Pasar al contenido principal

El COVID-19 en Ibagué va en alza y el estallido social hace imposible decretar medidas restrictivas

Así lo explica el médico intensivista Harold Trujillo, quien se refirió a por qué no se decretan medidas cuando las UCI están, prácticamente, en alerta roja.
Salud
Autor: Redacción Salud
Autor:
Redacción Salud
El COVID-19 en Ibagué va en alza y el estallido social hace imposible decretar medidas restrictivas
Foto: EL OLFATO

Preocupados. Así se encuentran los médicos en Ibagué porque, aunque se decreten medidas restrictivas en la ciudad para reducir las cifras del COVID-19, el estallido social hace que las personas decidan no acatarlas. 

Harold Trujillo, médico intensivista, señaló que "cuando uno se pone a analizar, independientemente de los consejos que ellos (autoridades) en su sabiduría reciben de sus asesores, es que en este momento tomar una medida restrictiva con respecto a todas las salidas de muchas personas a la calle sin cumplir con los protocolos, no tiene fundamento cuando ya todo el mundo se relajó", dijo. 

"Ahí es donde uno dice: ¿a qué estamos jugando nosotros como sociedad? ¿A qué estamos jugando nosotros con la conciencia con respecto al COVID?", añadió. 

Así pues, un ejemplo de ello fue lo que se vivió el día lunes 3 de mayo cuando, pese a que la Alcaldía de Ibagué decretó toque de queda a las 3:00 de la tarde, las personas decidieron salir a manifestarse, como bien lo estipula la Constitución. 

Del mismo modo, situaciones similares se vivieron en la primera semana del mes cuando las restricciones de movilidad empezaban a las 10:00 de la noche, pero aún así la ciudad tuvo distintos episodios de disturbios nocturnos en horas de la noche. (Ver: Otra noche de disturbios en Ibagué: reportan ataques a cajeros y establecimientos comerciales

De acuerdo con Trujillo, no se trata de la protesta social ni de las causas por la cual la generaron, "lógicamente, esto ha hecho que de pronto algunas personas que tienen la autoridad en los municipios digan: para qué voy a encerrar si no se va a cumplir. Para qué un toque de queda donde sabemos que la protesta social impera y las autoridades no pueden tener control", aseveró. 

Diversas personas han expresado que la situación actual es como poner en una balanza dos derechos: el de la vida y el de la protesta. Sin embargo, muchos se preguntan ¿cuál de las dos tiene más peso en la sociedad, cuando el país requiere de la protesta para poder vivir con dignidad? 

"Las autoridades no pueden hacer que la gente se quede en sus casas para disminuir el número de contagios y de complicaciones. Entonces esa balanza entre una y otra, es muy compleja", afirmó. 

Por otra parte, EL OLFATO se comunicó con la secretaria de Salud de Ibagué, Jhoana Aranda, para conocer si se implementarían medidas restrictivas en la ciudad -pese al desacato de las personas-, debido a la alta ocupación de camas UCI, la cual supera el 90 %. 

Con una breve respuesta, Aranda expresó: "Estamos verificando todas las medidas, dependiendo también de las cifras y de todo lo que se coordine con el Ministerio de Salud". 

También, hizo referencia a que se trata de un ejercicio de autoconciencia con la implementación de los protocolos de bioseguridad. 

"Aquí juega un papel muy importante la responsabilidad individual", concluyó Aranda. 

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker