Pasar al contenido principal

Ibagué completa diez días sin muertos por COVID-19 y con un promedio de 18 a 24 contagios diarios

La secretaria de Salud de Ibagué habló sobre la disminución de los casos de COVID-19. Un experto analiza por qué ha bajado el número de contagiados.  
Salud
Autor: Ruddy Díaz
Autor:
Ruddy Díaz

La secretaria de Salud de Ibagué, Johana Aranda, hizo un balance sobre los casos de COVID-19 en Ibagué.

La funcionaria indicó que las cifras de contagiados por Coronavirus han bajado significativamente, pese a que hace mes y medio abrieron los bares y discotecas de la ciudad.

El promedio de casos diarios está entre 18 y 24 y ya cumplimos diez días sin tener un fallecido en la ciudad”, explicó Aranda.

Asimismo, indicó que esto es muy positivo “porque se ha logrado generar mucha conciencia y vemos que ya los casos disminuyen. Yo creo que de una u otra manera logramos llegar al oído de los ciudadanos y a ese sentido de responsabilidad”.

Sin embargo, recordó que en diciembre hubo un ‘pico’ muy prolongado que se puede volver a presentar y por lo tanto es necesario seguir con el autocuidado.

“No podemos bajar la guardia, nosotros con todo el equipo epidemiológico prevemos que se puede presentar un tercer pico, el de las vacaciones de Semana Santa, en donde nos están alertando y le estamos pidiendo a los ciudadanos que se cuiden”, precisó.

Experto hace análisis de la disminución de casos de COVID-19

EL OLFATO habló con el médico intensivista Harold Trujillo sobre esta evidente disminución de casos de COVID-19 en la ciudad.

Trujillo manifestó que esto se debe a dos variables. La primera, la respuesta a las medidas restrictivas que se tomaron en la ciudad, y la segunda, la disminución en el número de pruebas de Coronavirus.

“En su momento se tomaron medidas restrictivas de movilidad y eso tuvo su impacto normal”, explicó el especialista.

Sin embargo, dijo que si “uno se pone a verificar el número de pruebas tomadas en todo el país ha disminuido, al igual que los cercos epidemiológicos y la búsqueda de casos activos de personas con síntomas”, enfatizó.

El médico intensivista mencionó que estas situaciones hay que “analizarlas con lupa para decir si estamos en una disminución activa y funcional de los casos de COVID-19 o la reducción de la misma. Eso es lo que nos toca mirar con calma”, precisó.

De igual forma, indicó que en el último mes ha notado una sensibilización social del uso de tapabocas y el lavado de manos.

No obstante, expresó que se viene una posible ola de contagio que pude estar a finales de abril. Esta se puede dar por la cepa amazónica de COVID-19 y las vacaciones de Semana Santa.

“Nos toca tener muchísimo cuidado y prudencia porque es una cepa que en lo que se ha conocido es mucho más contagiosa y agresiva”, indicó.

Pero esto no es lo único que angustia a los médicos. También está la demora en la aplicación de la vacuna contra el COVID-19 en todo el territorio nacional. “Se esperaba lógicamente que a finales de este mes hubiera un millón de vacunados”, dijo.

Por lo tanto, invitó a los ciudadanos a que sigan cuidándose y teniendo en cuenta las medidas de prevención del contagio.

“Dependemos de la disciplina y la conciencia social que son sencillas, la misma cosa, no nos vamos a cansar de lavado de manos y uso del tapabocas de que logremos esa inmunidad de rebaño”, concluyó.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker