio temprano de la actividad sexual, relaciones sexuales sin protección, uso de sustancias psicoactivas, signos o síntomas de infecciones de transmisión sexual, víctimas de violencia de género, mujeres en embarazo y personas con tuberculosis.

 Sin embargo, destaca el acto administrativo, Resolución 1314, las pruebas rápidas no deben ser usadas en menores de 18 meses de edad expuestos al VIH. Frente a aspectos técnicos, las pruebas a utilizarse deben tener registro Invima vigente y una sensibilidad y especificidad del 99.5% o más.

Sífilis, hepatitis B y C

Para el caso de las pruebas rápidas para sífilis, pueden dar resultados reactivos en individuos que hayan tenido previamente la infección. “Por lo tanto, ante un resultado positivo siempre deben realizarse pruebas no treponémicas (VDRL o RPR), con el fin de establecer si se trata de una infección activa o, por el contrario, si se trata de una huella inmunológica de una infección anterior”, dice la resolución.

En este sentido para el caso de las pruebas positivas, se dará inicio al tratamiento adecuado y canalización efectiva a los servicios de salud.

Respecto a las pruebas para hepatitis B, éstas pueden ser ofrecidas a cualquier persona que evidencie vulnerabilidad ante la enfermedad, como es el caso de personas con múltiples parejas sexuales, con infección de transmisión sexual, hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, quienes se inyecten drogas, parejas sexuales con hepatitis B, contactos familiares de personas con la enfermedad, trabajadores de la salud expuestos a sangre, entre otros definidos en la Resolución. 

Finalmente, respecto a las pruebas rápidas para la hepatitis C, toda persona de 50 años en adelante tiene derecho a esta prueba, así como quienes tienen antecedentes de transfusiones antes de 1996 y personas que se inyectan drogas, entre otros. Todo resultado reactivo deberá confirmarse con pruebas complementarias.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker