Pasar al contenido principal

Médico recomendó ser "cruelmente sincero" al notificar a un paciente de cáncer sobre su enfermedad

Este fue el conmovedor relato de cómo un médico colombiano le explicó a un paciente de cáncer la lucha que se avecinaba para él y su familia.
Salud
Autor: Redacción Salud
Autor:
Redacción Salud
Médico recomendó ser "cruelmente sincero" al notificar a un paciente de cáncer sobre su enfermedad

“Quiero contar la importancia de dar malas noticias”, escribió el médico Ricardo Argaca al comienzo de su relato en redes sociales sobre lo que callan los pacientes y su familia en la lucha contra el cáncer.

El paciente en cuestión tenía 40 años y los resultados arrojaron un cáncer de próstata metastásico. Mal pronóstico. El médico decidió comunicarse primero con la esposa del paciente, su futura cuidadora permanente, para hacerle una sincera advertencia.

“Una persona con cáncer no necesita que le digas que todo estará bien. Una persona con cáncer no necesita que le digas que si está feliz la quimioterapia tiene más efecto o si tiene actitud positiva vivirá más o se curará. Una persona con una enfermedad grave lo único que en verdad necesita es que le digas que, pase lo que pase, estarás ahí y punto”, le explicó el médico.

Ricardo hablaba con franqueza porque, para él, es importante dejar clara la lucha que se avecina para ambos, paciente y familiares, que pueden acabar padeciendo el síndrome del cuidador quemado.

“Este síndrome consiste en el agotamiento y la frustración acumulada que absorben los cuidadores al lidiar con todas las dificultades físicas y emocionales que atraviesa el paciente”, manifestó.

Por eso, en el momento más triste que fue dar la noticia al paciente, el médico habló con honestidad de cómo la lucha puede acabar consumiendo y apartando la propia familia.

Ricardo explicó que es apenas normal para el paciente deprimirse y experimentar alteraciones constantes de ánimo, pues presenta una enfermedad de gran magnitud que podrá sacar lo peor de él.

“No te calles estas cosas, habla con tu esposa, dile la verdad, no esperes a que adivine. Pídele lo mismo a ella, que te diga la verdad sobre cómo se siente. Deben ser cruelmente sinceros, eso les ayudará a no estancarse en el afrontamiento de la enfermedad”, señaló.

Por último, el médico le reiteró a su paciente en esa consulta que allí se encontraba a salvo y podía llorar si así lo quería. “Y lloró para encontrar alivio”, expresó.

Temas relacionados 
© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker