Pasar al contenido principal

Parálisis cerebral en niños se podría detectar con el análisis del movimiento de los ojos

Esta metodología fue validada con 42 pacientes. 26 niños con parálisis cerebral y 16 niños que no la padecían. Estos fueron los resultados.
Salud
Autor: Redacción Nación
Autor:
Redacción Nación
Parálisis cerebral en niños se podría detectar con el análisis del movimiento de los ojos
Foto: Agencia UNAL

La parálisis cerebral infantil podría identificarse de forma más precisa, aseguran especialistas en rehabilitación física.

Esto sería posible mediante la captura en video de los ojos y la evaluación de movimientos suaves y rápidos, a través del seguimiento a objetos.

Un estudio evidenció que en los niños con parálisis cerebral habría una pérdida de control oculomotor, ya que los patrones oculares (movimientos de los ojos) mostraron diferentes trayectorias en comparación con los de los niños sin esta condición.

Esta es la propuesta de la terapeuta ocupacional Jully Pauline González Huerta.

“Esta podría ser una herramienta que evalúe cuantitativamente la mejoría del paciente. Los resultados nos permitieron ver las diferencias durante el seguimiento visual, mostrando que se puede aplicar en el campo de la rehabilitación y cuantificar la evolución de los pacientes durante el tratamiento terapéutico”, manifestó.

Aunque desde 1987 se han hecho estudios de análisis visual mediante diferentes estrategias y dispositivos para hacer grabaciones del sistema ocular, muchas de estas técnicas tienen la desventaja de que dependen de equipos costosos (alrededor de $3 millones) y que no siempre estarán disponibles en las IPS del país.

Además, según la investigadora González, algunos equipos también resultan muy sensibles a ciertos parámetros, impidiendo, por ejemplo, que los niños con lentes no puedan ser evaluados con estos dispositivos.

Pruebas de validación

“Antes de validar el método lo probamos en 4 casos de niños de 4, 6 y 9 años, en los cuales clasificamos sus alteraciones de 1 a 5 (1, quienes no tenían alteraciones motoras y 5 el que más tenía limitaciones y es más dependiente). A través de una entrevista y una evaluación neuromotora analizamos el diagnóstico de cada uno de ellos para conocer el tipo de alteración y unos tests complementarios”, detalló.

Durante la aplicación del método se capturó en video los ojos de los niños, para lo cual se usó la imagen de una carita feliz en un fondo negro que se movía de izquierda a derecha a una velocidad constante, y así ver la fijación y coordinación del niño.

En otra de las tareas, el dibujo aparecía y desaparecía en los mismos puntos para evaluar el movimiento rápido de los ojos.

Después se hizo un preprocesamiento de las imágenes y se extrajeron algunas características importantes, y por último se hizo un análisis estadístico que permitió calcular una aproximación del campo del movimiento.

Esta metodología fue validada con 42 pacientes (26 niños con parálisis cerebral y 16 niños-control entre los 2 y 13 años), seleccionados con el apoyo de una IPS.

“Aunque el modelo planteado es más amplio y requiere más análisis, es bastante económico y puede ser una herramienta aplicable en el entorno clínico, ya que no todos los centros tienen equipos para terapias ocupacionales. Es bastante sencillo, robusto en los resultados y en la caracterización de diferencias que permitan indicar que efectivamente se trata de un paciente con parálisis cerebral”, subraya la magíster de la UNAL.

 

*Con información de Agencia UNAL

Temas relacionados 
© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker