Pasar al contenido principal

Experto en biología de la UT explica la vacuna de Pfizer que será administrada en el Tolima

Pfizer está catalogada como una vacuna de tipo ARNm que “representan un candidato promisorio alternativo comparado con las vacunas convencionales debido a su rápido desarrollo y producción costo-efectiva”, explicó el docente.
Salud
Autor: Ruddy Díaz
Autor:
Ruddy Díaz

El doctor en biología , Daniel Alfonso Urrea, docente en la Universidad del Tolima, realizó un análisis sobre la vacuna de Pfizer, la cual será aplicada en la primera etapa de vacunación contra el COVID-19 en el departamento.

Urrea indicó que las vacunas tienen la función de entrenar al organismo para que genere una protección que le permita frenar el desarrollo de una futura enfermedad al enfrentarse con el patógeno que lo produce.

Por eso, se estimula el sistema inmune para que “produzca anticuerpos que luego actuarán protegiéndolo frente a futuras infecciones, ya que el sistema inmune podrá reconocer el agente infeccioso y lo destruirá”.

Dada la pandemia por el COVID-19 los científicos de todo el mundo iniciaron una carrera contra reloj para crear una vacuna contra esta enfermedad.

El biológico alemán Pfizer fue uno de los primeros en contemplar las tres fases clínicas para poder ser usado en humanos. Esta vacuna será la primera que se aplicará en el departamento del Tolima.

Pfizer está catalogada como una vacuna de tipo ARNm que “representa un candidato promisorio alternativo comparado con las vacunas convencionales debido a su rápido desarrollo y producción costo-efectiva”, explicó el docente.

Sin embargo, para generar una inmunidad a la enfermedad, se requieren dos dosis de estas vacunas, “lo cual significa que se requieren 16 billones de dosis para atender la demanda global”, enfatizó Urrea.

El investigador mencionó que Pfizer es aplicada dos veces en el brazo con una diferencia de 28 días. “No genera efectos secundarios adversos severos y da una respuesta inmune satisfactoria, con una efectividad elevada del 94%”, acotó.

No obstante, los efectos adversos que se puedan presentar moderadamente se dan en los primeros siete días de recibir cada dosis.

“Los ensayos clínicos con estas vacunas, reportaron efectos moderados locales y síntomas sistemáticos en la mayoría de los vacunados como dolor local, fiebre, fatiga y dolor de cabeza, los cuales pueden sobrellevarse con medicación”, comentó el docente.

Urrea también manifestó que la fiebre es una señal de que el cuerpo está generando inmunidad para futuras infecciones. Algunos pacientes jóvenes que recibieron la dosis tuvieron este síntoma.

“Sin embargo, aunque los individuos del grupo de edad de 65-85 años presentaron con menos intensidad estos síntomas, los títulos de anticuerpos detectados también fueron muy bajos, por lo que se requiere evaluar la dosis correcta que genere el efecto protector deseado en este grupo de edad”, expresó.

El investigador dijo que esta vacuna no debe aplicarse en menores de 18 años.

Urrea señaló que él realizó este proceso de documentación con las fuentes oficiales dado la desinformación que existe frente al tema.

Hay un temor generalizado en el uso de las vacunas, hace 100 años cuando salieron las vacunas la gente tenía mucho miedo. Sin embargo, las vacunas han mostrado ser muy efectivas”, precisó.

“En este momento es muy irresponsable decir que una muerte de una persona es debido a una vacuna si no hay un estudio forense muy detallado que pueda determinarlo”, señaló.

Urrea finalizó mencionando que muy probablemente en un futuro cercano se puedan contar con vacunas de mejores características.

El peligro de nuevas olas o picos que aumenten el número de fallecidos en nuestro país genera la necesidad de vacunarnos con la vacuna disponible actualmente”, concluyó.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker